ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Redaccion De El Libro La Vuelta Al Mundo En 80 Dias


Enviado por   •  11 de Octubre de 2012  •  1.068 Palabras (5 Páginas)  •  707 Visitas

Página 1 de 5

CAPITULO l

En el año 1872, la casa número 7 de Saville-Row, Burlington Gardens vivía el personaje principal Phileas Fogg, era uno de los miembros más distinguidos del ReformClub de Londres. No era avaro, porque en cualquier parte donde faltara su ayuda el la brindaba con generosidad. Llevaba su vida al día; pero lo que hacía era siempre lo mismo.

Aunque hacía varios años que no salía de Londres se sabía de memoria el mapamundi mejor que nadie. Su único pasatiempo era leer los periódicos y jugar al whist. Solía casi siempre ganar en ese juego, pero sus beneficios monetarios siempre los dedicaba a la caridad. Míster Fogg, jugaba por jugar, no por ganar. No tenía mujer ni hijos. Phileas Fogg vivía solo en su casa de Saville-Row, donde nadie entraba. Un criado le bastaba para su servicio. Almorzaba y comía en el club a horas cronométricamente determinadas, en el mismo comedor, en la misma mesa, sin convidar jamás a ningún extraño, sólo volvía a su casa para acostarse a la media noche exacta. De las veinticuatro horas del día, pasaba diez en su casa, que dedicaba al sueño o alguna otra actividad. Phileas Fogg exigía de su único criado una regularidad y una puntualidad extraordinarias. Ese mismo día, 2 de octubre, Phileas Fogg había despedido a James Foster, por haberle llevado el agua para afeitarse a 31 grados centígrados en vez de 32, y esperaba a su nuevo sirviente, que debía presentarse entre once y once y media.

Phileas Fogg, se encontraba sentado, veía girar el minutero del reloj. Al dar las once y media, míster Fogg, según su costumbre diaria debía salir de su casa para ir al Reform-Club.

En aquel momento tocaron la puerta.

El despedido James Foster apareció y dijo:

-El nuevo criado.

Un joven de unos 30 años saludó.

-¿Soy francés y me llamo John? Pero prefiero que me llamen Picaporte, apodo que me ha quedado ya que soy capaz de salir de cualquier problema, Creo ser honrado, aunque, a decir verdad, he tenido varios oficios. He sido cantor ambulante, he sido artista de circo y bailaba en la cuerda; luego, al fin de hacer más útiles mis servicios, he llegado a profesor de gimnasia, y por último, era sargento de bomberos en París, y aún tengo en mi hoja de servicios algunos incendios notables. Pero hace cinco años que he abandonado Francia, y quiero experimentar la vida doméstica soy ayuda de cámara en Inglaterra. Y me he encontrado desacomodado y sabiendo que el señor Phileas Fogg era el hombre más exacto del Reino Unido, me he presentado en casa del señor, esperando vivir con tranquilidad y olvidar hasta el apodo de Picaporte.

-Picaporte me conviene -respondió el gentleman-. Tengo buenos informes acerca de tu conducta. ¿Conoces mis condiciones?

-Sí, señor.

-Bien. ¿A qué horas son?

-Las once y veintidós -respondió Picaporte, sacando del bolsillo de su chaleco un enorme reloj de plata.

-Vas atrasado.

-Perdóneme señor,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (6 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com