ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

ORIGEN Y EVOLUCION DE LA TIERRA Y LA VIDA: CIENCIA, RAZON Y FE.


Enviado por   •  3 de Abril de 2012  •  3.562 Palabras (15 Páginas)  •  1.366 Visitas

Página 1 de 15

INTRODUCCION

El siguiente escrito está dedicado a comentar las diapositivas que presentó el Profesor Valdez, Francisco; en su conferencia sobre la “TIERRA: CIENCIA, RAZON Y FE”. A lo que puedo discernir y respetando su forma de ver el origen de la tierra y la vida con su constante evolución, me tomo la atribución de dar mi opinión al respecto y a su vez cualquier diferencia, error u omisión respecto del contenido de la conferencia, por supuesto, se debe a mi única responsabilidad y pido anticipadamente disculpas por ello.

A mi entender la tierra, la vida y la evolución de ambas se argumentan en dos enfoques distintos, uno puramente científico y el otro bajo la perspectiva de la fe. Con esta idea como directriz, espero no haber tergiversado el pensamiento o la instrucción que el Profesor quiso aleccionar.

El hombre desde la antigüedad ha tratado de entender el origen de la vida, buscando una explicación en sus creencias religiosas, filosóficas o en sus conocimientos científicos. Debido a que la respuesta a esta pregunta se puede abordar de muchas maneras, ha sido muy difícil convergir en una única respuesta, especialmente porque muchas de ellas no pueden ser probadas. Sin embargo, el estudio del origen de la tierra y la vida humana desde un punto de vista biológico, nos presenta hechos científicos más concretos y menos subjetivos (pero no exentos de errores), que permitirán describir y analizar las formas que ha utilizado el hombre, a través de la historia, para descifrar el origen de la tierra y de la vida.

Finalmente, proporcionare mi visión científica-cristiana del origen de la tierra y la vida humana. También haciendo enfoque en la constante evolución del desarrollo que ambas tienen para tratar de mejorar la convivencia de los seres humanos y su pro y contra que estos cambios ocasionaran con los años. Aunque con el pasar del tiempo hemos ido degenerando nuestra madre tierra por la constante competencia en que vivimos para cada día ser mejor entre nosotros y sin darnos cuenta que estos cambios nos afectaran a todos los seres vivos del planeta.

ORIGEN Y EVOLUCION DE LA TIERRA Y LA VIDA:

CIENCIA, RAZON Y FE.

Según científicamente la tierra fue creada por una extensa mezcla de nubes de gas, rocas y polvo en rotación. Estaba compuesta por hidrógeno y helio surgidos en el Big Bang, así como por elementos más pesados producidos por supernovas. Hace unos 4.600 Millones de años, una estrella cercana se transformó en supernova y su explosión envió una onda de choque hasta la nebulosa protosolar incrementando su momento angular. A medida que la nebulosa empezó a incrementar su rotación, gravedad e inercia, se aplanó conformando un disco protoplanetario (orientado perpendicularmente al eje de rotación). La mayor parte de la masa se acumuló en su centro y empezó a calentarse, pero debido a las pequeñas perturbaciones del momento angular y a las colisiones de los numerosos escombros generados, empezaron a formarse protoplanetas. Aumentó su velocidad de giro y gravedad, originándose una enorme energía cinética en el centro. La imposibilidad de transmitir esta energía a cualquier otro proceso hizo que el centro del disco aumentara su temperatura. Por último, comenzó la fusión nuclear de hidrógeno a helio, y al final, después de su contracción, se transformó en una estrella el Sol. La gravedad producida por la condensación de la materia, que previamente había sido capturada por la gravedad del propio sol, hizo que las partículas de polvo y el resto del disco protoplanetario empezaran a segmentarse en anillos. Los fragmentos más grandes colisionaron con otros, conformando otros de mayor tamaño que al final formarían los protoplanetas. Dentro de este grupo había uno situado aproximadamente a 150 millones de km del centro la Tierra. El viento solar de la recién formada estrella arrastró la mayoría de las partículas que tenía el disco, condensándolas en cuerpos mayores. A grandes rasgos, hoy podemos decir que la materia visible del universo está formada en un 99 % por Hidrógeno y Helio. El 1% restante corresponde a los elementos más pesados a los cuales, en conjunto, los astrónomos designan como “metales”. Su abundancia relativa, temperatura de formación y el tiempo en el cuál se formaron, con los datos actuales y aceptando la hipótesis de la “inflación“, podemos resumir la historia del universo.

El panorama que hemos presentado hasta aquí se deriva del método científico. Según este método, las teorías son confirmadas o abandonadas si los resultados de los experimentos y observaciones sobre la realidad no verifican las conclusiones que se han anticipado. En ocasiones, esos mismos experimentos proporcionan datos novedosos que no encajan en las teorías existentes y que requieren nuevas formulaciones. En su conjunto, el desarrollo de este método implica un proceso interactivo donde teoría y experiencia se modifican mutuamente hasta lograr avances en nuestra cosmovisión, que recién cuando se logra la síntesis consideramos como segura. Una seguridad relativa, que se mantiene dentro del marco de validez en el cual las ideas han sido comprobadas.

El concepto de Universo que analizaremos en esta segunda parte proviene de fuentes muy distintas a la ciencia. En este caso, los conceptos sobre los cuales se debe razonar (y que como veremos, llaman a obrar en consecuencia), provienen de una experiencia espiritual en cuyo inicio se sitúa Dios mismo. Y Dios no es una idea filosófica. Para todos los monoteístas es una Persona. Es el Ser por excelencia, el único Ser Necesario, según el mismo se nos ha revelado: Dios es el que Es, es decir, el único ser que Es por sí mismo. Los demás somos seres contingentes, creados por Él. Cuando afirmamos que somos seres contingentes, no introducimos ninguna novedad respecto de la visión anterior: para la ciencia, esto también es una evidencia. El hombre no ha creado el universo ni se ha creado a sí mismo, y por lo tanto, respecto de la naturaleza también somos contingentes. Pero en nuestra concepción religiosa hay una diferencia fundamental, Dios se sitúa por encima de la naturaleza, es tanto Creador de la naturaleza como Creador nuestro. En este sentido Dios es superior al destino, a diferencia de otras religiones de la antigüedad que, como la griega, suponían a sus dioses sometidos a éste. El punto de partida, nuestra primera afirmación en este camino es, entonces, nuestro reconocimiento personal y la aceptación (al menos), de la posibilidad de existencia de ese Ser. Sin este paso no podemos avanzar ni entender la nueva concepción del universo que nos plantea la fe.

Ese paso de afirmación

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (20.7 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com