ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Antiguedad grecorromana


Enviado por   •  11 de Febrero de 2019  •  Tareas  •  8.461 Palabras (34 Páginas)  •  26 Visitas

Página 1 de 34

MODULO I-UNIDAD I

“Parte VIII. La pedagogía europea del S. XVII”

-Políticamente los Borbones absolutistas guían las ideas a Versalles

-Francia impone en Europa sus: costumbres, sus modos, su lengua, las ideas de sus pensadores.

-Mientras otros aspiraban a mantener el viejo estado de las cosas, otros propugnan mejoras de todas las clases.

Etapas de la Ilustración:

Etapa inicial de la Ilustración (época de las luces) por la aparición de las “Cartas persas” (1721) y “El espíritu de las leyes” (1748 de Montesquieu)

Segunda etapa de la Ilustración; fue más revolucionaria porque atacó a los principios mismos de dos instituciones muy importantes: la Iglesia y la Monarquía. El vehículo de estas ideas fue una obra “La Enciclopedia” (1745. Denis Diderot y Juan D´ Alembert), es una recopilación o diccionario razonado de ciencias, artes y oficios, busca exponer y condensar todos los conocimientos, las nueva doctrinas políticas con el objetivo de ilustrar a las generaciones futuras. Se comenzó a publicar en 1751, y en ella colaboraron, durante los 25 años que duró su publicación, casi todos los sabios y filósofos franceses. De espíritu crítico y negativo. Negó la autoridad, tradición, fe y afirmo la confianza en lo que se ve y se toca, en el progreso, en el ideal de libertad política e intelectual.

La Revolución Francesa cierra la tercera etapa del proceso ideológico de este siglo (la Ilustración). Estalló en 1789 de una manera poderosa y avasalladora, favorecida por la crisis en que se debatía la monarquía en Francia.

Las doctrinas pedagógicas del S.XVIII giran entre dos polos espirituales:

-La frialdad critica del ILUMINISMO que fue un movimiento filosófico, literario y pedagógico que nació bajo la influencia del racionalismo de Descartes. Los propagandistas de estas ideologías pretendían iluminarlo todo por la luz de la razón, que debía ser el juez de todo conocimiento, el principio supremo de toda moral. El iluminismo se denominó así para colocarse en antítesis contra el presunto oscurísimo medieval. La patria de la Ilustración es Francia, pero la renovación intelectual fue Inglaterra donde se dieron una nueva división del mundo y de la vida. Frente a la educación y a la cultura, los elementos más exaltados combatieron violentamente al absolutismo real y a la Iglesia. La educación debía ser sobre todo intelectual, filosófica, pero no abstracta de tipo medieval, sino fundada de conocimientos reales como son las ciencias sociales, las naturales y las bellas artes.

-El calor exaltado del naturalismo. Contra el iluminismo artificial y convencional se levantó la bandera de lo natural y sencillo, y frente a la fuerza agobiadora de la razón, propuestas por los iluministas, se enfrentó a la libertad de sentimientos. Este movimiento se impuso en la literatura, tomó el nombre de Romanticismo y se expandió gracias a la novela, en particular Robinson Crusoe, Pablo y Virginia y también las obras de Juan Jacobo Rousseau. Lo que importa es formar al hombre sensible, despertar los sentimientos, soñar, exaltarse, sufrir, comprender a los demás.

Juan Jacobo Rousseau: fue el más atrayente pensador francés del S. XVIII. Toda su obra, exalto reflejo de su personalidad, va dirigida a exponer su plan de reforma del individuo por la educación y de la sociedad por la política. En 1760, en una nueva obra que fue como el programa de la Revolución Francesa: “El contrato social” descubre un ordenamiento social que acabará con la tiranía política, y dos años después publica “Emilio” o “De la Educación”, por el cual conquisto un lugar indiscutible en la historia de la educación.

El “Emilio” es un ensayo en forma de novela, está contenida toda concepción educativa de Rousseau señalado el método que debe emplearse para formar al hombre autentico. En toda esta obra domina un determinado número de principios generales, los principales son:

-El retorno a la naturaleza: para evitar este maléfico influjo de la sociedad, para curar la humanidad de su mal, habrá que comenzar por la base, por la educación del niño, llevándolo a una vida originaria pura, no influida por los convencionalismos sociales. “Llevemos al niño lejos de las ciudades, que son tumbas de género humano; llevémosle al campo, lejos de la sociedad, donde con la fuerza del medio, con las bellezas naturales, su físico se fortificará y se preparará para su libre expresión espiritual”. La voz de orden debe ser “volvamos a la naturaleza”.

-La formación del sentimiento: el ideal de la educación es la formación del hombre de sentimientos. El fin último de la vida y de la educación es la felicidad que consiste en el placer sensible. En la base de la naturaleza humana no se halla la razón sino los sentimientos que son: el amor propio o amor a sí mismo y el amor a la humanidad que se manifiesta por el deseo de bienestar de los demás. La esencia, el ideal de la educación conforme a la naturaleza consistirá en el alcanzar la verdadera felicidad mediante el desarrollo armonioso del amor de sí mismo y del amor al prójimo, viviendo una vida de libertad guiada por la razón.

-la educación negativa: para que el desarrollo gradual del educando llegue a feliz término, el educador debe intervenir lo menos posible, esperando con alegre confianza y marcha natural del desarrollo: la educación debe ser negativa.

Las diferentes edades de Emilio le sirven de principio para la división de su obra:

-Los dos primero libros tratan especialmente de la primera edad de los niños en ello sólo se habla de la educación del cuerpo y del ejercicio de los sentidos

Libro I. La lactancia: Educación de los sentidos. Sus primeras sensaciones son las de placer y dolor. Si quiere tocarlo todo es por una disposición providencial de la naturaleza, que le permite conocer directamente las cualidades sensibles de los objetos: el calor, el frio, la dureza, etc. La experiencia le enseñará muchas cosas.

Libro ll. La infancia. Educación física. Acción del preceptor (terminada la lactancia). Es bueno confiar al niño a un educador ideal que se ocupe totalmente de él y que le acompañe hasta la edad viril. Este preceptor debe abstenerse de practicar acción positiva, no dará órdenes, no ejercerá compulsión, su actitud será negativa; se reducirá a cuidar de que Emilio tome contacto con la naturaleza ,al vivir libremente en el campo, iniciando con ello la conquista experimental del mundo externo. Hasta los 6 años la libertad de movimiento y el empleo activo de los sentidos, serán verdaderos maestros. No conocerá libros, nada de prohibiciones, nada de preceptos. No debe saber lo que es la obediencia; se espera así que con el tiempo aprenda a razonar solo, porque “la naturaleza quiere que los niños sean niños antes de ser hombres”. El niño debe ser robusto e ingenioso como un salvaje, en el cual la fuerza natural y la inteligencia nativa crecen paralelamente en su estado de libertad.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (52.4 Kb)   pdf (150.7 Kb)   docx (28.7 Kb)  
Leer 33 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com