ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

UN MUNDO LUMINOSO


Enviado por   •  5 de Octubre de 2012  •  1.886 Palabras (8 Páginas)  •  284 Visitas

Página 1 de 8

CRÓNICA

“UN MUNDO LUMINOSO”

La vida en una semilla y mi vida dentro de ella. Pero que bonitas palabras, fáciles de decir y difíciles de entender, alguien me ha enseñado a valorar lo que vivo hoy y que quizá el día de mañana no vuelva a pasar, saben...quiero contarles un poco de las tantas cosas que me enorgullecen de mi municipio, me refiero a Tlaxcoapan, Hgo. : “sobre el río del juego de pelota” significado de origen Náhuatl. Su historia se desenvuelve en algunas crónicas de época precolombina y sus fundadores fueron los Aztecas. En el siglo XVII esta población formaba parte de Teotlalpan, luego de la llegada de los españoles el pueblo fue evangelizado por los frailes franciscanos, por eso las personas empiezan a practicar la religión católica; por cierto somos el 95% de los habitantes de este municipio que practicamos dicha religión y sólo el 5% ejercen otras. Bueno sabemos que algunas tradiciones tienen influencia con el tipo de religión, más bien dependiendo de las personas que lleguen o no a involucrarse en eventos que van celebrándose desde hace tiempo.

Les contaré que a finales del mes pasado (el último sábado de abril del 2011) fui con mi familia a dar la vuelta, salimos algo tarde de mi casa, entre las 6 y las 7 pm.; papá me dijo que llevara suéter que al regresar podría tener frío, me apresuré para que no me dejaran aunque aún no sabía cual era nuestra dirección, al salir abordamos en la esquina la combi que tiene como destino Tlaxcoapan y durante el recorrido escuché a dos señoras platicando muy emocionadas sobre la feria de las “espigas”, entonces me nacieron muchas dudas, creo que no conocía esa feria o quizá no la recordaba, llamó mi atención su platica y seguí escuchando, cuando todavía faltaba para llegar a la parada donde íbamos a bajar, el chofer dijo que la calle estaba cerrada y nos bajamos un poco retirado del centro, tuvimos que caminar, le pregunté a papá que ¿por qué íbamos a la celebración?, él me contestó que sólo así las tradiciones seguirán vivas y que podremos fortalecer la cultura, que era algo importante, bueno más que una de las fiestas cuando salgo con mis amigas, eso dijo y creí que sólo era para ya no hacer mas comentarios y mejor me quedé callada.

Mi sorpresa vino unos momentos después, fijé mi atención completa en esa portada, una belleza impresionante sin dudar, con colores vivos y repleta en su totalidad de trigo seco tan reluciente, bonita, decorada y luminosa que tenía frente a mis ojos, admiré todo de ella pensé rápidamente en la creatividad y paciencia de las personas que la elaboraron, me dejé llevar por las luces y colores que acompañaban a los adornos de trigo, era muy alta, podía pasar debajo de ella un camión, como el que maneja mi tío, lucía material que en su mayoría era el trigo aunque hace años dejó de cultivarse aquí en el municipio, abandoné todo lo demás a un lado, ya ni siquiera escuchaba lo que decían los demás , eran muchas las personas que caminaban por la calles mientras otras marchaban en filas con estandartes de tela blanca con imágenes y frases religiosas, asisten a este evento aproximadamente 10,000 personas, favorecidos con la visita de turistas hidalguenses, así como de otros estados de la República Mexicana, el pueblo de Tlaxcoapan los recibió con cariño y con los brazos abiertos especialmente por tratarse de una festividad tan importante ya que comenzó desde el año de 1925, gracias a la inquietud del entonces párroco Francisco Campos, quién en coordinación con el grupo religioso Adoración Nocturna Mexicana dio inicio con esta procesión; la tradición se ha mantenido viva hasta nuestros días.

Luego de las portadas brillando por lo alto de las casas, también destacaban las calles adornadas con aserrín pintado formando alfombras muy bonitas, largas, finas y muy bien formadas que cubrían el suelo como cubre el rocío a la mañana, los arreglos de flores tenían un olor alucinante que envolvía en el espacio, las figuras alusivas al agradecimiento a Dios por las cosechas de este año eran impresionantes; hechas de bambú, decoradas con diamantina dándoles un toque muy luminoso, unas contenían frases profundas, en fin…mis ojos lograban ver mas allá de esas imágenes plasmadas, entré en un mundo de imaginación y quería sentir la textura de aquellos colores en el aserrín y la anilina que utilizan cuidadosamente para pintar y decorar el arte que estaba viviendo, que me hizo volar estando de pie, hasta se me quitó el sueño que empezaba a sentir, no podía creer que ese trabajo tan maravilloso pudiera tener tanta exactitud, en cada granito de anilina brillaba una luz que inundaba de color todas las miradas. Los tapetes, las portadas, los estandartes, los cohetes pirotécnicos, la gran multitud de gente, los juegos mecánicos, las luces en las calles, los antojitos mexicanos hacían de la feria, lo mejor de esa noche.

Cuando empezó la procesión, tomé la mano de papá fuertemente y estaba dispuesta a no soltarla hasta que terminara, la gente organizaba un sinnúmero de cantos, oraciones y agradecimientos que al caminar cerca de los seis kilómetros, ni siquiera te dabas cuenta de la distancia por que tus pies no podían cansarse, te mantenía fresco y vivo el espíritu de celebrar. El recorrido empezó por la parroquia, continuó en Álvaro Obregón, la calle Reforma, Avenida El Ejido, pasaría por Santos Degollado, Francisco I. Madero, Emiliano Zapata, seguiría con Artículo 123, 16 de Septiembre, Melchor Ocampo, Avenida Hidalgo y al final concluir nuevamente en la parroquia, donde se llevó a cabo la ceremonia de adoración.

Luego, cuando caminábamos pude observar como las demás personas rezaban con fé, como avanzaban con la mirada hacia enfrente y algunas mamás sujetando de la mano a sus hijos como yo me sujetaba de mi papá. Miré hacia arriba y vi como llegó un cohete hasta el cielo, boom tronó y las luces caían en dirección a nuestros cuerpos, cerré los ojos, tenía miedo de sentir las chispitas, volví a mirar y ya no había nada… recordé que en la escuela el profesor de ecología nos hablaba sobre contaminación y me di cuenta que es cierto, nosotros hemos provocado los daños que ahora estamos sufriendo, ese detalle lo quería comentar con papá pero... ¿Dónde estaba?, que distraída, no sentí cuando dejá de sujetarla, vi hacia un lado, luego hacia el otro, no estaba por ninguna parte, se perdió, bueno creo que yo me perdí… hice un gran esfuerzo por llegar a la orilla y sobre la banqueta seguí buscándolo, no lograba verlo entre tanta gente. Saqué de la bolsa de mi chamarra mi celular e intenté comunicarme con él, estaba nerviosa, la batería de mi teléfono casi se terminaba, no podía dejar pasar más tiempo, sonaba la llamada, sonaba, sonaba y cuando casi me mandaba a buzón, contestó preguntando ¿dónde estas? Le dije que iba en dirección hacia el centro que lo veía en la entrada de la tienda de autoservicio, él me dijo que si, que iba para allá y que se apaga mi celular, sabía que debí cargarlo antes de salir de casa, llegué a la tienda, cuando lo esperaba casi terminaba el recorrido por que alcancé a ver hasta delante de todas las personas al Obispo de la Diócesis y el Sacerdote, estaba por empezar la ceremonia de adoración, las campanas comenzaron a sonar, los cohetes cubrían el cielo con pequeñas estrellitas de colores.

Mi papá estaba tardando, comenzaba a sentir frío, de repente que algo chocó por mis zapatos, a mis pies llegó un volante de publicidad que tenía escrito el título: “GRAN FERIA DE LAS ESPIGAS” luego todos los detalles de los eventos y horarios, en la parte inferior; unas letras chicas que decían “El gobierno municipal, encabezado por José Antonio García García, realiza los trabajos de difusión necesarios para promover el festejo como un atractivo turístico”, si, eso me imaginé al principio de todo alguien debía haber organizado dicho evento, aunque el Presidente sólo haya otorgado el permiso para favorecer la derrama económica del Comercio Local.

Por fin, mi papá llegó, detrás de él mis hermanos y mi mamá…le dije que sentía lo sucedido que me distraje mirando el cielo, ya todo había pasado. Descansamos un rato en el centro, ya la gente regresaba a sus casas y aunque nosotros no pensábamos quedarnos a la misa que empezaría a la 1:00 am, si queríamos seguir disfrutando la fiesta. Fuimos a comer sopes y tomamos refresco, la banca alcanzaba para toda mi familia, creo que al final de la tarde lo mejor era eso, estar bien con las personas que siempre te acompañan.

De regreso a casa…Le dije a papá que no había estado en esa feria antes, y quería que me prometiera volver conmigo el próximo año, que esa experiencia es genial y vale la pena, me dijo que así sería, que me falta mucho por vivir, que mi vida apenas comienza y que al igual que él yo seguiría manteniendo viva esa bonita tradición, porque es un festejo de los más importantes de la región y que cumple los 85 años de realización. De nosotros depende… ¿Cuánto tiempo más durará?

Mi pregunta no es ¿cuánto tiempo mantendré vivo un festejo? si no ¿podré heredar estas costumbres a mis hijos?. Es muy difícil que en la actualidad los jóvenes se interesen por este tipo de festejos, ya no suelen salir con los papás como antes era ya, casi un hábito, ahora la juventud se ha vuelto muy independiente o bueno, eso es lo que creen porque en realidad siguen dependiendo de sus padres. He encontrado un pensamiento corto que dice: “se podrían engendrar hijos educados si los padres fuesen educados”… queda claro que ante cualquier situación esta el ejemplo, es algo que los padres deberían comprender más a fondo, las actitudes, hábitos, costumbres y educación que presentan los hijos son el reflejo puro de lo que se vive en casa, quisiera hacer un llamado a los padres que estén más pendientes de la formación de sus hijos, como personas y ciudadanos, que eduquen de buena manera, que adopten la costumbre de mantener vivas estas tradiciones, estos festejos que tanto me enorgullecen de mi municipio, que el día de mañana ellos puedan heredarlas a sus hijos, que se refuercen y que no mueran cada día.

Es de suma importancia hablar de las tradiciones y costumbres, ya que es algo que nos representa, identifica y distingue de otra región, de igual manera puede considerarse más amplio el turismo; que la gente conozca de las artesanías, bailes, música, comida y vestimenta de la que podemos disfrutar, me refiero a que son más que una necesidad, más bien considero estos factores como complementos para que una persona pueda estar bien, al gozar de la comida nos daremos cuenta que, como los “antojitos mexicanos” ningunos, créanme hay miles de cosas que se podrían nombrar por las cuales somos únicos, por las cuales somos hidalguenses y pertenecemos a una Nación Mexicana. Que no se queden atrás las hermosas costumbres; es algo que quisiera pedir, aunque solo necesitamos de voluntad para asistir a un evento de tal importancia, la primera vez que asistan les aseguro que no les será suficiente, querrán volver y nacerá el deseo de formar un mundo luminoso.

...

Descargar como  txt (11.1 Kb)  
Leer 7 páginas más »
txt