ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ganaderia De Engorde Rendimeinto En Canal


Enviado por   •  21 de Julio de 2011  •  2.919 Palabras (12 Páginas)  •  810 Visitas

Página 1 de 12

rendimeinto de red

La variable de mayor efecto en el rendimiento de la res es el llenado del tracto gastrointestinal, denominado corrientemente llenado, que depende del peso de faena, tipo de alimentación y de la digestibilidad del alimento. Una vez que se descuenta el llenado del peso vivo se obtiene el denominado peso vacío, que corresponde al peso de los tejidos del animal. Con respecto a este peso, el rendimiento de la res depende del peso de las vísceras, órganos y sangre, que se agrupan con el nombre de "residuo blando", en el cual se incluye además la grasa visceral. Por otro lado, hay que descontar el peso de la cabeza, extremidades y cuero que conforman el "residuo duro". Las variaciones del peso de ambos son importantes ya que, conjuntamente con las del llenado, afectan al rendimiento de la res.

Llenado y desbaste

El llenado es una masa acuosa con 12 a 15 % de MS, que contiene alimento en distintos estados de digestión y residuos indigeribles que se agrupan bajo el nombre de digesta, del cual un 80 a 85% se encuentra en el retículo-rumen. Se estima durante la faena pesando el tracto gastrointestinal completo antes y después de vaciarlo.

El desbaste en cambio es la pérdida de peso que ocurre en un animal durante el período de tiempo que se encuentra sin comer, con o sin disponibilidad de agua. Es debido principalmente a la excreción fecal y urinaria. También hay pérdidas por movilización de reservas corporales y transpiración que son de menor importancia. El período de ayuno puede variar entre pocas horas a una noche en el caso de pesadas periódicas, o períodos más largos cuando se encierran para después transportarlos al lugar de faena.

Magnitud del llenado

En la figura 1 se muestra la magnitud del llenado (13) en función del peso, calidad del forraje y con una suplementanción de 30% de concentrados. Como puede observarse, el llenado disminuye al aumentar el peso vivo, la calidad del forraje y al suplementar con concentrados. Por ejemplo el llenado de un vacuno de 400 kg es del 21% en una dieta de mediana calidad (65% de FDN), disminuye al 17% en una pastura de buena calidad (50% de FDN) y a 14% cuando una pastura de buena calidad se suplementa con 30% de concentrados. En los tres casos mencionados los respectivos pesos vacíos de un vacuno de 400 kg serían: 316, 332 y 344 kg.

Datos obtenidos en el país indican que el llenado varía entre 19 a 21% entre razas y cruzas (12). Estos valores de llenado corresponden al expresado con respecto al peso de envío. Con respecto al peso de faena, que está libre de las pérdidas por desbaste, los valores de llenado son diferentes.

El llenado disminuye en animales de feedlot y aumenta en vacas de refugo. Por ejemplo, el llenado de un novillo de 400 kg alimentado con concentrados sería de aproximadamente 6.5 % del peso. En cambio en una vaca de cría en una pastura de 60% de digestibilidad, el llenado puede llegar al 33 % del peso de encierre. Esto quiere decir que una vaca que pesa al encierre 400 kg tiene un peso vacío de solamente 268 kg y un llenado de 132 kg (2)

Magnitud del desbaste

El llenado siempre es mayor que el desbaste. Por lo general un animal pierde en 24 h de ayuno la mitad del peso del llenado y en 6 h de ayuno la mitad que en 24 h. Las pérdidas por desbaste dependen de la longitud y condiciones durante el período de ayuno, como además de la calidad de la dieta y del nivel de consumo.

En un ayuno de 20 a 24 h las pérdidas son ocasionadas por el vaciado del rumen y la excreción urinaria. En novillitos de 200 kg en pasturas de mediana a alta calidad, se han medido valores de desbaste, en 24 h, del 10% del peso y en novillos de 300 a 350 kg del 7%. En cambio en pastoreo de agropiro de baja calidad estos valores han aumentado al 12%. A su vez, en vacas pastoreando centeno el desbaste ha sido del 10%.

El llenado en novillos alimentados con concentrados o cantidades variables de silaje y granos varía entre el 6 al 7 % del peso vivo. En novillos en pastoreo puede representar entre el 15 al 21 % del peso según la digestibilidad del forraje y en vacas de refugo entre el 30 a 35 %. En ambos casos disminuye al aumentar la digestibilidad y con la suplementación con concentrados.

En otros experimentos realizados en el país (3) se ha medido una pérdida de peso durante un encierre de 20 horas en corral sin comida del 6.7 %. Nosotros hemos registrado pérdidas de peso del 10 al 12 % en 96 h de ayuno, con variaciones individuales entre animales del 5 a 14 %, en novillos de 250 a 300 kg encerrados a corral previamente alimentados con heno de gramíneas de mediana a baja calidad.

En animales alimentados en pastoreo con forraje de mediana a buena calidad, un ayuno de 24 h produce un desbaste del 7% en novillos, 9% en novillitos y 10 en vacas de refugo. El desbaste no es lineal en el tiempo, de forma tal que las mayores pérdidas se registran en las primeras horas. Por ejemplo, en un ayuno de 6 h el animal pierde la mitad del correspondiente a 24 h. En cambio en 12 h de ayuno pierde el 70 %.

Valores de desbaste mayores que los mencionados y diferencias entre razas y cruzas también han sido observados. Por ejemplo se han encontrado valores de desbaste del 9.5% en Criollo y Angus, de 11% en Criollo x Angus y de 12.6% en Nelore x Angus (12).

Durante el transporte las pérdidas por desbaste pueden ser similares a las mencionadas si no hay condiciones estresantes. Estas pérdidas pueden disminuir un 40 a 50% por el efecto de tranquilizantes, no obstante hay que señalar que en estos casos lo que se evita de desbaste, aumenta el llenado y en consecuencia es detectado al momento de la faena. En un transporte de 400 km se ha medido una pérdida de peso del 6.9% (8) y del 10.5 % en animales previamente restringidos y realimentados. En otro caso (10) se indican pérdidas por desbaste de 5 a 7 % en un envío de 230 km, de 7.5 % en 399 km y de 7.9 % en 730 km.

La pérdida de componentes corporales durante el transporte son bajas. La bibliografía indica que en animales que tenían 48 y 72 h de ayuno y fueron transportados 320 y 640 km, respectivamente, el peso de la res disminuyó solamente un 1% en 48 horas y 1.45 % en 72 horas de ayuno, posiblemente debido a pérdidas de tejido magro, grasa y agua. Sin embargo el llenado y el peso del hígado y vísceras no fueron afectados.

Las pérdidas por desbaste durante el transporte pueden variar entre 5

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (16.7 Kb)   pdf (115.1 Kb)   docx (15.9 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com