ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Padre Rafael Garcia Herreros


Enviado por   •  20 de Octubre de 2012  •  358 Palabras (2 Páginas)  •  1.007 Visitas

Página 1 de 2

El ser humano, ante todo, es un actor. Su condición fundamental, la acción, por una característica de su esencia que es la mundanidad. Evidentemente, ser hombre es ser en el mundo. Pero esta afirmación demanda dos precisiones. Primero: el mundo no corresponde sola mente al universo. Todo ser está en el universo, en el sentido de ser un componente del universo. Pero, y éste es el segundo punto, el ser del hombre es especial porque su modo concreto de estar en el universo consiste en crear su propio mundo. Así, la mundanidad no es sino la capacidad de crear mundos. El hombre es autor del mundo en que se encuentra y de los cambios generados en él, y esa acción que le permite realizarlo. El Padre Rafael García Herreros Unda fue, entre muchas otras cosas, un filósofo social, un pedagogo social y un gerente social, de quien cabría decir, sin ninguna duda ni sospecha, que estuvo inspirado por la exigencia que promueve el pensar como una acción que libera e impulsa nuestros deseos de ser, nuestro proyecto de vida. Hombre extremadamente inteligente, culto y sagaz, su vida estuvo siempre marcada por una forma de ser ascética y una vocación de servicio práctica, que solo en su ejercicio personal del sacerdocio encontraron expresión y realización. No tuvo como finalidad construir casas, sino organizar un nuevo modo de vida social, una comunidad fraternal, libre y ordenada. No deseó aliviar angustias o remediar necesidades temporales, sino dignificar personas y comunidades. Detrás de este proyecto concreto estaba la idea de un cristianismo activo con preocupaciones y realizaciones sociales para esta Tierra, sin olvidar las de salvación de las almas.

No tengamos el pensamiento de que se debe cobrar a nuestro cliente todo lo que él resista pagar, aunque sea absolutamente exagerado e ilegal. No subamos exageradamente los precios de las casas en venta, pensando que la marea de alzas nos permite toda clase de especulaciones y de ganancias exorbitantes. No regateemos para pagar a nuestros empleados, a nuestros servidores. No les paguemos sólo lo estrictamente justo por la ley, sino propongámonos darles satisfacción y que vean que no están trabajando inútilmente.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (2.2 Kb)  
Leer 1 página más »
Disponible sólo en Clubensayos.com