ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

ASPECTOS POLÍTICOS DEL PENSAMIENTO BOLIVARIANO


Enviado por   •  30 de Octubre de 2012  •  2.753 Palabras (12 Páginas)  •  1.007 Visitas

Página 1 de 12

ASPECTOS POLÍTICOS DEL PENSAMIENTO BOLIVARIANO

1.- Concepto de Estado

La época en la que el libertador Simón Bolívar actuó no era el marco más definido sobre los conceptos que identifican lo que es Estado, Gobierno y nación. La forma general de gobierno que regía en Europa era la monarquía absoluta, cuya máxima figura era el rey; quien absorbía en su persona atribuciones en todo lo referente a estos conceptos.

A partir de la expansión de ideas filosóficas revolucionarias desde Francia, empezaron a deslindarse las características especiales de cada una de esas conceptualizaciones e identidades.

Se comprende que por la especificidad de su deber, las cuestiones que más interesan al Libertador sean las referentes al Gobierno; éste es el órgano de acción y el medio de expresión colectivo, y de él, en buena medida, depende garantizar la tranquilidad del pueblo y el asentamiento de la paz dentro del proyecto de independencia, es decir, la felicidad social. A Bolívar preocupa la problemática del gobierno por la repercusión trascendental de éste en la integración de la obra revolucionaria. Esa era la posición de Bolívar cuyo más inmediato y primordial objetivo era la sustentación de la republica de Colombia. Por ello lo más determinante de su conducta política era únicamente el afianzamiento del gobierno, que era más indispensable que delimitar conceptos.

Los conceptos modernos de Estado, Nación y Gobierno ya están perfectamente definidos para la actualidad; por ejemplo:

Estado, según Vanni, “es un pueblo con territorio determinado, ordenado jurídicamente bajo un poder supremo para conquistar la capacidad de querer y obrar como un todo para fines colectivos, a fin de construir así una personalidad distinta”

Nación, es el congregado de individuos con idiomas propio y con un mismo espíritu de idiosincrasia y de costumbres.

Gobierno, es el conjunto de funcionarios, electos o nominados, sobre las cuales recae la dirección, administración y manejo de los intereses públicos.

2.- División de los Poderes:

El estado moderno ha abandonado la vieja práctica de englobar en un solo ente todas las funciones del poder, para distribuirlas, según su naturaleza en tres ramas conocidas; en los sistemas republicanos coexisten esas tres ramas o poderes en una base de igualdad y de autarquía propia, al menos en lo teórico. La existencia de ellos se remonta hasta la época aristotélica cuando se presentó por el famoso ateniense, la llamada triada aristotélica, que comprendía la legislación, la justicia y la administración del Estado. Montesquieu, con su obra “El Espíritu de las Leyes”, formula la teoría de los tres poderes, determinó su distinción, sin que hubiera algún prejuicio para la necesaria interrelación entre esa triada.

Con la Revolución Norteamericana, por la que se crearon los Estados Unidos de América y, especialmente la Revolución Francesa, se puso en práctica el sistema de los tres poderes en las naciones, en forma paulatina pero efectiva, a pesar de que era una manifestación de rechazo a todo absolutismo.

La Republica de Venezuela creada por el Congreso de 1811, estableció la diferenciación de funciones gubernamentales al consagrar el funcionamiento del Estado venezolano dentro de los parámetros de los tres poderes, “Legislativo, Ejecutivo y Judicial”.

Pero recordemos que la Primera Republica fue de corta duración, ella en su ejercicio fue una entelequia y el sistema político escogido para impulsarla, el proyecto federal, no fue más que una utopía.

Las cosas cambiaron desde 1813, cuando Bolívar asumió para sí la responsabilidad de darle nueva vida la Republica de Venezuela. Lo logró a base de victorias y derrotas. De estos empeños titánicos surgieron la Segunda República y la Tercera Republica. Más la situación fue irregular por causa de la guerra, lo que dio margen al ejercicio de un gobierno de corte militar. No había otra alternativa para poder sacar adelante el proyecto de libertad; el gobierno de Bolívar debió en ser en oportunidades muy dictatorialista, en donde se tomaron medidas extremas como fue el lamentable fusilamiento del General Piar, en Angostura.

Esta es la razón por la que desde 1813 a 1819, nunca se implemento en Venezuela la ejercitación de los tres poderes; para el funcionamiento del Poder Legislativo, sus integrantes debían ser elegidos y no había oportunidad para la realización de elecciones; para el funcionamiento del Poder Ejecutivo, como debía ser, la continuidad de la guerra solo permitía la existencia y autoridad de un jefe supremo que aunase en sí lo político-administrativo y lo militar; para el funcionamiento del Poder Judicial, las mismas condiciones bélicas solamente permitían el ejercicio de las cortes marciales.

Hubiera sido del todo inoperante que, en esas graves circunstancias, cuando aún la republica no estaba total o parcialmente liberada, se hubiera procedido a la organización de los tres poderes que nada hubiera significado ni realizado ante las circunstancias expuestas. Por ello Bolívar mostró un aparente desinterés por establecer n la República en armas, esa trinidad de instituciones. Y se dedicó de lleno a reforzar el gobierno de la República en armas contra los monárquicos.

Todas las apreciaciones anteriores confirman la realidad de que el Libertador, cuando las circunstancias político-administrativas en la República estuvieran normalizadas, sí fue uno de los ardientes defensores del ejercicio de esos Poderes.

3.- Centralismo y Federalismo

Estos dos sistemas de gobierno centralismo y federalismo, han sido siempre una constante práctica en los países del orbe. Sin embargo el Centralismo ha sido de mayor aplicación, pues en lo político-administrativo él favorece la práctica absolutista de gobiernos monárquicos o dictatoriales, pues es la única forma de controlar la totalidad de los aspectos que conforman la dirección de un Estado. En otras palabras consiste en un sistema de organización estatal en el cual las decisiones de gobierno son únicas y emanan de un mismo centro, es decir sin tenerse en cuenta a la hora de decidir, las diferentes culturas o pueblos sobre las cuales influye.

El federalismo, como sistema opuesto al Centralismo, es la organización política que establece en la coexistencia de un poder central soberano y centros semi-soberanos o autónomos, de naturaleza autárquica, pero que están englobados dentro de un orden constitucional general; es decir, es un sistema político en el cual las funciones del gobierno están repartidas entre un poder central y un grupo de

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (17.6 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com