ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Arquitectura prevencion de desastres cultura o nihilismo


Enviado por   •  15 de Abril de 2018  •  Ensayos  •  1.528 Palabras (7 Páginas)  •  21 Visitas

Página 1 de 7

Cuando como sociedad caemos en cuenta de que existen una infinidad de peligros que estamos sin prever, muchas veces intentamos explicarnos por qué, confrontándonos con parte de nuestra misma sociedad culpándola de ser quien s e mantiene sin hacer nada. Verdaderamente somos la mayoría quienes no hacemos nada, sin embargo, estamos también posicionados en un cómodo lugar, en el que pensamos que solo porque existen quienes su labor es coordinar esto, nosotros nos tenemos la capacidad de hacer algo, y que aparte de esto, también tenemos el derecho de exigir que no se ha hecho.

Sin embargo, poco a poco vamos cayendo en cuenta de una situación: a la mayoría de personas la mayor parte del tiempo no les interesa pensar en este tipo de situaciones, es decir, no les es cómodo pensar en toda aquella infinidad de cosas que podría estar por pasar y son en reflejo a eso un peligro, es más, caemos a veces en el punto de comprender que existen siempre un margen infinito de cosas que nos es imposible prever, y que por tanto, la acción de prever es tan solo un placebo para la sociedad. Esto también lleva a pensar que si esto como un tipo de nihilismo, surge en la sociedad, otro tipo de nihilismo se apoderará de las masas de poder. Esto quiere decir que así como la sociedad se acostumbra al bienestar y deja de pensar en las dificultades que podrían sucederle, aquellos que se encuentra dentro de los estratos de poder también se encuentra de frente con este problema y en determinado punto dejara de ser fundamental, por ejemplo, en el caso de la arquitectura, el enajenarse dentro d la construcción meramente de seguridad, y la divagación que hay en los arquitectos entre la estética y la funcionalidad es una muestra de esto mismo, donde la arquitectura como estética se vuelve parte de ese nihilismo, en el que si dicha casa no es, dentro de lo que cabe, una casa hecha para resistir, hasta cierto punto eso ya no importa.

La idea de que con el siglo vienen las mejores ideas es falsa, lo que existe es una desesperación inmensa por saldar los daños que hemos ocasionado al planeta tierra, las nuevas ideologías y adaptamientos, son maneras de desesperadas de dar soluciones a problemas bien enraizados que dependen de poderes que van más allá del cambio individual. Es decir, las corporaciones. Es difícil imaginar hacer frente a las necesidades corporativas con ideales de rescate natural urgente, no es coherente en ninguna de las expectativas económicas que lo que buscan es ingreso en creces. Se volvió junto con el milenio y la sobre información de todo lo acontecido en el mundo lo que dio a la humanidad mayor conciencia de la realidad a la que se enfrente, de modo que cada día es más necesario para muchas empresas el implantar la idea de la ecología y el ahorro no con los fines originales en sí, sino como mera propaganda; pero esa propaganda o esa necesidad de hablar sobre la naturaleza nace de dichas empresas o nace los ideales de las sociedades que han hecho crecer popularmente hasta hacerlos moldes sociales: querer encontrar entre estas dos posturas cual es primero, es un ejercicio en vano, puesto que como se mencionará posteriormente, el factor social que responde al económico es el factor social que impulsa también al mismo. Una de esas mejores ideas es el intento de regresar a la arquitectura su primicia ecológica de nuestros antepasados, si es que como tal, existió.
Después de la impotencia y la continua recapitulación de hechos que nos recuerdan que es imposible a estas altura re direccionar la posición del humano, la economía y el planeta y es indudable que puede llegar a pensarse que es lo primordial, sin embargo es conciencia casi de todos, que el esfuerzo que se hacer es casi invisible y tan solo puede quedarse al margen de campaña publicitaria para lo que terminara siendo otro producto capitalista ordinario; además de que su utilidad es tan solo ficticia y verdaderamente no hay hasta la fecha ningún proyecto verdaderamente sustentable y que tenga impacto estético y beneficio social. Sin embargo ésta es la manera que encuentra el ser humano contemporáneo para saldar ciertas cuentas con la naturaleza que habita, el comenzar a planear como utilizar su tecnología para salvar su mundo. Un mundo que ya no está en la disposición de ser salvado pues está dispuesto en las manos de quienes muy difícilmente lo van a permitir; así que más allá de las razones nucleares del porque la arquitectura estética es fundamental en un sentido de experiencia existencial, otra de las causas es que es una buena jugada ante la inevitable e inmovible marea capitalista. Afortunada o desafortunadamente, junto con este modelo vienen las riquezas y todo aquello que de tenerlo, se está ignorando lo más importante. La ambivalencia es peligrosa, pues el esfuerzo por alcanzar ésta comodidad otorga finalmente años de cansancio, pues el acceder a tener como hogar una construcción más allá de lo básico, incluye que se tienen los recursos para pagar más de los básico, y eso solo lo tiene la minoría.  

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.9 Kb)   pdf (97 Kb)   docx (13.2 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com