ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Sociedad democrática


Enviado por   •  18 de Abril de 2011  •  Informes  •  1.487 Palabras (6 Páginas)  •  838 Visitas

Página 1 de 6

Sociedad democrática

La sociedad democrática.

La recta razón reclama que la sociedad libre, democrática justa y en paz, se asiente en unos valores, derechos y principios, no manipulables, no negociables y válidos para todos. Lo contrario la pondría en serio peligro. Por eso necesita de una base antropológica adecuada. La sociedad democrática es posible en un Estado de derecho, más aún, sobre la base de una recta concepción de la persona. La persona y su dignidad, el hombre, el ser humano, es la base y el fin inmediato de todo sistema social y político, especialmente del sistema democrático que afirma basarse en sus derechos y en el bien común que siempre debe apoyarse en el bien de la persona y en sus derechos fundamentales e inalienables. Principio básico para una sociedad democrática es que "todo hombre es un hombre".

Demos es pueblo

cracia- poder

es una sociedad donde el poder esta en manos del pueblo-

eso funciono con los hebreos (judios) en tiempo de los jueces, pero cuando se eligen gobernantes ya pierdes el poder, porque sus ambiciones se anteponen a los intereses del pueblo

Un pais se considera democrata cuando el gobierno lo elige el pueblo por eleccion (votacion) popular, pero la verdad en los que conozco, los partidos politicos te imponen el candidato, para elegir senadores o diputados, te dan una lista y votas por todos, no puedes seleccionar o discriminar

y así le llamamos democracia-

Hablar de partidos políticos en un sistema democrático, y de la sociedad civil, y ubicarlos en aceras distintas es un contrasentido. Los partidos políticos sirven de enlace entre el Estado y la sociedad civil. De manera que no existe tal diferencia porque la sociedad civil participa políticamente en un sistema democrático a través de los partidos políticos. Un partido político no es otra cosa que la representación política de un grupo de personas de la sociedad civil que coinciden en un modo de ver la vida, en valores, en principios y en ideas, cuyo fin es alcanzar el poder para conducir a la sociedad, de la cual forman parte, en esa dirección ideológica y doctrinal.

Cuando se intenta desprestigiar a una organización política, en el fondo se atenta en contra de un sistema político. En el caso concreto de una organización política democrática, se atenta en contra de los valores democráticos que compendian el contrato social que reina entre los miembros de una comunidad determinada. Se confunde cuando se ataca a una organización política en lugar de hacerlo en contra de quienes en un momento determinado tienen la responsabilidad de conducirla.

Para tratar el tema que aquí nos concierne, Partidos Políticos, Sociedad Civil y Democracia Representativa, rechazamos de plano el hecho de diferenciar a la sociedad civil de los partidos políticos. En nuestro país, se pretende desplazar a los partidos políticos tradicionales sin considerar el hecho de que al debilitar a nuestro sistema de partidos, estamos minando las bases de nuestro sistema democrático. Se pretende impulsar y estimular a nuevos liderazgos y ubicarlos en el terreno de la sociedad civil pero marcando distancia sobre lo que es la política y que es un partido político. Pero como se ha dicho, la sociedad civil puede influir en la dirección en que se conduce políticamente a la nación a través de las organizaciones políticas.

La intención es muy clara. Al profundizar en esa confusión, nuestro liderazgo emergente rechaza a la política como una actividad que está al servicio de la gente y al mismo tiempo rechaza la idea de participar a través de partidos u organizaciones políticas. Hay mucho marketing en esto. Pero queda el camino despejado para terminar con la democracia representativa y se desarticula la capacidad de organizarse políticamente al nuevo liderazgo que emerge en nuestro país. Se ataca a las organizaciones políticas tradicionales para desprestigiar al sistema de partidos y en una jugada maestra, se confunde lo nuevo con lo viejo y el resultado es que lo viejo está casi liquidado y lo nuevo no termina de nacer. En consecuencia, actualmente en Venezuela no existe un sistema de partidos que pueda organizar políticamente a un sector importante de la sociedad civil y existe un rechazo total de la sociedad civil hacia lo político y hacia los partidos, nuevos o viejos. De igual forma, la gente está desasistida políticamente y nos domina un estado todopoderoso que confunde con el término de democracia participativa y que no representa a las mayorías, y las minorías que son las mayorías, no se atreven a organizase políticamente

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (9.3 Kb)   pdf (73.9 Kb)   docx (11.5 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com