ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

HISTORIA DE MEXICO


Enviado por   •  11 de Febrero de 2014  •  2.102 Palabras (9 Páginas)  •  279 Visitas

Página 1 de 9

CARICATURA POLÍTICA

La caricatura: herramienta política 1

La caricatura se convirtió en una herramienta política de la oposición para reprochar, desde la clandestinidad, el proceder del régimen conservador. La caricatura adoptó un tono satírico- elemento que hasta el momento no había sido incorporado en dichas representaciones- que generaba escozor y furia en los gobernantes, y deslegitimizaba el poder estatal en el pueblo.

La oposición tenía que buscar herramientas para protestar contra las políticas de Estado, que iban en total contravía con la filosofía liberal del momento, que se oponían rotundamente al plan de gobierno anterior y que encarcelaban de nuevo a los individuos en la prisión de la iglesia y la moral; reproches que tenían que adoptar forma de caricatura. En las primeras décadas del siglo XIX la palabra escrita tenía más fuerza que la imagen, era un medio más contundente para atacar al gobierno. Los grabados adquirían un papel importante, su aire artístico le otorgaba cierto estatus a las publicaciones que echaban mano de ellos.

LA CARICATURA POLÍTICA EN LA ÉPOCA DE JUÁREZ

Caricatura tras el fusilamiento de Maximiliano en el Cerro de la Campanas. En las ramas, Juárez; en el tronco caído, el emperador

Benito Juárez nace en tiempos de la Colonia, cuando existe una censura muy rígida ejercida por la Santa Inquisición. Una opinión podía costar la hoguera, por eso la mayoría se cuidaba de decir lo que pensaba.

A principios del siglo XIX, la libertad de opinión era muy anhelada para los habitantes de estas tierras. Eso se refleja en el hecho de que una de las primeras medidas de Miguel Hidalgo, al iniciar la guerra de Independencia, es imprimir El Despertador Americano.

La reacción del poder colonial (y de la Iglesia novohispana) es brutal. Queman las copias que encuentran de esa publicación y le imponen castigos ejemplares al redactor del periodiquito.

Al final de la guerra de Independencia, la nación es un caos y los grupos más organizados se agrupan alrededor de logias masónicas. Pronto se definen dos grandes bandos que se odian a muerte: los liberales y los conservadores. Los conservadores tienen en la Iglesia un aparato ideológico muy sólido, con mucha influencia. Por su lado, los liberales tienen que construir uno propio, y a la voz de Dios le oponen la voz del pueblo, que se manifiesta, según ellos, a través de la prensa.

En las primeras décadas del siglo XIX, intermitentemente, cada vez que llegan los liberales al poder se abre la prensa; y cada vez que llegan los conservadores, cierran periódicos y establecen la censura.

Este proceso es parte de la lucha de la naciente burguesía contra los regímenes monárquicos, lo mismo en Europa que en América Latina. En una novela, Víctor Hugo narra que junto a la iglesia de Nuestra Señora de París, la gran catedral, se abre una pequeña imprenta y le hace decir a uno de sus personajes: "Esto (la imprenta) destruirá aquello (la catedral)".

La prensa nos hará libres

Los liberales mexicanos ven en la imprenta un medio de propaganda política eficaz. Joaquín Fernández de Lizardi establece un programa mínimo, que se propone la conquista del poder mediante la prensa. Plantea que la opinión pública tiene que mandar y obedecer, sólo si piensa libremente podrá determinar su destino.

Los liberales puros retoman este proyecto y en sus periódicos libran una guerra sin cuartel a los gobiernos conservadores y contribuyen de manera importante al triunfo definitivo liberal. En 1857 se establece un Congreso constituyente que consagra el derecho de expresarse libremente, que establece la libertad de imprenta.

Con la llegada de Juárez al poder se da por primera vez un largo periodo de libertad de imprenta y proliferan los periódicos, muchos de ellos con caricaturas; el más notable es La Orquesta.

Este periódico sigue el modelo sugerido por la Academia Nocturna de Filosofía (una tertulia en la que participan escritores y dibujantes como Santiago Hernández y Alejandro Casarín) que plantea la importancia de abrir periódicos muy pequeños, modestos, pero con un impacto muy importante en la opinión pública.

En ese esquema están casi todos los periódicos de caricaturas de la época.

Esos periódicos, efectivamente, son la voz de sectores liberales bastante radicales. Tienen además una agenda política muy interesante. La Orquesta considera que México está viviendo una especie de revolución antimonárquica. Constantino Escalante, el caricaturista de La Orquesta, escribe en unos artículos un programa político que defiende el reparto de tierra, el establecimiento de empresas nacionales pertenecientes al Estado, la obligación de trabajar para todos y la educación pública y gratuita. Estos puntos programáticos no son nuevos, coinciden con el programa inmediato propuesto en el Manifiesto del Partido Comunista de Karl Marx y Federico Engels, y que son los únicos que se pueden aplicar en México.

2

La Orquesta es parte de una prensa liberal que mantiene su independencia ante Juárez desde un principio: apoya casi todas sus medidas políticas (el combate al clero, el Estado laico, el matrimonio civil, etcétera) pero está en contra de casi todas sus medidas económicas, como el deslinde de las tierras comunales indígenas.

Francia reclama a México agravio por caricaturas

La Intervención francesa pone a prueba a la naciente prensa liberal. Desde la llegada de la escuadra tripartita a Veracruz, La Orquesta llama al pueblo a alinearse en torno a Juárez y hace una guerra propagandística de gran nivel en contra del invasor.

Un ejemplo es la ridiculización que hacen del embajador de Francia, Dubois de Saligny, una de las figuras más activas para provocar la intervención. Un día se presenta borracho a un acto oficial a pesar de que hay ley seca. El gobierno no lo puede detener porque desencadenaría la intervención. Entonces, Escalante lo retrata como una vieja botella de coñac. A partir de ese momento, cada vez que hablan de De Saligny lo dibujan tirado de borracho o como el dios Baco, o como el tapón

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.3 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com