ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Filosofia


Enviado por   •  11 de Noviembre de 2014  •  564 Palabras (3 Páginas)  •  192 Visitas

Página 1 de 3

Al comienzo de estas páginas se dijo que la virtud tenía un componente subjetivo, en cuantono existe en abstracto, sino que es siempre una cualidad que acompaña a un sujetodeterminado, un modo de ser y comportarse aquí y ahora. Sin embargo, desde Sócrates a

5

los estoicos, los griegos, sin desconocer lo anterior, consideraron siempre que las virtudeseran algo objetivo, es decir, cualidades que describen formas de conducta que en sí mismasson correctas. O sea, que la justicia o la moderación no se determinan recurriendosimplemente a lo que a uno le parece. Si así fuese, no podríamos reprochar ningunaconducta.El modelo de la vida humana, entonces, no es el juego de la Reina en Alicia en el país de lasmaravillas, en donde las reglas y criterios cambian según capricho. Somos libres para hacerlo que queramos, pero no para constituir la bondad o maldad de lo que hagamos. Pero nosolo sucede que la virtud es, en el sentido antes dicho, algo objetivo. Ella también provee alsujeto de objetividad a la hora de juzgar la realidad. Por eso dice Aristóteles que "Las cosasvaliosas y agradables son aquellas que le aparecen como tales al hombre bueno". Lasdiferencias entre las apreciaciones de los hombres se pueden deber a muchos factores, peroen forma muy importante dependen de la disposición de cada uno. Del mismo modo que lastemperaturas y los sabores se aprecian de distinta manera según se tenga fiebre o no, otrotanto ocurre en el terreno moral. Por eso, "se considera que lo verdadero es lo que le pareceal hombre bueno". Si esto es así, resulta posible que haya individuos que gocen con lo que aél le desagrada, porque no tienen la misma buena disposición de juicio: "y si las cosas que lemolestan [al hombre bueno] le parecen agradables a alguien, no es sorprendente, pues enlos hombres hay muchas corrupciones y vicios". De este modo, Aristóteles encuentra otraexplicación, que se agrega a las ya mencionadas, para el hecho de la diversidad del juiciohumano en materias morales. Esta referencia a un determinado tipo de hombre comocriterio de juicio para determinar lo bueno, se hace presente en la caracterizaciónaristotélica de la virtud, cuando dice que es "un hábito electivo consistente en un términomedio relativo a nosotros, determinado por la razón y por aquello por lo que decidiría unhombre prudente". Dicho con otras palabras, de lo que se trata es de alcanzar un hábito quenos lleve a elegir bien en un determinado ámbito de la realidad, ya sea en nuestra relacióncon los otros, en el modo de enfrentar los peligros o en el comportamiento ante los placeres.Elegir bien, en todos esos casos, es tanto como dar con el justo medio. Pero ese justo mediono se determina externamente, sino que es un medio racional. Debe determinarseracionalmente atendiendo a las características del sujeto y las circunstancias en las que seencuentra. Y quien acierta en esa tarea es el prudente.

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (3 Kb)
Leer 2 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com