ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Cortesia Policial


Enviado por   •  11 de Octubre de 2013  •  2.769 Palabras (12 Páginas)  •  482 Visitas

Página 1 de 12

speto y Cortesía Policial

La principal aspiración de los seres humanos, es sentirse respetado por los demás. Por desgracia, es el delito que más veces comete la organización actualmente. Usted tiene que respetar a los individuos que están colaborando con llevar adelante metas establecidas y tendrá un personal compuesto por gente triunfadora. Refuerce los niveles de triunfo y no lo de derrota.

El respeto que demostremos a las personas contribuye a acrecentar su autoestima. La mayoría de las personas poseen un "yo" frágil que precisa ser apuntalado con bastante frecuencia. No se equivoque ante una fachada de total seguridad, detrás de esa muralla existe una persona que precisa alcanzar y/o mantener su sentimiento de valía personal.

El respeto y la cortesía constituyen el combustible que facilita las relaciones en todos los órdenes, incluso en el trabajo. Las cosas que decimos y/o hacemos reflejan la importancia que tiene el hombre para nosotros. Cuidar ese punto es gravitante en nuestro relacionamiento humano.

En la vida hay muchos modos de demostrar respeto, uno de esos serán los siguientes:

• Delegue autoridad igual a responsabilidad:

Cuando usted delega responsabilidad y no va acompañada del mismo nivel de autoridad, usted está haciendo creer a la persona que le está pidiendo que ejecute una tarea, pero no confía suficientemente en ella al no darle la autoridad correspondiente. Absténgase de exigir responsabilidad si no la acompaña de la misma dosis de autoridad. Es una falta de respeto.

• Respete el tiempo de la gente:

Usted tiene muchas ocupaciones y por lo tanto su tiempo es valioso. Administre debidamente el mismo, pero evite en lo posible que su personal tenga que esperar en la antesala de su despacho. Si requiere la presencia de alguien, atiéndale a la mayor brevedad posible. Si es una cita solicitada por él, cumpla el tiempo concedido- Procure evitar las interrupciones telefónicas cuando está atendiendo a un subalterno

1.- De las relaciones entre la Policía Local y los ciudadanos en el desempeño de sus funciones: respeto y cortesía.

No son infrecuentes las quejas que llegan a la oficina del Síndico-Herritarren Defendatzailea motivadas por lo que los ciudadanos consideran un trato desconsiderado de los agentes de policía municipal en el ejercicio de sus funciones.

En casi todos ellos los motivos de la queja no son fáciles de OBJETIVAR y se manifiestan con expresiones como “me miró mal”, “adoptó una actitud chulesca”, “hizo gestos desabridos”, “me gritó”, “tenía una actitud prepotente” “su expresión y lenguaje corporal tomó un rictus agresivo”…contrastados los hechos con los agentes implicados, son estos más bien los que se quejan de la falta de consideración con la que los ciudadanos se dirigen a ellos con expresiones y gestos de menosprecio, o llanamente con injurias.

Es evidente que la relación de los agentes de la policía no se suele producir en momentos de relax sino que lleva implícita siempre una cierta tensión, causada por el ejercicio de la potestad sancionadora, la eventualidad de una denuncia, el pago de una multa, o de una sanción. En ocasiones esa intervención se realiza además en relación con el tráfico rodado, con el estrés propio del mismo, a veces en horario nocturno, mediando consumo de bebidas alcohólicas…; en muchas ocasiones la intervención policial nos roba tiempo, nos interrumpe en nuestras actividades profesionales también sometidas a estrés, lo que añade otro factor de presión.

Los ciudadanos no siempre comprenden la función de autoridad que deben ejercer los agentes, cuestionan, replican y discuten hasta las más mínimas órdenes de estos, planteando debates que difícilmente pueden ser valorados por los agentes: “voy a estar sólo un momento”, “no he visto la señal”, “no es para tanto”, “no era mi intención”…o pero aún “te vas a enterar”, “no sabe con quien está hablando”…Los agentes se quejan a su vez de que “la calle está cada vez más difícil” y de que los ciudadanos son cada vez más agresivos.

La principal aspiración del humano, es sentirse respetado por los demás.

El respeto que demostremos a las personas contribuye a acrecentar su autoestima. La mayoría de las personas poseemos un "yo" frágil que precisa ser apuntalado con frecuencia y que reacciona agresivamente ante lo que percibe como una falta de consideración.

El respeto y la cortesía son obligaciones deontológicas de los agentes de la autoridad, que tiene que combinarse con la firmeza en el desempeño de su función, lo que no siempre es fácil.

Este tipo de problemas no tiene una solución jurídica neta sino que debe tratarse más bien como un problema de formación y de desarrollo de habilidades relacionales que tiene más que ver con la psicología que con la Ley.

Por otra parte la cortesía, como virtud social y cívica, no pasa por su mejor momento, nuestro sistema educativo y las modas sociales han primado los valores de la espontaneidad, la libertad personal, y la asertividad, frente a la contención y el respeto, lo que hace muchas veces se confunda franqueza con agresividad y falta de consideración.

La cortesía policial debe incluir a superiores y subalternos.

El saludo se inicia tres pasos antes y termina tres pasos después que el superior haya pasado, durante su ejecución, debe mirarse con la vista francamente.

Al saludar se debe subir la mano derecha con energía a la altura de la sien y del cubre-cabeza, girando la cabeza hacia el superior. Simultáneamente, saludar pronunciando las palabras “buenos días, buenas tardes, buenas noches...mi...(grado del superior)”, utilizando un tono enérgico y un volumen moderado.

El superior debe responder con energía y sentido del respeto al saludo del subalterno.

La Policía Nacional como ente y entidad existe por el interés colectivo que sustenta su misionalidad, fundamentada en el imperio de la ley, el disfrute de los derechos y libertades de los ciudadanos, el cumplimiento de las obligaciones constitucionales y en la generación de convivencia democrática.

Nuestra Institución, como cualquier organización, cuenta con elementos culturales propios que caracterizan y determinan las formas de actuación, valores, ritos,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (17.4 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com