ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Los contenidos del capítulo "La era planetaria"


Enviado por   •  1 de Septiembre de 2014  •  577 Palabras (3 Páginas)  •  307 Visitas

Página 1 de 3

Este capítulo habla de diversos descubrimientos que dieron inicio a lo que el autor denomina “La era planetaria”; el ser humano se da cuenta de la complejidad del Globo Terráqueo, que no está sólo, es redondo, no es el centro del Universo, sino que es uno de los ocho planetas que giran alrededor del Sol y al mismo tiempo que realiza este movimiento también gira sobre su propio eje (movimientos de rotación y traslación).

En esta época surgen las conquistas coloniales, donde las naciones europeas, aun comprendiendo que son parte de un todo, imponen su cultura sobre otros territorios, teniendo como ventaja la ciencia y tecnología. Países europeos como Inglaterra, Francia, Alemania. España y Portugal implantan su religión, idioma, ideales y rasgos culturales a civilizaciones que van dominando.

Cuando se trata de arte, música, literatura, pensamiento, la mundialización cultural no es homogeneizante. ya que las obras de un país, al ser llevadas a conocer a otros países, sirven de inspiración a artistas para nutrir sus trabajos y con ellos la cultura de sus países.

Morin considera que los actos bélicos es lo que más une a la humanidad, explicando cómo reaccionaron las entonces potencias mundiales en la Primera Guerra Mundial, donde todo inició con el asesinato del Archiduque de Austria-Hungría Francisco Fernando. Dicho suceso desencadenó una guerra en donde el propósito era meramente la conquista territorial.

En el segundo capítulo, llamado “El carnet de identidad terrena” plantea que en la antigüedad el ser humano tenía la creencia que la tierra era plana y el centro del universo, donde el Sol y los demás planetas giraban sobre el eje de la Tierra.

Más tarde los astrónomos descubrieron el Universo en su complejidad, que no solamente giramos alrededor del Sol, sino que estamos dentro de un Sistema Solar, mismo que pertenece a una de las millones de galaxias de las que se compone el Universo. Incluso el autor cita a Stephen Hawkins, una de las mentes más brillantes de nuestra época, quien en su teoría de cuerdas sostiene que el Universo se creó de una gran explosión, y la vida viene de ella misma.

Con estos nuevos conocimientos, la humanidad se percató que habitamos en un Planeta pequeño a comparación del Universo, con recursos que se pueden terminar y no es posible recuperar. Además, el ser humano no sólo se ha adaptado al entorno, sino que tiene la capacidad de adaptar al entorno a él mismo, lo que lo lleva a ser la especie dominante sobre la Tierra, y la más peligrosa.

El autor reflexiona sobre la necesidad de que cada individuo reconozca sus raíces terrestres; es decir, tenga conciencia de que pertenece a la tierra, de que la misma es su casa, donde está todo lo que ama, su vida, sus hijos, sus muertos, por lo cual debe conservarla y cuidarla y por ende debe crear una conciencia planetaria, esa tierra nos da un techo, una

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (3.5 Kb)  
Leer 2 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com