ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Primer postulado


Enviado por   •  12 de Septiembre de 2011  •  3.207 Palabras (13 Páginas)  •  466 Visitas

Página 1 de 13

Primer postulado

La materia que explico es muy interesante y ella sola puede atraer la atenci¢n de los alumnos

Muchas profesoras y profesores se identifican a£n como tales por la materia que ense¤an. Hay, pues, qu¡micos que ense¤an, t‚cnicos en electr¢nica que ense¤an o fil¢sofos que tambi‚n ense¤an. Su inter‚s se fija m s en su materia que en el modo de ense¤arla: ellos piensan que su entusiasmo y el dominio que tienen de su disciplina son suficientes para garantizar la eficacia en la ense¤anza. Es el caso de la profesora o profesor que se niega a adoptar nuevas pr cticas pedag¢gicas con e pretexto de que su asignatura es demasiado extensa para cambiar la forma de ense¤ar.

El inter‚s por la asignatura que uno ense¤a nada tiene de malo. Todo lo contrario, es fundamental. Pero hay que situarlo dentro de la perspectiva de la ense¤anza. Entonces, el captar la atenci¢n de los alumnos se convierte en un objetivo por alcanzar. Y no se consigue por el solo contenido, sino por la estrategia educativa que constituye el m‚todo de ense¤anza de la profesora y el profesor.

Para conseguir despertar y mantener el inter‚s de un alumno, hay que tener en cuenta muchos elementos a la hora de elaborar el propio m‚todo de ense¤anza. Entre ellos recordamos:

 la utilidad del contenido del curso Para los alumnos, habida cuenta de sus conocimientos;

 las t‚cnicas para suscitar la curiosidad y motivar con ellas a los alumnos a aprender;

 el modo de ense¤ar (es decir, ¨es ‚ste suficientemente variado como para mantener la atenci¢n de los alumnos a los que se dirige el curso?)

Como se ve, la motivaci¢n, o m s exactamente la entrega al estudio de una asignatura, no surge necesariamente del contenido mismo. Con todo, circula a£n entre los profesores la idea de que unas asignaturas interesan a los alumnos mientras que otras los desaniman. Esta opini¢n se asocia a otra tambi‚n perjudicial: hay una forma de ense¤ar para cada materia. Por eso, si los alumnos aborrecen las matem ticas o la historia no hay nada que hacer, ­porque estas asignaturas no pueden ense¤arse de otra forma! Reflexionando sobre esto, ¨no hay entre los profesores de una misma materia formas de explicar que fomentan en los alumnos una mayor o menor entrega al estudio para aprender?

Segundo postulado

Los alumnos son capaces de retener e integrar una corriente informativa durante m s de 50 minutos

Si una clase fuera como un bolet¡n de noticias, bastar¡a con transmitir las informaciones una tras otra durante per¡odos largos de tiempo. Algunas clases magisteriales dan la impresi¢n de que la actividad del profesorado se reduce a dar informaci¢n y el de los alumnos a reproducir en su "memoria de papel" a la espera de poderla memorizar en el tiempo de estudio. El proceso ser¡a el siguiente: transmitir -transcribir -memorizar. En este supuesto no es extra¤o o¡r decir que hay que "aprender" la materia, aunque sea s¢lo m s tarde cuando se comprenda y se descubra para qu‚ puede servir.

Para que la ense¤anza sea pura transmisi¢n de contenidos, hay que presuponer que el aprendizaje es una simple operaci¢n de registro. Pero, para llegar a reducir el aprendizaje a estos t‚rminos, hay que ignorar el fen¢meno de la comprensi¢n y el proceso de creaci¢n de sentido. Concretamente, lo que se registra es el sonido, la forma en que la informaci¢n es transmitida. La lectura de los apuntes de clase de los alumnos muestra que esto es lo que ocurre la mayor¡a de las veces: las frases est n incompletas, los contenidos se relacionan sin sentido, algunas palabras s¢lo tienen un cierto parecido con lo que se ha expuesto. Los alumnos, entonces, se han preocupado s¢lo de reproducir, de captar la exposici¢n del profesor. El tiempo se ha dedicado a esta tarea; la comprensi¢n se ha dejado para m s tarde.

Cuando el aprendizaje se entiende como la memorizaci¢n de la informaci¢n con sentido/ la construcci¢n de modelos £tiles para interpretar la realidad y elaborar m‚todos que dirijan la actividad/ la ense¤anza no se limita a facilitar el registro de unos contenidos. Para que aprender signifique construir el propio conocimiento, es necesario pensar. Aprender es pensar/ es trabajar mentalmente con la ayuda de la informaci¢n. El aprendizaje escolar es pensar juntos de una forma nueva con el fin de descubrir nuevas significaciones, de orientar nuestra actividad m s satisfactoriamente...

Pero para pensar hay que relacionar la informaci¢n, organizarla, estructurarla, ponerla en relaci¢n con otros conocimientos... Y estas complejas operaciones no son moment neas o autom ticas. Hay que suscitarlas y orientarlas. La funci¢n de la ense¤anza es tambi‚n conducir el conjunto del proceso de aprendizaje.

En un bolet¡n de noticias, todas las informaciones tienen el mismo valor: no est n relacionadas entre s¡ (la mayor parte del tiempo) y pueden comunicarse sin un orden especial. Todo lo contrario de lo que ocurre con la ense¤anza. El saber es organizado: los contenidos est n jerarquizados y pertenecen a distintos grados de abstracci¢n.

Corno en una clase toda la informaci¢n no tiene la misma importancia/ hay que arregl rselas para que la mayor¡a de los alumnos est‚n atentos cuando lo esencial se exponga. Por eso/ importa haber preparado bien la secuencia de la informaci¢n y la actividad de los alumnos para que puedan organizar los contenidos alrededor de los elementos esenciales. Existen muchas t‚cnicas para llamar la atenci¢n de los alumnos: las "indicaciones directas", las "pausas" los "estructurantes", los "esquemas" y los "l¡mites de informaci¢n" ofrecida a un tiempo. Cuidar la atenci¢n de los alumnos equivale a respetar los l¡mites en que se mueve su proceso de tratamiento de la informaci¢n. Se sabe que esto exige tener en cuenta las condiciones impuestas por la naturaleza de los mismos conocimientos.

Aprender es memorizar. Pero, para hacerla con sentido, es necesario conseguir algo mucho m s importante que el mero registro maquinal de la informaci¢n. Efectivamente, es una actividad que implica muchas operaciones que son el soporte del pensamiento. La ense¤anza concebida como simple transmisi¢n de contenidos puede convertirse en un obst culo para el pensamiento. Implica que se acepta y se es capaz de memorizar abundante informaci¢n sin buscarle sentido.

Tercer postulado

Los alumnos

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (18.3 Kb)  
Leer 12 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com