ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Codigo Etico En El Turismo8


Enviado por   •  14 de Febrero de 2012  •  2.303 Palabras (10 Páginas)  •  541 Visitas

Página 1 de 10

La Ética en el Turismo

Principios 

El Código comprende nueve artículos que señalan las "reglas del juego" para los destinos,

los gobiernos, los tour operadores, los promotores, los agentes de viajes, los empleados y los

propios viajeros. El décimo se refiere a la solución de litigios y es el que, por primera vez,

dota de un mecanismo de aplicación a un código de este tipo.

ARTÍCULO 1

Contribución del turismo al entendimiento y al respeto mutuos entre

hombres y sociedades

1. La comprensión y la promoción de los valores éticos comunes de la humanidad, en un

espíritu de tolerancia y respeto de la diversidad de las creencias religiosas, filosóficas y

morales son, a la vez, fundamento y consecuencia de un turismo responsable. Los agentes del

desarrollo turístico y los propios turistas prestarán atención a las tradiciones y prácticas

sociales y culturales de todos los pueblos, incluso a las de las minorías nacionales y de las

poblaciones autóctonas, y reconocerán su riqueza.

2. Las actividades turísticas se organizarán en armonía con las peculiaridades y tradiciones de

las regiones y países receptores, y con respeto a sus leyes y costumbres.

3. Tanto las comunidades receptoras como los agentes profesionales locales habrán de

aprender a conocer y a respetar a los turistas que los visitan, y a informarse sobre su forma de

vida, sus gustos y sus expectativas. La educación y la formación que se impartan a los

profesionales contribuirán a un recibimiento hospitalario de los turistas.

4. Las autoridades públicas tienen la misión de asegurar la protección de los turistas y

visitantes y de sus bienes. En ese cometido, prestarán especial atención a la seguridad de los

turistas extranjeros, por su particular vulnerabilidad. Con ese fin, facilitarán el

establecimiento de medios de información, prevención, protección, seguro y asistencia

específicos que correspondan a sus necesidades. Los atentados, agresiones, secuestros o

amenazas dirigidos contra turistas o trabajadores del sector turístico, así como la destrucción

intencionada de instalaciones turísticas o de elementos del patrimonio cultural o natural

deben condenarse y reprimirse con severidad, de conformidad con la legislación nacional

respectiva.

5. En sus desplazamientos, los turistas y visitantes evitarán todo acto criminal o considerado

delictivo por las leyes del país que visiten, y cualquier comportamiento que pueda resultar

chocante o hiriente para la población local, o dañar el entorno del lugar. Se abstendrán de

cualquier tipo de tráfico de drogas, armas, antigüedades, especies protegidas, y productos y

sustancias peligrosos o prohibidos por las reglamentaciones nacionales.

6. Los turistas y visitantes tienen la responsabilidad de recabar información, desde antes de

su salida, sobre las características del país que se dispongan a visitar. Asimismo, serán

conscientes de los riesgos de salud y seguridad inherentes a todo desplazamiento fuera de su

entorno habitual, y se comportarán de modo que minimicen esos riesgos.ARTÍCULO 2

El turismo, instrumento de desarrollo personal y colectivo

1. El turismo, que es una actividad generalmente asociada al descanso, a la diversión, al

deporte y al acceso a la cultura y a la naturaleza, debe concebirse y practicarse como un

medio privilegiado de desarrollo individual y colectivo. Si se lleva a cabo con la apertura de

espíritu necesaria, es un factor insustituible de autoeducación, tolerancia mutua y

aprendizaje de las legítimas diferencias entre pueblos y culturas y de su diversidad.

2. Las actividades turísticas respetarán la igualdad de hombres y mujeres. Asimismo, se

encaminarán a promover los derechos humanos y, en particular, los derechos específicos de

los grupos de población más vulnerables, especialmente los niños, las personas mayores, y las

personas con discapacidades, las minorías étnicas y los pueblos autóctonos.

3. La explotación de seres humanos, en cualquiera de sus formas, especialmente la sexual, y

en particular cuando afecta a los niños, vulnera los objetivos fundamentales del turismo y

constituye una negación de su esencia. Por lo tanto, conforme al derecho internacional, debe

combatirse sin reservas con la cooperación de todos los Estados interesados, y sancionarse

con rigor en las legislaciones nacionales de los países visitados y de los países de los autores

de esos actos, incluso cuando se hayan cometido en el extranjero.

4. Los desplazamientos por motivos de religión, salud, educación e intercambio cultural o

lingüístico constituyen formas particularmente interesantes de turismo, y merecen

fomentarse.

5. Se favorecerá la introducción en los programas de

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (20.3 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com