ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Juan Salvador Gaviota


Enviado por   •  24 de Mayo de 2012  •  2.876 Palabras (12 Páginas)  •  405 Visitas

Página 1 de 12

Introducción

Voy a Hablar de este libro titulado “Juan Salvador Gaviota”, que trata de una gaviota que anhela con todo el alma la libertad y superarse a sí mismo, es un libro que me a enseñado mucho sobre la vida con pequeñas metáforas.

Me gustaría que este libro obtuviese mas fama ya que nos enseña a ser mejores personas, a respetar a los de nuestro alrededor y sobre todo el significado de la vida.

Análisis de la primera parte

RASGOS QUE DESCRIBEN A JUAN SALVADOR GAVIOTA

Juan es una gaviota aparentemente como cualquier otra, pero cuando la conoces te das cuenta de que es muy distinta a las demás, ¿por qué?, Te preguntaras, porque tiene ansias de volar, no se pelea por un trozo de pescado y quiere batir sus propios records una y otra vez, Juan es una gaviota rechazada, marginada por su bandada y solo porque quiere conseguirles una vida mejor lejos de las peleas por la comida y de esa vida tan aburrida, yo creo que Juan es la libertad atrapada dentro del cuerpo de una gaviota, es la liberta de que quiere salir al exterior pero no puede porque las demás gaviotas no quieren que lo haga, los demás creen que esa es la vida de una gaviota y que Juan cree que se merecen algo mas que eso y por eso es por lo que es diferente Juan, es muy ansioso y eso es lo que le hace mas tarde llegar al “cielo”, a Juan también le hace único su sabiduría con la que enseña a los demás a volar y lo bueno de Juan es también que tiene ganas de compartir su sabiduría, por lo demás es una gaviota normal y corriente con cuarenta centímetros de largo aproximadamente y un pico achatado para coger el pescado de la comida

CARACTERÍSTICAS DE LA BANDADA DE LA COMIDA

La bandada no tiene unas características especificas como Juan sino que son gaviotas normales, se pelea todos los días por un trozo de pescado y rebuscan algunas sobras de comida en el vertedero.

No hacen nada mas en todo el día salvo eso son todas iguales, menos la gaviota mayor que es muy sabia y a veces es justa, la vida de las gaviotas de la bandada es muy aburrida nunca se arriesgan a perder algo que tengan por otra cosa y eso no es vida es peor que estar muerto, yo no le veo sentido a vivir en esas condiciones porque lo único que hacen es comer pelearse y dormir si la vida fuera así no habría noticias interesantes

PROBLEMAS DE JUAN

CON SUS PADRES

Juan tiene varios problemas con sus padres, pero el más importante de todos ellos es el ansia de volar que tiene Juan, a la gaviota mayor no le gusta nada que Juan haga vuelos “suicidas”, y menos sobre la bandada ya que podría matar a alguien o hacer daño a alguien y como eso lo dice la gaviota mayor (el jefe) hay que hacerle caso, y por eso los padres de Juan le dicen siempre que no vuelva a volar y eso para Juan es peor que morirse así que decide seguir volando libre independientemente de lo que digan sus padres, la gaviota mayor, o quien sea, yo pienso que los padres de Juan quieren que su hijo crezca y vuele libre por el cielo pero al no querer la gaviota mayor le dicen que no por miedo a ser expulsados de la bandada, cosa que a Juan no le importa y por eso sigue volando libremente como debe de ser. Entiendo a Juan perfectamente ya que a mí me pasan cosas muy parecidas con mis padres ya que siempre me están diciendo que haga esto, que haga lo otro y entonces yo me “estreso” y pierdo el control. Entonces me voy de casa hasta que recapacito pero lo de Juan es peor, porque le prohíben volar y eso es algo que no se puede prohibir por lo menos en una gaviota.

QUE SIGNIFICA PARA JUAN

LA VELOCIDAD

La velocidad es un concepto que para Juan no es solo lo rápido que van las cosas, si no que es un modo de vivir. Él desde mi punto de vista, es una gaviota a la que volar lo ve algo bonito y creo que para él es un deporte, pero es un deporte más allá de lo común.

Análisis de la segunda parte

SENSACIONES QUE EXPRESA AL ESTAR EN EL “CIELO”

QUE ES EL CIELO SEGÚN ELLOS

De modo que esto es el cielo, pensó, y tuvo que sonreír. No era muy respetuoso analizar el cielo justo en el momento en que uno está a punto de entrar en él.

Al final de la tierra, por encima de las nubes y en formación cerrada con las dos resplandecientes gaviotas, vio que su propio cuerpo se hacía tan resplandeciente como el de ellas.

En verdad, allí estaba el mismo y joven Juan Gaviota, el que siempre había existido detrás de sus ojos dorados, pero la forma exterior había cambiado. Su cuerpo sentía como gaviota, pero ya volaba mucho mejor que con el antiguo. ¡Vaya, pero si con la mitad del esfuerzo, pensó, obtengo el doble de velocidad, el doble de rendimiento que en mis mejores días en la Tierra! Brillaban sus plumas, ahora de un blanco resplandeciente, y sus alas eran lisas y perfectas como láminas de plata pulida. Empezó, gozoso, a familiarizarse con ellas, a imprimir potencia en estas nuevas alas a 350 Km./h le pareció que estaba logrando su máxima velocidad en vuelo horizontal. A 410 pensó que estaba volando al tope de su capacidad y se sintió ligeramente desilusionado. Había un límite en lo que podía hacer con su nuevo cuerpo, y aunque iba mucho más rápido que en su antigua marca de vuelo horizontal, era sin embargo un límite que le costaría mucho esfuerzo mejorar. En el cielo pensó, no debería haber limitaciones.

De pronto se separaron las nubes y sus compañeros gritaron:

- Feliz aterrizaje, Juan - y desaparecieron sin dejar rastro.

Volaba encima de un mar, hacía un mellado litoral, una que otra gaviota se afanaba en los remolinos entre los acantilados. Lejos, hacia el norte, en el horizonte mismo, volaban unas cuantas más. Nuevos horizontes, nuevos pensamientos, nuevas preguntas. ¿Por qué tan pocas gaviotas? ¡El paraíso debería estar lleno de gaviotas! ¿Por qué estoy tan cansado de pronto? Era de suponer que las gaviotas en el cielo no deberían cansarse ni dormir. ¿Dónde había oído eso? El recuerdo de su vida en la Tierra se le estaba haciendo borroso. La Tierra había sido un lugar donde había aprendido mucho, por supuesto, pero los detalles se le hacían ya nebulosos; recordaba algo de la lucha por la comida y de haber sido un Exiliado.

La docena de gaviotas que estaba cerca de la playa vino a saludarle sin que ni una dijera una palabra. Solo sintió que se le daba la bienvenida y que esta era su casa.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (16.2 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com