ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Breve Ensayo Personalizado Sobre La Literatura


Enviado por   •  27 de Abril de 2012  •  736 Palabras (3 Páginas)  •  914 Visitas

Página 1 de 3

Memorama.

José Fabian Hernández Castillejos

1er. semestre, Lengua y Literatura Hispanoamericanas

UNACH

La literatura forma parte de mi vida desde la niñez, desde las tardes en las que paseaba por la calle yendo de la escuela hacia mi casa, con ese harén de aromas que se escapaban de las ventanas y que ponían en mi mente las imágenes de aquellos platos de comida caliente recién servida.

“Puedo escribir los versos más tristes esta noche…”

–Pablo Neruda

Entre los suspiros por Patricia, y las canciones de Pablo Milanés encontré en el amor inocente de niño al primero de mis amigos, sentado en un baúl: Pablo Neruda, cantando una canción desesperada y en los bolsillos hojas con 20 poemas que traían la descripción correcta, pero injusta, de cómo se debe sufrir correctamente, como caballero; era obvio, aquella niña con aires de grandeza, de finas facciones, de pizza por lonche, no se fijaría en un cabronzuelo, que empezaba a escribir sus primeros poemas, y que por lonche llevaba chayotes con huevo, “¡chingada madre!, que injusta es la vida del que escribe con tinta azul”-decía mientras suspiraba; sin quererlo, el amor inagotable y eterno que le profesaba y prometía en mis adentros a Paty desapareció, nunca supe a donde a donde fue después de verle besar a aquel chico de tercer grado, que llevaba coche del año a la secundaria.

Poco tiempo de conocer a Pablo… ¡mi amigo Pablo!, fui encontrando por azares de la vida a otros amigos, con los que de vez en cuando compartía la coca cola, o el desayuno barato, El zarco y su noviazgo fallido con Manuela, a un inglés egocéntrico llamado Dorian Gray, Aura con su casa a oscuras, entre otros; su compañía siempre ha sido buena, aunque siempre me ha resultado más placentero subirme a una barca y mecerme con el ritmo de una buena poesía, fue así como poco a poco me introduje en ese mar, conocí lo intempestivo, tranquilo, bellísimo, aunque a veces triste, de sus aguas; empecé a escribirle a Orquídea, para pulir con un poco de desencanto mi buena voluntad con ella, para esto, un cuate de nombre Jaime me enseñó que la poesía también se encuentra en el silencio.

“…Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado.

Y también el silencio. Porque las mejores palabras del

amor están entre dos gentes que no se dicen nada...”

-Jaime Sabines

Con el tiempo, encontré en la literatura las herramientas que me permiten percibir de forma distinta las cosas, encontré también, un arte en la contemplación de las cosas más simples, una apertura emocional

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (4.1 Kb)  
Leer 2 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com