ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Caballero De La Armadura Oxidada Ensayo


Enviado por   •  13 de Julio de 2011  •  373 Palabras (2 Páginas)  •  1.973 Visitas

Página 1 de 2

Resumen - El Caballero De La Armadura Oxidada

EL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA

(Resumen)

1

El Dilema del Caballero

Había una vez un caballero que creía ser bueno, amoroso y generoso y que peleaba con dragones y rescataba damiselas en apuros. Y tenía la mala costumbre de rescatar damiselas aún cuando ellas no querían ser rescatadas. Tenía una esposa llamada Julieta y un hijo de cabellos dorados llamado Cristóbal.

Julieta y Cristóbal lo veían poco al Caballero porque sino estaba en una cruzada o rescatando damiselas se encontraba puliendo y admirando su armadura de impresionante brillo. Un día el caballero se enamoró tanto de su armadura que lo tenía puesto en todo momento y no se lo quitaba ni para comer ni para dormir y cada vez Julieta y Cristóbal olvidaron que aspecto tenia. Y cuando Cristóbal le preguntaba como era su padre, Julieta lo llevaba hasta un retrato del caballero en medio de la sala y le decía: “Así es tu padre”.

Un día Julieta le dijo a su marido, sino te sacas esa armadura, me montaré en mi caballo y me largaré con Cristóbal, porque tu no nos amas. Amas mas a tu armadura que ha nosotros. El caballero amaba a su esposa y a su hijo y temía perderlos y decía que si llevaba la armadura en todo momento es porque tenía que estar preparado para salir en cualquier momento para una cruzada o rescatar damiselas en apuros y así se lo decía a Julieta, que la amaba y por eso había peleado y la había rescatado del dragón que la tenía prisionera, pero ella no le creía. Si me rescataste no fue por amor a mi, sino, por amor a la idea de rescatarme. Entonces el caballero a pesar de amar mucho a su armadura, no le quedo otra alternativa que tener que deshacerse de este y lo intento una y otra vez y no pudo, porque la tenia puesta por tanto tiempo. Intentó abrir la visera pero tampoco podía hacerlo. Eso era otra cosa, pensó. La visera siempre la había abierto para comer y para beber.

El caballero impaciente, fue a buscar ayuda donde el herrero de su reino, y le dijo que tenía un problema y...

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (2 Kb)   pdf (49.9 Kb)   docx (8.9 Kb)  
Leer 1 página más »
Disponible sólo en Clubensayos.com