ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

No Oyes Ladrar Los Perros


Enviado por   •  29 de Marzo de 2013  •  543 Palabras (3 Páginas)  •  1.269 Visitas

Página 1 de 3

No Oyes Ladrar Los Perros

En el cuento no oyes ladrar los perros, el autor nos releva el problema social de la delincuencia juvenil y los conflictos de una familia de clase pobre, describiendo la relación de un padre y un hijo con problemas. Relación deteriorada por las consecuencias de los actos delictivos de su hijo y que en nuestra sociedad o en cualquiera otra sociedad existe este tipo de problema social.

El autor narra el cuento como un dialogo entre padre e hijo que luego se convierte en un monólogo. El hijo llamado Ignacio y el padre como el viejo, representando así la autoridad, la vejez y el sacrificio de un padre viejo cansado de llevar a su hijo en sus hombros porque necesitaba un doctor.

En el cuento menciona otros personajes como su difunta esposa, y el compadre Tranquilino, padrino de Ignacio y nombre que el autor lo representa con tranquilidad

o significado de calma. El autor da el nombre de Tranquilino como contradicción de lo pacifico que era el compadre representado por el nombre a lo malvado que era su ahijado por delincuente. Además, menciona a los perros aunque no son un personaje representa la meta de llegar al pueblo, la desesperación del padre o tal vez representaba la libertad de un padre cansado de los problemas de su hijo problemático.

El autor narra en el cuento "Todo esto que hago, no lo hago por usted. Lo hago por su difunta madre, porque usted fue su hijo". En realidad el padre lo hacía por el amor que sentía por su difunta esposa. Además, se refería a su hijo con la palabra “usted”, como si fuera un desconocido por el odio que sentía por su hijo por todo el daño que hizo robando y matando gente buena, inclusive a su padrino. El punto decisivo es el momento cuando el padre habla sobre la madre de Ignacio y que maldice la sangre que tiene de él y le dice que para él ya no es su hijo. Pienso que en el fondo todavía quiere a su hijo porque se pasaba preguntándole a su hijo “fíjate si no oyes ladrar los perros” lo cual puede significar darle esperanza y el ánimo para llegar a Tonaya, pueblo donde decían que había un doctor para curarles las heridas o para mantenerlo despierto y saber que su hijo aún está con vida.

En conclusión, el dialogo por todo lo largo del camino es una retrospectiva de la vida de su hijo desde que nace hasta que muere donde expresa un conjunto de emociones de sentimientos, temores y de conciencia. En este cuento el entorno social esta marcado por la clase baja, pobre y trabajadora donde viven en un lugar no desarrollado y distante. La vida de Ignacio como delincuente, es la vida de cualquier joven actual criminal de cualquier sociedad, mas bien, de clase marginal, que roba o mata porque hay una necesidad para sobrevivir o simplemente estamos en una sociedad individualista y materialista donde la delincuencia en nuestros

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (2.9 Kb)  
Leer 2 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com