ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Cortesia Policial


Enviado por   •  18 de Septiembre de 2011  •  2.262 Palabras (10 Páginas)  •  5.045 Visitas

Página 1 de 10

La araucana

Poema Épico de la conquista interesante por su tono realista y por las circunstancias de su composición supuestamente la única escrita durante el curso de una guerra "escribiendo muchas veces en cuero por falta de papel y en pedazos de cartas". Sin embargo, la obra no aparenta ser escrita apresuradamente. Compuesta en octavas reales, consta de 37 cantos que abarcan la descripción de Chile, los preparativos para la guerra, las victorias de Lautaro y Caupolicán. Además incluye muchas digresiones como la historia de la hermosa Glaura y Tegualda, narradas al propio Ercilla, quien en ese momento se convierte en personaje de su propio poema. Otro aspecto interesante es la manera en que el autor trata de captar el punto de vista de los caciques indígenas:

"Tomé y otros caciques se metieron

en medio de su destos bárbaros de presto

y con dificultad los despartieron

................................................

y en voz airada, ya el temor pospuesto,

Colocolo, el cacique más anciano,

A razonar así tomó la mano:

Caciques del estado defensores,

Codicia de mandar no me convida

...............................................

mas el amor que siempre os he mostrado,

a bien aconsejaros me ha incitado."

Canto II

Demostrando con ello su intento de penetrar en aquellas almas que tanto fascinación causaron en él, por lo tanto esta simpatía es defendida en su prólogo temiendo posibles críticas al respecto: "y si algunos le pereciere que me muestro algo inclinado a la parte de los araucanos, tratando sus cosas y valentías más extendidamente de lo que para bárbaros se requiere, si queremos mirar su crianza, costumbres y modos de guerras y ejercicio de ella, veremos que mucho no les han hecho ventaja, y que son pocos los que con tan gran constancia y firmeza han defendido su tierra contra los fieros enemigos como son los españoles".No obstante, a pesar del sentimiento de admiración que siente el poeta por el pueblo araucano, éste en el transcurso del poema justifica la guerra como mandada por Dios, sumamente interesante por la perspectiva del autor.

Por otra parte, "La Araucana" intenta superar la monotonía de su estilo mediante el realismo de sus descripciones bélicas. El logro del autor es solamente parcial, pues tiene notoria dificultad en manejar los transcursos de una escena a otra. Es verdad que "La Araucana" no es constante; y no lo es por una razón lógica, ya que, tratando sobre algo tangible, que está sucediendo en el momento, por fuerza la imaginación se ve en ocasiones relegada por la necesidad de ceñirse a la realidad histórica. En lo demás, el poeta historiador se superpone el historiador poeta, y aún cuando se trate de cosas que en realidad sucedieron, pone en ella algo de inspiración poética. Además esta obra fue escrita por la necesidad de que esta conquista no perdiera en el tiempo, pues, ella reclamaba un cronista veraz:

"si causa mi incitó a que escribiese

con mi pobre talento y torpe pluma,

fue que tanto valor no pereciese

ni el tiempo injustamente la consuma"

Canto XII

De esta manera, el sentido de crónica verdadera se anima a través de episodios coetáneos como la de Lepanto, San Quintín y alusiones a la antigüedad con narraciones como las de Elisa y Dido, tal variedad refuerzan el discurso.En consecuencia cabe destacar que "La Araucana" conserva a pesar de estas digresiones la objetividad de la épica española como las del tiempo de la gesta, ya que Ercilla se coloca como testigo de la historia y a la vez que lo dedica a su señor tal poema como si fuera este su único público:

"Suplícoos gran Felipe, que mirada

este labor, de vos sea recibida,

que, de todo favor necesitada,

queda con darse a vos favorecida.

Es relación sin corromper sacada

De la verdad, cortada a su medida;

No despreciéis el don, aunque tan pobre,

Para que autoridad mi verso cobre.

....................................................

Y haberme en vuestra casa yo criado,

Que crédito me da por otra parte,

Hará mi torpe estilo delicado,

Y lo que va sin orden,, lleno de arte;

Así, de tantas cosas animado,

La pluma entregaré al furor de Marte;

Dad orejas, Señor, a lo que digo,

Que soy parte dello buen testigo."

Canto I.

Aunque, Ercilla afirma que se va a relatar la verdad, no significa como se ha dicho anteriormente que se escriba el discurso en la formación discursiva historiográfica. Pero como discurso da suficientes indicaciones de inscripción en el tipo de discurso épico en la formación poética. Es sólo en el nivel de una semántica del mundo en el que se ofrece una variante al cambiar la generalidad de lo verosímil por lo particular de la verdad. Y luego, sabemos que el programa que iniciativamente se había propuesto el autor no se lleva cabo. Y este cambio de perspectiva conducirá a un discurso más épico y poético, ejemplo de ello es la modificación de la primera estrofa del Canto XIX:

"Hermosas damas, si mi débil canto

no comienza a esparcir vuestros loores

y si mis bajos versos no levanto

a concetos de amor y obras de amores,

mi priesa es grande, y que decir hay tanto

que a mil desocupados escritores

que en ello trabajasen noche y día,

para todos materia y campo habría."

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (14.5 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com