ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

LA INSTALACION DE AIRE ACONDICIONADO COMO ELEMENTO DE UNA POTENCIAL CONTAMINACION EN LA INDUSTRIA FARMACEUTICA


Enviado por   •  2 de Octubre de 2011  •  1.629 Palabras (7 Páginas)  •  1.364 Visitas

Página 1 de 7

LA INSTALACION DE AIRE ACONDICIONADO COMO ELEMENTO DE UNA

POTENCIAL CONTAMINACION.

Uno de los aspectos quizás menos conocidos en uno de los sistemas críticos de impacto resulta en

que dentro de los sistemas HVAC se tienen potencialmente los mayores riesgos de contaminación.

Para el caso de los sistemas de aire acondicionado esta posibilidad es real y resulta del hecho que en

ellos se presentan más puntos de un probable ingreso de contaminación, que por ejemplo el aire

comprimido y desde luego los sistemas de agua de proceso. Una de las razones más evidentes

resulta de la relativa robustez constructiva de partes como los conductos mismos de transporte del

aire.

Mientras que en los sistemas de aire comprimido o agua es garantizada esa robustez por sistemas

constructivos fuertes; como las uniones con diversos tipos de soldaduras, estas juntas permiten

contar con conductos íntegros y sólidamente unidos; los cuales ya en operación presentan escasas

posibilidades de infiltración de aire ambiente; que al introducirse posibilitan el ingreso de

particulado diverso y aire húmedo que al adherirse a las paredes internas de los conductos, termina

por contaminarlos.

Así mismo la relativamente alta presión dentro de las tuberías sólidas que conducen aire

comprimido o agua hacen muy difícil que se presente esa posibilidad; lo que por ejemplo no sucede

con los conductos de aire acondicionado; en una gran cantidad de instalaciones de aire

acondicionado los ductos metálicos son sujetos de abuso mecánico y con relativa frecuencia los

técnicos literalmente caminan sobre ellos en actividades de servicio y en otras; los mismos

conductos son utilizados cómo mesa de depósito dónde se depositan temporalmente diversos

objetos y aún herramientas.

Como sabemos las juntas de los ductos en aplicaciones de cumplimiento se prueban a relativa

“hermeticidad” y desde luego quedan calificados sus sellos o empaques en todas las uniones

mediante el empleo de materiales especiales para eliminar las fugas de aire o reducir de modo

radical las infiltraciones; en los sistemas de retorno y suministro de aire filtrado mediante pruebas

de fuga o “hermeticidad” normalizadas.

Cuando porciones de aire sucio entran a los conductos por esas juntas se encuentran en presión

negativa (vacío) o positiva; debemos en ciertos casos conocer que los conductos de aire

acondicionado se localizan dentro de áticos o plenos obscuros y sucios permanentemente dónde no

es fácil hacer limpieza y dónde subyace una potencial contaminación, por lo que el aire escapando o

entrando a nuestros sistemas HVAC contaminado con polvo y otros productos se colara a las

superficies internas de los conductos, eventualmente impactando manejadoras, bancos de filtración

y en casos colándose de modo consistente a las áreas altamente sensibles.

Dentro de los ductos una parte de este polvillo se adhiere por estática, sin embargo el flujo de aire

fluyendo en los conductos; produce frecuentes pulsaciones por diferentes razones incluso la

abertura y cierre de puertas dentro de las áreas de producción, así mismo los torbellinos internos

propiciados por el movimiento del aire dentro de los ductos sobre todo dentro de piezas de forma o

cambios de dirección cómo codos, restricciones, expansiones etc.; generan dispersión de partículas

pero propician la acumulación en otras.

La posibilidad de que alguna bacteria, virus o esporas se cuelen montadas en el polvo es real cuando

los sellos y aún las juntas han sido dañados sobre todo en sitios aislados y difíciles de inspeccionar.

A veces el aislamiento térmico que es una colchoneta aislante con una barrera de vapor cubre las

uniones impidiendo verificar si las juntas de algunos ductos continúan íntegras o no.

La limpieza interna de los ductos hasta hoy resulta no absolutamente eficiente puesto que los

medios disponibles para ello resultan no verificables directamente para su limpieza. La inyección y

“barrido” de aire filtrado a presión efectivamente produce un desprendimiento de partículas pero

probablemente no de todas, lo razonable seria un barrido mecánico intenso mediante métodos

convencionales que removera muchas partículas pero probablemente no todas, por ello mejora las

condiciones pero tal vez no nos asegura la limpieza.

Existen comercialmente algunos equipos portables que ozonifican una corriente de aire inyectado

dentro de los conductos y esto resulta muy conveniente sin embargo deberíamos monitorear previo

al reinicio de operaciones de la manejadora de aire, la remoción al 100% del ozono residual. Si se

hace junto con un barrido mecánico previo, podríamos establecer tal vez un procedimiento

estandarizado para aplicar en paros técnicos de servicio mayor.

Sin embargo nunca será posible alcanzar todos los rincones del sistema y su verificación resulta

imposible además

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (11.3 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com