ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Sin ganas de crecer


Enviado por   •  2 de Septiembre de 2018  •  Ensayos  •  713 Palabras (3 Páginas)  •  30 Visitas

Página 1 de 3

Sin Ganas de Crecer

El tambor de hojalata muestra diversos acontecimientos que van de lo real a la fantasía; predominan diversos sentimientos tales como la culpa, el olvido,  el terror, la locura y el temor. Además durante el trascurso de la historia se observa la infidelidad, la poesía, la blasfemia y el desamparo. El libro nos habla sobre Oskar, un niño que se resiste a crecer porque le daba asco el mundo de los adultos, al cual no quería pertenecer nunca.

 Günter Grass es rico en cuanto se refiere a todos los sentimientos humanos. Recordemos un poco algunos de los episodios de la obra; el nacimiento de Oskar y su llanto desesperante, unido a la promesa de Agnes (mamá de Oskar), de regalarle un tambor de hojalata al cumplir los tres años  si se callaba, recordemos que Oskar en cumplimiento a ella no vuelve a llorar; llego el día señalado y Agnes cumple su promesa, regala a Oskar el tambor de hojalata, pero Oskar está cansado de lo mala vida de los adultos, de lo corrupto de ello, y decide que no va a pertenecer a el ; por lo tanto, decide no crecer más a partir de ese día para evitar pertenecer a ese mundo, planea una Caída en el depósito de cerveza que ha olvidado cerrar su papá , pero antes de caer protege el tambor en sitio seguro para que no se estropee.

En el trascurso de la obra se puede notar que el tambor de hojalata que siempre llevaba Oskar consigo, representaba para él un instrumento de defensa y de poder, para el momento en que el mundo lo atacara. El impedir su crecimiento lo protegía del temor de ser adulto y enfrentar su propio destino.

Oskar se parece mucho al personaje Peter Pan, ambos tienen en común su odio hacia los adultos, aunque por motivos diferentes. Peter Pan cree que fue abandonado por su madre, de ahí que resienta a los adultos y en particular, a las mujeres. Y Oskar ve a los adultos comportarse en maneras que él no quisiera comportarse jamás. Sin embargo, mientras Peter Pan vive en un estado aparente de alegría perpetua y reacciona y se comporta como un chiquillo, Oskar llega eventualmente a comportarse más como un adulto que como un niño. Peter Pan, en esencia, me parece un chiquillo asustado y solitario, con un pánico absoluto por la vida, escondido en la idea de ser el jefe que puede mandar sobre un grupo de otros niños y de las circunstancias que le rodean. Mandar puede otorgar el espejismo de fuerza, de ser invencibles. Y sobre todo, pensar que se pueden controlar las circunstancias puede provocar el equívoco de pensar que se pueden controlar las causas del dolor y de la tristeza y eventualmente, hasta de la muerte.
Oskar Matzerath, por su lado, me parece un niño que, a pesar de su rechazo a los adultos, termina comportándose como tal aunque permanezca en el cuerpo de un niño, llegándose a convertir en eso que critica con tanta dureza. Recordemos cuando convive y trabaja con enanos.
Finalmente el terror de ambos es “crecer y morir”, ser como esos adultos que ven a su alrededor, grises y apagados, con los sueños fracasados hace mucho, sin expectativas ni esperanzas en el futuro, anhelando apenas algún tipo de tranquilidad que se encontrará en rutinas para sobrevivir el día a día mientras se espera a la muerte. 

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (4 Kb)   pdf (56.3 Kb)   docx (11.2 Kb)  
Leer 2 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com