ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Vida de Maria Luisa Navarro Margati


Enviado por   •  3 de Diciembre de 2018  •  Ensayos  •  3.444 Palabras (14 Páginas)  •  36 Visitas

Página 1 de 14

Maria Luisa Navarro Margati de Luzuriaga. [pic 1][pic 2]

Maria Luisa fue una de esas grandes figuras femeninas que la historia ha dejado en el olvido. Destaca como pedagoga especializada en la educación de sordomudos, psicóloga y feminista que intentó, como muchos otros de su época, poner en práctica nuevas ideas educativas que aprendió en distintos países europeos mientras se formaba. A pesar de los obstáculos consiguió hacerse visible especialmente en el periodo de la segunda república, formando parte de un grupo de mujeres y hombres ilustres que participaron activamente en la modernización de la España de la época poniendo en práctica las ideas de renovación adquiridas durante el tiempo de formación en distintos países europeos. Con ellos compartía sus inquietudes intelectuales y políticas, además de la funesta experiencia del exilio con la llegada de la guerra civil, como tantos otros españoles. Y fuera de España ya le será muy complicado volver a tener el mismo reconocimiento profesional en el campo educativo.

  1. Desarrollo intelectual hasta 1936

María Luisa Navarro Margati nació en Francia en 1885, hija de padres gaditanos exiliados de la primera república. No se tienen datos de en qué año volvieron España, pero se sabe que siendo una adolescente estudió en Madrid en la Asociación para la Enseñanza de la Mujer, institución krausista fundada por Fernando de Castro y que será pionera en la instrucción y educación de la mujer.

Un año más tarde de graduarse en la Escuela Normal de Guadalajara (donde finaliza los estuidos de magisterio), en 1909, comenzará su formación intelectual en la recién creada Escuela Superior de Magisterio, formando parte de la primera promoción (1909-1912) junto con María de Maeztu, Juana Ontañón, Gloria Giner, Leonor Serrano y Lorenzo Luzuriaga Medina. En esa institución Maria Luisa recibió clases de ilustres profesores como Ortega y Gasset, Domingo Barnés, Zulueta, Hoyos, entre otros.  Estudiar en este centro permitía realizar unos estudios similares a los universitarios, superando las barreras que impedían el acceso al bachillerato y a la universidad, así como el poder ejercer de profesora en las diferentes Escuelas Normales del país.

Con Lorenzo Luzuriaga Medina se casó en 1912 tras finalizar sus estudios, y con quien trendrá cuatro hijos: Jorge Luzuriaga Navarro (escritor y abogado fallecido en Buenos Aires en 1997), Carlos Luzuriaga Navarro, José Luzuriaga Navarro e Isabel Luzuriaga Navarro (psicoanalista fallecida en Madrid en 2015).

Al finalizar sus estudios, en la sección de Letras, ocupó el puesto de profesora auxiliar del Colegio Nacional de Sordomudos y Ciegos. Más tarde ocupará el cargo de jefa de estudios y secretaría técnica de este centro.

Muchas mujeres tuvieron la oportunidad de viajar, bien porque contaban con recursos económicos o bien porque acompañaban a sus maridos y, al no tener responsabilidades familiares, podían hacerlo y facilitar la concesión de la pensión económica a éste. Maria Luisa fue una de esas mujeres que con la condición de pensionada ofrecida por la Junta de Ampliación de Estudios (JAE) pudo realizar estudios fuera de España. Sin embargo, su marido no disfrutaba la beca sin ningún tipo de restricción.  En 1913 solicitó trabajar en el Instituto de Psicología Experimental y de Paidología, dirigido por Brahan, y en el de Trüper en Jena para conocer aspectos psicológicos y tratamientos educativos en la infancia discapacitad. A los diez meses la estancia se ve interrumpida a causa del estallido de la Primera Guerra Mundial.

María Luisa participará como profesora en el Curso breve sobre el estudio y pedagogía de los anormales organizado por el Patronato Nacional de Anormales en el curso 1915-1916 con el tema Fonética experimental aplicada a la enseñanza del idioma, donde cuenta, entre otras, con una alumna de excepción, Mercedes Rodrigo. Y como otras de las primeras psicólogas de la época, Maria Luisa se alojó en la Residencia de Señoritas de Madrid, creada en 1915, a imagen de los colleges femeninos de Estados Unidos, bajo la dirección de María de Maeztu.

Fundará El Boletín Escolar (1917), que más tarde abandonará para dedicarse a publicar la Revista de Pedagogía (1922-1936) junto a su marido, siendo esta revista uno de los exponentes más claros de cuáles eran las inquietudes educativas en la España de los años anteriores a la guerra, llegan su fama a trascender hasta los países sudamericanos. Y en argentina, dónde se instalarán en 1939, la revista tendrá una segunda época, aunque de menor éxito.

Mientras por una parte colabora con su marido en la revista, Maria Luisa desarrollaba su trabajo profesional como profesora de sordomudos. Pero su interés por la educación de estos niños hace que no se limite a sus clases en el Colegio Nacional de Sordomudos y Ciegos de Madrid, sino que además la mueve a formar parte de la formación de profesores a través de cursos especiales que se impartían en el colegio madrileño, y a realizar dos viajes a Europa buscando las nuevas tendencias e innovaciones en la educación de los niños sordomudos, y a publicar algunos trabajados relacionados con el tema.

En 1919 Maria Luisa se incorpora como profesora a la Escuela de Estudios Superiores del Magisterio en asignaturas relacionadas con problemas del lenguaje. En 1922 ocupará la cátedra de Ortoepía, materia introducida en el plan de estudios gracias a su empeño, después de obtener un informe positivo del Laboratorio de Fonética Experimental, perteneciente al Centro de Estudios Históricos, bajo la tutela de JAE. Tanto Tomás Navarro como Menéndez Pidal avalaron a Maria Luisa como la persona más indicada para llevar esa cátedra. Posteriormente ocupará la cátedra de Fonética, Ortogenia y Tratamientos de la Perturbación de la palabra.

En 1920, con el nacimiento de su tercer hijo, los médicos la diagnosticaron con diabetes. A esta enfermedad con el tiempo, y la falta de cuidados por su parte debido a las condiciones de la vida en el exilio, se le irán asociando otra serie de dolencias, que irán minando su salud hasta provocar su muerte en 1947

Aunque destacan sus aportaciones como profesora de sordomudos, a Maria Luisa también le interesaba el mundo de la infancia en general y el de la mujer, temas sobre los que escribirá en la prensa madrileña de los años 20 y 30. Estas colaboraciones figuraban en los diarios El Sol, La Gaceta Literaria o el Diario Informaciones. Es una de las cuatro mujeres que escribieron más de 10 colaboraciones en el Boletín de la Institución de Enseñanza y una de las 39 mujeres que escribió frente a 349 hombres. Además de realizar cerca de un centenar de reseñas de divulgación sobre las obras de autores como Bovet, Ferriere, Decroly, Dewey y Freud.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (21.1 Kb)   pdf (163.5 Kb)   docx (39 Kb)  
Leer 13 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com