ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Grandezas de Potosí-Duelo a campo abierto


Enviado por   •  7 de Noviembre de 2018  •  Tareas  •  1.628 Palabras (7 Páginas)  •  6 Visitas

Página 1 de 7

GRANDEZAS DEL POTOSI

DUELO EN CAMPO ABIERTO

1 Interior. Habitación. Noche.   

Se ve a Luciano sólo en la habitación caminando hacia la cama. Luego se acuesta y lee el libro de Lenguaje. Empieza a dormitar con el libro sobre la cara.

Empieza a moverse como si tuviera una pesadilla.

2. Interior.  Habitación.  Noche.

Se ve a Pero Pérez Vadillo caminando por su habitación donde se observa la cama y algunas velas que alumbrar el lugar. Se dirige hacia la silla que está en el extremo opuesto a la cama, se sienta y adopta la pose de pensador mirando al piso.

PERO PEREZ VADILLO

 (Sentado, mirando al piso, con la pose de pensador)

Cómo no recordar aquellas batallas donde fui el Capitán audaz,  recuerdo cómo viví batallas aguerridas, donde gane fortunas y perdí bríos

3. Exterior. Campo de batalla. Día.

En la imagen se ve el recuerdo de Don Pero Pérez, hombres luchando en una guerra, una guerra que parece no tener fin y los hombres cansados luchan hasta el final.

4. Exterior. Calle. Día

Don Pero Pérez Vadillo va por la calle caminando saludando a las personas que están a su alrededor, entre ellos padre Santiago con su casulla negra se dirige a la iglesia, el General Sebastián Burruaga hombre mayor con su traje militar acompañado por su espada dando un toque señorial.

PERO PEREZ VADILLO

(Mirando al P. Santiago)

Buen día de Dios padre Santiago.

P. SANTIAGO

(Mirando sonriente a Pero Pérez)

Buen día de Dios don Pero Pérez, no gocé de su presencia el domingo en la misa.

PERO PEREZ VADILLO

(Apenado)

Espero no haber faltado a nuestro Señor, pero mis hijas deben estar bien cuidadas ya que hay muchos hidalgos tratando de faltarles, es por eso que no asistí a tan venerado momento.

P. SANTIAGO

(Escuchando atento y con seriedad)

Espero este hecho no sea excusa para no asistir nuevamente, de todas maneras pase por la iglesia para su confesión.

5. Exterior. Calle. Día

PERO PEREZ VADILLO

(Agachando la cabeza)

Así hare, lo que usted mande.

Se despiden dándose la mano y agachándose con reverencia, Don Pedro besa la mano de P. Santiago

PERO PEREZ VADILLO

(Caminando por la calle, piensa en voz alta y la cabeza baja) Solo veo a gente de capucha y bata, cuando no comento más que el trisagio de los dominicos.

PERO PEREZ VADILLO

(Hace el saludo propio de los militares)

Mi general es un honor verlo después de tan grandes proezas realizadas juntos.

GENERAL SEBASTIAN BURRUAGA

(Saludo militar)

Es un gusto verlo mi Capitán, en estos tiempos de aceros donde los doblones tienen más peso que el honor. ¿Cómo se encuentran sus tan preciadas hijas?

PERO PEREZ VADILLO

También es  un gusto verlo, mis hijas, lamento haberles heredado mi temple y bríos, Martina y Clara bellas son, pero varoniles como Minerva, castas como Diana y celosas como Juno, cuidan y manejan la hacienda.

GENERAL SEBASTIAN BURRUAGA

(En tono de pregunta mira a Don Pero Pérez)

Y la madre de tan distinguidas hijas  ¿dónde se encuentra?

PERO PEREZ VADILLO

(Con tristeza responde)

No tuvieron madre, es decir, si la tuvieron pero al darlas a la luz de la vida, la perdió ella; no pudiendo resistir a tanta obra junta, de suerte y manera que  tomando todo el jugo a su madre hermosa y toda la energía de su servidor.

GENERAL SEBASTIAN BURRUAGA

(En tono de admiración)

Con todo respeto mi capitán, las dos muchachas un verdadero prodigio de fuerza y gentileza.

PERO PEREZ VADILLO

(Sonriendo y orgulloso)

Me halaga General

GENERAL SEBASTIAN BURRUAGA

Me alegro que mimen al buen Pero Pérez, que a usted lo mantienen limpio, acepillan su ropilla, rizan la pluma de su chambergo y por su puesto le acompañan hasta la puerta para que el aire de constipados no le llegue.

PERO PEREZ VADILLO

(Apenado responde)

Así es, pero veo que usted está bien informado de lo que acontece en mi familia

(Termina de hablar y mira al General con asombro)

GENERAL SEBASTIAN BURRUAGA

(Con voz firme)

No fue mi intención entrometerme, pero en el corro de la plaza un hidalgo con humos y sin lumbre, noble tronado y con hábitos de holganza habla de sus grandeza fecunda y de las aventuras las más raras, y entre ellas como quiso conquistar a sus hijas… es por esa mi intromisión.

PERO PEREZ VADILLO

(Con voz agitada)

Disculpe mi premura pero debo ir al corro de la plaza a conocer al hidalgo que habla de mi familia.

6. Exterior. Calle. Día.

Pero Pérez se aleja corriendo.

7. Exterior. Plaza mayor. Día.

En la plaza un grupo de personas reunidas en un círculo escuchan a un hombre atentamente: Alonso de la Viezca, joven valiente y muy audaz.

Don Pero Pérez se acerca a escuchar lo que dice...

ALONSO DE LA VIESCA

(En tono de burla habla de lo que pasa en el país)

En este momento brilla la grandeza de Villa Imperial, ¡van a España los tesoros y vienen las ejecutorías y títulos!

CORRO

(Multitud de gente gritando)

 …..siiiii!!

Entre la multitud se encuentra el padre Santiago y el general Sebastián Burruaga.

ALONSO DE LA VIESCA

(Con voz altiva)

El lujo de esta Villa Imperial, con sus damascos, su tisú opulento, sus perfumes sensuales sus celosías misteriosas, sus músicas suaves y sus literas doradas se quedaron aquí.

CORRO

(Gritan)

…Eso!!!

ALONSO DE LA VIESCA

(Riendo)

Cambiando de tema, hablaré de mis aventuras galantes, enumero mis víctimas de amor. ¡La primera, se rindió desde luego!

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (10.1 Kb)   pdf (82.9 Kb)   docx (16.2 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com