ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Análisis Sociológico Basado En El Libro Los Pibes Chorros Y El Filme Mundo Grúa


Enviado por   •  26 de Junio de 2011  •  3.744 Palabras (15 Páginas)  •  3.924 Visitas

Página 1 de 15

Introducción

En el presente trabajo conjunto se analizará la realidad sociológica actual a partir de la lectura del libro “Los Pibes Chorros” escrito por Daniel Míguez , en el año 2004, y la película “Mundo Grúa” filmada por el Director Pablo Trapero , en el año 1999.

En la primera parte desarrollaremos una breve mirada sobre cada obra y con posterioridad reflejaremos como vemos algunos de los conceptos volcados en ellas, explicados desde la teoría de algunos autores tratados en el cuatrimestre.

“Los Pibes Chorros”

El tema central que aborda el autor es La Delincuencia Juvenil como problema social en la República Argentina, intentando dar una medición efectiva de lo que está ocurriendo en el país y demostrar que el origen de ello no pertenece sólo a la década actual, sino que nos lleva a reflexionar y darnos cuenta de que el problema se debe a la situación que vivió el país principalmente en la década del ’90 y los cambios que ello produjo en la sociedad.

El libro plantea también numerosos temas que se asocian al tema principal. Míguez establece relaciones para los conceptos “delito, desempleo, desigualdad y pobreza”, donde explica que si bien la relación entre pobreza y delito es probabilística, no necesariamente debería ser así, afirmando que no todos los pobres van a ser delincuentes ya que no siempre la carencia económica conduce a ese destino. En cuanto a la relación que establece con el desempleo y que en consecuencia, nos lleva a la desigualdad, el autor lo plantea de la siguiente manera: “… de que el empleo actúa como regulador de nuestras vidas, y la desocupación implica colocarse fuera de los ámbitos de integración social. No siempre el delito tiene que ver con una necesidad económica, sino que también tiene que ver con una degradación de los valores, esto se refiere a que una persona no utilizará el delito como nueva fuente de trabajo…”.

El desempleo permanente produce un quiebre en la familia, donde los marginados van perdiendo la capacidad de transmitir a sus familias los valores relacionados con el trabajo y la educación. El autor toma este tema de los valores y lo relaciona con el estado anómico, donde hay una pérdida de los estímulos y los valores que en un momento organizaban la vida de las familias. Así los hijos de los marginados, van construyendo valores alternativos de creencias, vida y cultura, a los que tenían sus padres a la edad de ellos.

Los jóvenes se ven limitados por la falta de proyectos a largo plazo, aquí se comienza a vivir la criminalidad como actividad de aventura pero que a la misma vez se toma como fuente de rápidos ingresos.

Luego, el autor nos explica que este nuevo concepto social de “pibe chorro” no “se nace, sino que se hace”. Relata los orígenes del nacimiento de estos grupos. De dónde han surgido, su campo de acción. Nos detalla su forma de vivir. Aquí surgen temas sobre el contexto de transformaciones sociales y económicas que crecieron con los jóvenes hoy denominados pibes chorros: se incrementó el trabajo informal con bajas remuneraciones, sin estabilidad y ni beneficios sociales, inestabilidad laboral (sufrida por sus padres), a mediados de la década del ’90 el empleo formal se convierte en desempleo, y las personas que quieren trabajar no pueden hacerlo. El empleo formal pasa a ser sólo para profesionales; este es uno de los factores que genera más desigualdad y marginalidad. Otro aspecto es que ya no sólo hay un ingreso en la familia sino que madre, padre e hijos mayores salen a buscar empleo porque no alcanza para mantener a la familia.

El autor profundiza en el mundo carcelario y delictivo, explicándonos cómo funciona ese sector. También intenta comprender la realidad de los jóvenes delincuentes, su estilo de vida y sus valores, contrastando con valores de delincuentes pero de edades superiores (aproximadamente 40 años). En el libro señala un aspecto muy importante que es que en los últimos años la desigualdad se profundizó cada vez más y se hace una comparación entre los valores, los estilos de vida, los saberes y acciones de los “pibes chorros” y de otros chicos de otros sectores sociales. Todo ello forma parte de “su” cultura, explica la importancia que tiene para ellos la música, utilizada como manifestación de sus realidades, vehículo de identificación con sus pares. También hace mención a la importancia de la religión y dentro de ella a los “santos”, considerados así por haber reparado un aspecto de la justicia social, la desigualdad, por eso, pese a haber sido delincuente es aceptado por el lugar.

Son interesantes las entrevistas con diferentes delincuentes de distintas edades, quienes explican que los códigos en el mundo de ellos han ido cambiando según las edades. Describen dentro de los códigos carcelarios el vocabulario que utilizan y cómo clasifican ellos mismos a los delincuentes de acuerdo al tipo de delito que cometieron y como no todos son tratados de la misma manera.

El autor hace referencia en el libro a la falta de políticas penales que ayuden a la transformación en el sistema de internación y en el tiempo de castigo.

Finalmente, plantea soluciones para la prevención del delito. Cuáles son las políticas más apropiadas para resolver el problema encarado y si las políticas son a corto o a largo plazo.

Luego de haber leído y analizado el libro, se puede establecer que el autor aborda el problema de la delincuencia juvenil desde una perspectiva sociológica, esto se debe a que no está hablando de una inquietud propia de un solo individuo, como diferencia Mills , sino que tiene que ver con un problema del individuo en relación con la sociedad.

Por perspectiva sociológica podemos entender a la forma de ver el contexto y explicar lo que pasa en la sociedad. Mira la sociedad y las relaciones que se producen entre las personas.

Míguez invita a observar a la sociedad desde una perspectiva diferente, de modo que lo que nos es familiar o supuesto, podamos verlo de forma diferente. En este caso se introduce en el mundo de los “pibes chorros”, y nos muestra cómo funciona este sector social, con todas las características que conlleva y que impactan en nuestra sociedad.

Finalmente, para explicar este abordaje sociológico, pone en evidencia las relaciones entre contexto, experiencia y acciones cotidianas, mostrando el origen social de la violencia delictiva que se vive hoy en nuestro país.

Es un fenómeno común en un sector de la sociedad que se fue acrecentando debido al modelo de país del que formó parte en los últimos 30 años, principalmente las cuestiones económicas, políticas y las deficiencias que éstas de desencadenan y que generan más desigualdad

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (23 Kb)   pdf (135.8 Kb)   docx (18.8 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com