ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Análisis y opinión de “Los demonios del Edén” de Lydia Cacho


Enviado por   •  9 de Enero de 2019  •  Ensayos  •  2.324 Palabras (10 Páginas)  •  32 Visitas

Página 1 de 10

Martínez Serrano Saúl, 614

Número de Cuenta: 317173635

Análisis y opinión de “Los demonios del Edén” de Lydia Cacho

El libro titulado “Los demonios del Edén” nos muestra la otra cara de la moneda de lo que es la pornografía infantil debido a que siempre los medios nos muestran superficialmente la información, las pruebas y por supuesto las consecuencias de lo que es estar en el horrido mundo de la prostitución infantil.

A lo largo de este libro podemos conocer muchas de las cosas que se le ocultan al público en general acerca de la pornografía infantil; la cual no sólo involucra al agresor y a la víctima sino también a los familiares y personas cercanas a la víctima, personas influyentes y cercanas del agresor, y por supuesto la serie de injusticias que quedan impunes ante las víctimas y el público en general

Todos los temas que en este libro se presentan son muy complejos pues no solo nos relatan la historia de los afectados sino también la psicología con la cual el agresor es capaz de manipular a sus víctimas para poder obtener lo que quiere.

Además de que como mexicanos tenemos una noción de cómo funciona la justicia en México podemos darnos cuenta más a fondo que muchas veces los agresores tienen influencias y por lo tanto la opinión pública ya no lo juzga a él sino a las víctimas. Lo cual poniendo todo eso en contexto ya no sólo nos presenta un problema acerca de una violación sino también acerca de explotación, extorsión, manipulación, corrupción e impunidad.

A lo largo del libro conocemos la vida del agresor en este caso es Jean Succar Kuri, un empresario de origen libanés pero que desde muy joven llegó a México con grandes ambiciones y deseos de prosperar en este país. Durante su larga estancia en México y más precisamente en Cancún, Quintana Roo además de lograr amasar una gran fortuna fue capaz de controlar y operar una red de pornografía infantil alrededor de 20 años sin que las autoridades pudiesen hacer nada al respecto debido al desconocimiento de la situación.

Una vez hechas las declaraciones en contra de Jean Succar Kuri, la PGR y la PGJE empezaron una investigación en contra de libanés. Pero durante ese proceso de investigación ocurrieron muchas anomalías que obstruyeron su progreso, tales como, las constantes confrontaciones entre una procuraduría y la otra lo cual significó un atraso en las investigaciones acerca del caso Succar. Además de los distintos nexos de Jean Succar Kuri con algunos de los funcionarios de distintas instituciones en el estado de Quintana Roo con los cuales promovía su negocio y por supuesto los hacía cómplices de las atrocidades que realizaba el libanés con las menores de edad puesto que sus colaboradores, al igual que él, disfrutaban de tener sexo con las niñas y niños menores de 15 años.

Durante esta investigación es evidente la complicidad y el encubrimiento que tienen los funcionarios con Succar Kuri en cuestión de todas las acusaciones que se le hicieron.

En esta investigación se nos relata la historia de Emma una joven de 20 años que es una de las tantas víctimas de Jean y que a finales del año 2004 decidió denunciar a su agresor. A lo largo del libro conocemos la historia de ella y de otras tantas víctimas quienes cayeron en los juegos manipuladores de su tío Johnny (coloquialmente llamado así por los niños a los que explotaba).

Su modus operandi consistía en encontrar a las candidatas o candidatos ideales para su explotación y posteriormente envolverlos en sus redes por medio de regalos que supuestamente el señor le daba a los niños y a sus familias por lo enternecido que estaba él y su esposa con los niños además de su buena voluntad. Posteriormente los llevaba a sus Villas o al hotel a nadar en la piscina o a ver películas en su habitación donde posteriormente los amenazaba, extorsionaba y manipulaba para que hicieran lo que él quisiera.

De esta manera violaba a las niñas y niños para después grabarlos y hacerlos ver los vídeos que él filmaba con la amenaza de que si decían algo tanto ellos como sus familias iban a caer presos debido a que nadie iba a creerles y él siempre saldría inocente. Los niños al mantenerse en silencio por tanto tiempo sufrieron secuelas psicológicas por los abusos los que eran víctimas.

Para su esposa y demás personas dentro de su círculo social eran normales estas conductas de Jean, quién tenía unos gustos predilectos por el sexo con niños de todas las maneras posibles ya fuera con él, entre ellos o entre  sus amigos.

El caso Succar es muy complejo debido que todos proceso desde la investigación hasta el juicio hubieron muchísimos factores que pusieron en duda la credibilidad de las autoridades mexicanas conforme a la seriedad y seguimiento de la investigación puesto que a pesar de que se reunieron las pruebas suficientes en contra de Succar Kuri, durante mucho tiempo por alguna extraña circunstancia era imposible detenerlo.

A pesar de que la procuraduría General de Justicia del Estado tenía las pruebas suficientes para aprehender, juzgar y castigar a Succar Kuri; la información llegó a oídos del empresario libanés quien pudo escapar sin ni siquiera tener una orden de aprehensión en su contra.  No sin antes haber declarado en una grabación oculta las atrocidades que cometía con los niños, pero también escudándose en qué él no era el culpable que todos los niños sufrieran lo que les hizo, sino que ellos se quedaron porque quisieron e hicieron lo que hicieron por gusto, no porque él los obligará.

En  ese momento lo que deja ver claramente que gente dentro de la investigación colaboraba también con él o con esa misma información intentaron sobornarlo para que las pruebas y la investigación jamás salieran a la luz.

Parecía que el agresor se había salido con la suya al escapar de las autoridades mexicanas; después de un tiempo los medios de comunicación comenzaron a hostigar y a juzgar de la peor manera posible a las víctimas, quienes perdieron su anonimato al haber confiado ciegamente en Leidy Campos quien manipulo a Emma y prosiguió con el proceso a su gusto prohibiéndole a la víctima hablar con su abogada lo cual dificultó la demanda que se le imputó al libanés.

Leidy Campos mostró públicamente la evidencia a los medios de comunicación, en donde se veían los rostros de algunas víctimas. Pasados algunos días Emma pidió de la manera más atenta a los medios de comunicación que se concentrarán en el violador y no en las víctimas, que lo juzgaran a él y no a las víctimas lo cual dejaban en clara evidencia el afán de los medios periodísticos mexicanos por querer vender noticias así fuese violando los derechos humanos de las víctimas.

Dentro de mi opinión consideró que fue una pésima decisión por medio de los comunicadores el hecho de hostigar y sobre todo blasfemar acerca de los afectados siendo que deberían de haber estado ahí cuando las víctimas los necesitaban.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (13.6 Kb)   pdf (91.5 Kb)   docx (15 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com