ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

PADRE RAFAEL GARCÍA HERREROS


Enviado por   •  7 de Abril de 2013  •  946 Palabras (4 Páginas)  •  797 Visitas

Página 1 de 4

“UNA VIDA DE SERVICIO PARA SERVIR A TODOS, PADRE RAFAEL GARCÍA HERREROS”

LA VISIÓN DE SER HUMANO EL PADRE RAFAEL GARCÍA HERREROS

Cuanto más honda es una personalidad, tanto más intensa es su unión, su simpatía, su fraternidad, con los demás hombres

Somos hijos de Dios. Todos. Es una inmensa dignidad

Hombre es tan impenetrable para nosotros y al mismo tiempo tan íntimo

El hombre que sirve es feliz

Estar en silencio y a escuchar las voces íntimas que se oyen, cuando el hombre inteligente está callado

Alegría y Esperanza, es la palabra más optimista y más profunda que podemos "leer para comprender la inmensa complejidad de los problemas del hombre actual.

Yo quiero decirte hombre, que he descubierto que el secreto para ser feliz es amarte, y quisiera contarlo a todos y quisiera consagrar mi vida a tu servicio

Cuando te amo estoy auténticamente amando a Dios. Porque la expresión más auténtica de nuestro amor a Dios es nuestro amor al hombre

Quiero hacer de la vida un acto de amor a tí.

No puedes carecer de lo que otros tienen en abundancia

No puedes seguir sollozando por mi culpa, ni seguir viviendo pobre y en harapos. Tú no puedes ser eternamente marginado

Ser pobre es ser libre de riquezas, siendo el derecho al bien común absoluto en cambio el derecho al bien privado es relativo, por ente la pobreza no es la carencia de lo necesario sino la libertad interior del hombre ante las cosas

1. A continuación, exponer qué se proponía el padre García Herreros con el barrio Minuto de Dios y cuál era su proyecto de vida, a partir de los textos y de lo que expuso el Dr. Rodríguez en su conferencia (video de soporte)

Primero. Somos hijos de Dios. Todos. Es una inmensa dignidad. Un hijo de Dios no puede vivir como mendigo, sin seguridad, sin lo que requiere la vida del hombre moderno para cierta plenitud. No está de acuerdo con la voluntad de Dios que haya hombres en la miseria1. La miseria es un producto del peculado.

Segundo. La pobreza beatificada en el Evangelio no es la carencia de lo necesario, sino la libertad interior del hombre ante las cosas. Carecer de lo necesario no es ser pobre según el Evangelio. Ser pobre según las bienaventuranzas es ser libre ante las riquezas, ante el mundo.

Tercero. Todos los hombres tenemos derecho a vivir según nuestra dignidad cristiana y humana. Este derecho común es superior al derecho de propiedad privada. El derecho al bien común es absoluto, el derecho al bien privado es relativo.

Cuarto. La justicia social es superior a la justicia conmutativa. La justicia social es el fin, la justicia conmutativa es el medio. Esta es la auténtica enseñanza de Santo Tomás y el magisterio de la Iglesia desde León XIII.

Quinto. Convencido

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (5.8 Kb)  
Leer 3 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com