ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La Lectura: De La Imposicion Al Habito


Enviado por   •  15 de Mayo de 2012  •  1.748 Palabras (7 Páginas)  •  696 Visitas

Página 1 de 7

TITULO DEL TRABAJO

Lectura: de la imposición al hábito.

DESCRIPCION DE LA SITUACION PROBLEMICA

En la actualidad es muy común escuchar decir a los adolescentes expresiones como: “no me dan ganas de leer, prefiero mirar T. V., ir a internet”, o quizá dicen: “los libros que me mandan en la escuela no me interesan, me aburren, no son divertidos etc. Lo anterior es muy común en estos tiempos, miremos al alumno en su hora de lectura, es muy probable que no pueda concentrarse, que se distraiga, busque otro elemento, duerma, anote algo en un papel, pregunte por la “prueba” del día siguiente, etc. Algún otro sin embargo, pueda que no se distraiga, no moleste y lea, pero al finalizar su lectura, le preguntamos acerca del tema y a lo mejor confiesa no haber entendido, incluso es muy común que alguno no recuerde lo que acaba de leer, sucede también que mientras leen, están imaginando y soñando otras cosas.

Si analizamos, leer es dialogar, sintonizar con pensamientos de otros, es comunicarnos con los demás y con espacios, tiempos y lugares diferentes.

Al leer, se desarrolla la sensibilidad y el sentimiento lírico que hace más bella la vida, ese que nos permite soñar, volar, viajar a través del pensamiento, divertirnos, tomando contacto con la realidad y nos permite adquirir herramientas para transformarla y construir futuros a través de la imaginación.

Este desinterés por la lectura obedece a dos factores: uno es el económico-familiar y el otro está relacionado con los medios masivos de comunicación.

Cuando nos referimos a esta problemática, encontramos numerosos y muy diversos motivos que permiten explicarla y justificarla.

En primer lugar se presenta el factor económico: se considera la situación de padres que deben comprar una docena de libros para cada hijo en edad escolar, y el alto costo de muchos textos universitarios.

Es importante que notemos que muchas veces los libros comprados quedan casi sin uso.

La multiplicación de planes de estudio y asignaturas hizo que no siempre se encontrarán textos adaptados a las nuevas materias.

En cualquiera de los dos casos anteriores, es bastante cómodo que se fabrique un repertorio bibliográfico sobre la base de fotocopias sacadas de libros diversos. Es por ello que la fotocopia ocupa el espacio vacante.

Pedagógicamente, el desorden que conlleva la fotocopia no carece de consecuencia. La memoria visual del texto, de lo leído organizadamente remite al contenido. Al interrogar al alumno, éste no puede citar, ni entender, pues si no sabe quién lo dice y en qué contexto, no lo sabe.

El problema estético, la fealdad de la fotocopia, no es menor, pues contribuye sin duda al desinterés y preocupación del alumno por su contenido. Es un elemento más para desmotivar a nuestras ya castigadas jóvenes generaciones.

En años recientes, el hábito de la lectura en la familia se ha descuidado gravemente. Por una parte, porque se cree que la escuela es la única que debe encargarse de la educación y del fomento de este hábito y por otra, debido a la crisis económica y social que atravesamos, los padres no tienen tiempo, en muchos casos, para ocuparse de sus hijos y también escasos momentos para sentarse a leer con ellos.

El ejercicio de la lectura es una actividad que se puede desarrollar durante el tiempo libre, siempre y cuando, el individuo esté rodeado de un entorno social favorable y esto requiere del apoyo de los padres a través del ejemplo.

Otro factor importante a considerar es la permanencia del adolescente frente al televisor. Aunque las historias televisivas son muy pobres en vocabulario, son ricas en ritmo visual, lo cual permite ver a los chicos sentados durante varias horas frente a la pantalla sin que, al parecer, se sature su capacidad de atención. En la experiencia docente podemos registrar que no pasa lo mismo cuando los jóvenes se sientan frente a un libro. Desde el punto de vista psicoanalítico, se considera que frente a la palabra sin imágenes, el lector queda expuesto a su propia fantasía interna y probablemente eso cause mucho temor, de ahí el aburrimiento o la resistencia a leer.

También podemos decir que el libro está siendo olvidado, debido a que los medios de comunicación, la informática, atraen con mayor eficacia el interés y la atención de los niños. Es decir la TV, nintendo, internet, entre otros, son los que ocupan buena parte del tiempo de los adolescentes.

Hacer de esta práctica o de la narración un disparador de actividades de expresión es una forma de contribuir al desarrollo del placer de leer y de imaginar. Asimismo vincular la lectura al juego, está comprobado que da buenos resultados.

Es primordial que la lectura no sea asociada con un trabajo al cual, inevitablemente, siguen otros de ejercitación gramatical. La lectura no debe mirarse como un elemento meramente académico, sino como una herramienta que va mucho mas allá de procesos institucionales, ya que es un acto comunicativo que se utiliza a diario, que se desarrolla e implementa en cada una de las áreas del conocimiento y en la vida cotidiana de toda persona, se desarrolla en las artes, en el deporte, en el tiempo libre, en culinaria, física y demás, es el eje generador en cada una de estas áreas del conocimiento pues es a través del análisis y la reflexión es que se logra la apropiación y transmisión del saber.

Al leer para poder expresar placenteramente opiniones, enseñanzas y conceptos, sería interesante pensar en actividades expresivas para realizar después de la lectura. Se puede, por ejemplo, recrear una historia con títeres, dramatizar una obra

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (10.9 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com