ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Libro 11 De Las Confesiones De San Agustín


Enviado por   •  27 de Abril de 2015  •  2.226 Palabras (9 Páginas)  •  491 Visitas

Página 1 de 9

Ensayo de Seminario de Filosofía: Libro 11 de las Confesiones de San Agustín

Epígrafe: “En ti alma mía mido los Tiempos”. –San Agustín.

• INTRODUCCIÓN:

En el presente trabajo pretendo realizar una síntesis de lo que contiene el Libro XI. A lo largo de treinta y un capítulos se desarrolla principalmente el problema del tiempo; inicia con la oración de Agustín en la que pide a Dios someter su inteligencia a la verdad y hacer un buen uso de las Escrituras y jamás llegar a mentir; así, expresa que su deseo es el de buscar el reino y la justicia de Dios y se adentra entre alabanzas y reconocimientos al tema de interés.

Lo primero que pone en consideración es cómo se hizo el cielo, la tierra y todo cuanto existe; ante esto afirma que “somos, porque hemos sido hechos; no éramos antes de que existiéramos, para poder hacernos a nosotros mismos” con esto sostiene que Dios es el autor de todo, el eterno, bueno, hermoso, ser y creador.

Posteriormente se pregunta cómo es que hizo Dios todo, respecto a lo que concluye que fue por medio de su palabra que también es Dios, y que ha hablado por medio de su Evangelio, considerándose agraciado por comprender este conocimiento en el que se halla la Verdad eterna, el Principio y la Sabiduría. De esta manera orienta su escrito hacia el tema del tiempo, hace referencia a la eternidad de Dios y responde lo que algunos se preguntan: ¿qué hacía Dios antes de crear todo?, diciendo que el tiempo es una medida y que Dios es eterno presente, Dios no cambia, es el mismo.

El tiempo fue creado por Dios, por esto dice Agustín, “ni pudiesen pasar los tiempos antes de que hicieses los tiempos”. Dios existe antes del tiempo, porque él no es temporal, él es permanente. Posteriormente se preguntará que es el tiempo y tristemente se da cuenta que muchos utilizan ese término pero no saben realmente lo que es; con esto se desprende el problema del pretérito, presente y futuro, en el que se dice que el pasado ya no existe y el futuro aún no es, y si es siempre presente nos encontramos en la eternidad.

Haciendo una larga reflexión Agustín concluye que “es claro y manifiesto que no existen los pretéritos ni los futuros, ni se puede decir con propiedad que son tres los tiempos: pretérito, presente y futuro; sino que tal vez sería más propio decir que los tiempos son tres: presente de las cosas pasadas, presente de las cosas presentes y presente de las futuras”, lo que se puede ubicar como memoria (pasado), visión (presente) y expectación (futuro). Esto es lo que propone Agustín como solución.

Respecto a la ontología el libro presenta claramente que es Dios el que da el ser y se presenta una estructura de éste: “tú diste cuerpo al artífice; tú creaste el alma que manda a los miembros; tú la materia, de que hace algo; tú el ingenio, con que alcanza el arte y ve interiormente lo que hace fuera; tú el sentido del cuerpo”.

De epistemología se puede encontrar que en Dios están escondidos todos los tesoros de la sabiduría; en diversas ocasiones se menciona a Dios como única verdad y fuente de conocimiento, pues Dios es el que da la iluminación para que el hombre entienda. Al final Agustín dice respecto a esto: “me estabilizaré y solidificaré en ti, en mi forma, en tu verdad”, pues Dios es el que concede la verdad a los hombres y su verdad es la de las Escrituras.

• Desarrollo:

En este texto se nos plantea el tema de la libertad humana, y se nos propone la tesis de que el hombre es capaz de forjarse a sí mismo. En el desarrollo del mismo texto surge el problema de cómo puede el hombre utilizar todo su potencial. En la lectura del texto encontramos una serie de conceptos importantes cuyo análisis clarificará el significado de este fragmento. De entre ellos queremos destacar los términos: hombre y naturaleza.

HOMBRE: Pico presenta una revolucionaria visión del hombre, a quien concibe como un gran milagro y un animal admirable. Para Pico lo que hace que el hombre sea ese ser milagroso y único es el hecho de ser radicalmente libre y, en consecuencia, «modelador y escultor de sí mismo», eligiendo para sí la forma que prefiera. La creación del hombre por Dios no está vista como una condena o una tragedia, sino como una gozosa realidad que abre ante el hombre infinitas posibilidades para ser lo que él quiera. Este enfoque de la libertad determinará, entre otras cosas, una nueva relación del hombre con Dios. Para Pico el hombre es un ser único y exclusivo constituyendo un mundo por sí mismo al margen y fuera de la jerarquía de los otros tres mundos que son el angélico, el celeste y el terrestre.

NATURALEZA: Puede significar el modo de ser de algo, pero, en el texto que nos ocupa Pico se refiere al conjunto de cosas que encontramos en el universo y que no han sido afectadas por las manos del ser humano. El fragmento objeto de nuestro análisis pertenece a la obra Sobre la dignidad del hombre (Oratio). La Oratio recoge el pensamiento de Pico sobre su concepción antropológica. Fue compuesta en el año 1484 para que sirviese como discurso introductorio a la gran disputa que iba a tener lugar en Roma. Pero, al suspenderse ésta por parte de Inocencio VIII, la Oratio no fue nunca pronunciada ni publicada en vida del autor. Dos años después de la muerte de Pico fue publicada por su sobrino Gianfrancesco como un escrito de menor importancia.

En la Oratio se realiza un estudio del ser humano en su relación con Dios. Pico sostiene que Dios crea al hombre para que éste admire su obra, se pregunta el autor si las acciones de hombre son libres o están determinadas por Dios y llega a la conclusión de que el hombre es libre. El trabajo iniciado en la Oratio continúa en dos obras: Heptacclus y Disputations. En cuanto al momento histórico en que se desarrolla la obra de Pico de la Mirándola, la definición más acertada de esta época Florentina, es luminosa y trágica a la vez, atormentada por ciertas catástrofes: cisma de Occidente, caída de Constantinopla y amenaza exterior a la cristiandad, guerras internas, miseria, etc. Florencia muestra por un lado todo su resplandor pero oculta bajo ella toda una lacerante realidad que permite entender las denuncias de los filósofos de la época. Constantinopla ha caído en poder de los turcos.

Existe un constante estado de guerra. Pico propone una paz perpetua entre los distintos estados. Propone la búsqueda de la paz que estará inspirada

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.7 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com