ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Eugenio Espejo

Informe de Libros : Eugenio Espejo. Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias - busque más de 2.323.000+ documentos.

Enviado por   •  10 de Noviembre de 2012  •  2.218 Palabras (9 Páginas)  •  300 Visitas

Página 1 de 9

Eugenio Espejo

Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo nació 21 de febrero de 1747, en Quito, Ecuador y murió el 27 de diciembre de 1795, después de estar encarcelado en Quito. Fue un prominente investigador científico, médico, escritor, abogado, periodista, pensador, quiteño ideólogo político y considerado en Ecuador prócer de la independencia.

Biografía

Según la leyenda romántica, fue hijo de un indígena quechua, Luis Chuzig (lechuza), procedente de Cajamarca de una familia de picapedreros, quien se instaló en Quito la capital del Ecuador como asistente del sacerdote y médico José del Rosario. Su madre, Catalina Aldás, era una mulata nacida en Quito. Al contrario de lo que se piensa Luis Chuzig, no solo fue un simple picapedrero o asistente de José del Rosario, fue además y por sus propios medios un indio culto, que aprendió a leer gracias a la ayuda de Don Luis Benítez de la Torre, Cura y Vicario de Cajamarca, quien a escondidas, instruyó a Luis "Chuzig", ya que en esa época era prohibido, que los indios sepan leer, y este en agradecimiento utilizó el apellido "Benítez", mismo apellido con el que contrajo matrimonio con Catalina Aldás. El origen de apellido "Santa Cruz y Espejo" no está aun esclarecido, pero se cree, que fue impuesto por algún español, ya que en esa época, todos los indios evangelizados, se les asignó nombres y apellidos cristianos.1 Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo, aprendió sus primeras letras en casa de sus padres y luego, supuestamente, en una escuela católica para niños pobres. Sin embargo, existe controversia sobre el origen del sabio quiteño, pues existen documentos que comprueban que el nombre familiar de Espejo, lo llevaba ya el padre de Eugenio, quiteño, e incluso su abuelo, español. Es más, la inscripción de nacimiento de Eugenio de Santa Cruz y Espejo, está dada como tal, y ubicada en el libro de blancos, hecho imposible de consumar para un indígena, por influyente que fuera, ya que el sistema de castas de la Colonia lo prohibía explícitamente. Pero también, podría existir evidencia que María Catalina Aldás Larraincar o Larrinzar, no era mulata, sino de origen español hecho del que se valieron sus padres para poder inscribirlo en uno de los más prestigiosos colegios de Quito "El Colegio de San Luis" para el efecto, María Catalina Aldás, presentó su partida de nacimiento.1 Por otro lado, una vez inscrito desde muy temprana edad en colegios exclusivos de la aristocracia quiteña, llego a ser electo representante de sus compañeros en varias ocasiones. De esta época data su probable y único retrato conocido, en compañía de su clase.

Según algunos historiadores que defienden la historia romántica de Espejo, a él le fue muy difícil abrirse paso dentro la clasista sociedad colonial, pero consiguió doctorarse en medicina en 1767 y poco después también en jurisprudencia y derecho canónico. Dentro la sociedad quiteña se convirtió en el eje de la vida cultural y propagador de ideas progresistas, con un considerable apoyo por parte de la aristocracia criolla. En 1779 publica su primera gran obra, El Nuevo Luciano de Quito una crítica terrible a todos los problemas y deficiencias de la vida cultural en la Real Audiencia de Quito. Fue acusado de ser el autor de un texto que aplaudía el levantamiento de Túpac Amaru y Tupac Catari. Su activismo cultural acabó enfrentándolo a las autoridades, que lo procesaron en la capital del virreinato, Bogotá, pero este hecho contribuyó a aumentar aún más su prestigio; ya que salió libre de todo cargo.

Hijo de un indio cajamarquino, que había llegado a Quito como paje de un fraile y de una mula¬ta cuya madre había sido esclava de otro reli¬gioso. Ni siquiera poseía apellidos propios. Los de sus padres, que él recibió, eran apelli¬dos adoptados. El indio se hacía llamar Luis de la Cruz Espejo. La mulata, Catalina Aldas y Larraincar. Alguien que quiso denigrarlo, un cura del poblado de Zámbiza, le echó en el rostro la humildad de tal origen, y dejó así es¬te chisme para la posteridad: "es constante que su padre, Luis Chuzhig por apellido y mu¬dado en el de Espejo, fue indio oriundo y na¬tivo de dicha Cajamarca, que vino sirviendo de paje de cámara al Padre Fray José del Ro¬sario, descalzo de pie y pierna, abrigado con un cotón de bayeta azul y un calzón de la misma tela".

El antiguo peón de Cajamarca puso todo empeño y apti¬tud en convertirse en cirujano de aquel centro de salud. De lo que hay que hablar con admiración es más bien de la manera con que educó y formó a su hijo Eugenio Francisco Xavier. Batallando con circunstan¬cias desalentadoras, aflictivas, estimuló tem¬pranamente las facultades intelectuales de és¬te. Alimentó su vocación médica, originada sin duda en el ambiente del hospital, en don¬de el pobre vástago indio pasó los años de la niñez y la adolescencia. Y cuya culminación no fue solamente la de un título de doctor en medicina, sino la de la forja de una sólida per¬sonalidad de investigador. Ella está explícita en el mejor de sus libros: "Reflexiones acerca de las viruelas".

Aquel hijo de indio y de mulata, desti¬tuido hasta de apellidos propios, debió sopor¬tar la adversidad de un medio que discrimi¬naba tercamente los grupos sociales siguien¬do los prejuicios de la sangre y el dinero. A veces usaba nom¬bres supuestos para firmar sus libros. No podemos suponer cómo fue el aspecto verda¬dero de tal hombre. Su fisonomía y su figura. Aun a pesar del breve autorretrato que él es¬cribió. Los óleos y bronces que ahora preten¬den mostrarnos su imagen son una pura in¬vención del artista.

Eugenio Francisco Xavier Espejo no pudo menos que sufrir el conflicto psicológico que eso produ¬cía. Se lo advierte en sus actitudes y confesio¬nes. Intentaba hacer valer el abolengo espa¬ñol de los allidos Aldas y Larraincar de su madre, sin querer recordar que ésos fueron apellidos adoptados. O pasados ya diez años de la aparición de "El Nuevo Lucia¬no de Quito", el Presidente de la Audiencia José de Villalengua y Marfil todavía lo juzga¬ba acremente, diciendo que contenía "sátiras a sujetos muy conocidos y de clase muy dife¬rente a la de Espejo". ¡Siempre la torpe acusa¬ción a la humildad de su origen! Y en 1810, quince años después de su muerte, las autoridades españolas seguían recordándolo con amargo resentimiento. A un hombre de aquella condición social, determinada por la pobreza de su origen, que además se atrevía a opinar con desenfado crítico sobre el estado de las colonias, tenían las autoridades que hacerle víctima hasta de un desdén póstumo. Y así su defunción fue registrada en el libro de indios y negros que mantenían

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (13.7 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Generador de citas

(2012, 11). Eugenio Espejo. ClubEnsayos.com. Recuperado 11, 2012, de https://www.clubensayos.com/Historia/Eugenio-Espejo/408738.html

"Eugenio Espejo" ClubEnsayos.com. 11 2012. 2012. 11 2012 <https://www.clubensayos.com/Historia/Eugenio-Espejo/408738.html>.

"Eugenio Espejo." ClubEnsayos.com. ClubEnsayos.com, 11 2012. Web. 11 2012. <https://www.clubensayos.com/Historia/Eugenio-Espejo/408738.html>.

"Eugenio Espejo." ClubEnsayos.com. 11, 2012. consultado el 11, 2012. https://www.clubensayos.com/Historia/Eugenio-Espejo/408738.html.