ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Cerebro Y Adolescente


Enviado por   •  23 de Noviembre de 2011  •  688 Palabras (3 Páginas)  •  443 Visitas

Página 1 de 3

Corteza prefrontal

El cerebro adolescente se vuelve más rápido y poderoso, aunque la última región que alcanza su total madurez es la corteza prefrontal, responsable de funciones como la planeación, la anticipación, el control de las emociones y el entendimiento de los demás; se tiende a ser impulsivo e insensible, y a tomar riesgos innecesarios: siempre que un adolescente se arriesga, por ejemplo al conducir un auto a exceso de velocidad, el cerebro es recompensado con una descarga hormonal, una euforia natural mucho más fuerte de la que podría sentir un adulto.

La corteza prefrontal juega un papel muy importante en la función ejecutiva y en la autorregulación de la conducta, lo cual hace pensar en la relación que existe entre el desarrollo de esta zona y los comportamientos propios de la adolescencia (búsqueda de sensaciones, prácticas de riesgo…).

Actualmente sabemos que la corteza prefrontal lleva a cabo una función de control sobre las respuestas emocionales, lo que ha propiciado que algunos estudiosos hayan bautizado a esta zona como el “órgano de la civilización” o la “sede de la moralidad”

También se ha podido comprobar que a lo largo de la adolescencia se produce una progresiva mejora de la conexión entre la corteza prefrontal y algunas estructuras del sistema límbico (amígdala, hipocampo y núcleo caudado), las cuales juegan un papel muy importante en el cerebro del adolescente.

Anatomía de la conducta de riesgo

El núcleo accumbens representa el sustrato anatómico de los procesos de recompensa, se piensa que este núcleo tiene un papel importante en la recompensa, la risa, el placer, la adicción y el miedo. Actúa a modo de interruptor cognitivo, sentimental y emocional para desencadenar una serie de comportamientos, mientras que la amígala lo sería del aprendizaje evitativo, ante situaciones o emociones negativas. Este sistema supondría un freno a que el sujeto tuviera daños derivados de su comportamiento. De todas formas, y para complicar aún más este tipo de conductas, el núcleo accumbens también está involucrado en conductas evitativas y la amígdala en conductas de recompensa.

La amígdala, además, se encuentra conectada con el hipotálamo y está relacionada con la memoria emocional inconsciente, los circuitos de agresividad y tristeza, y la respuesta al estrés.

Las investigaciones clínicas también sugieren que los adolescentes jóvenes confían casi exclusivamente en la amígdala para interpretar imágenes de expresiones faciales. Ya que la amígdala registra el miedo, las amenazas y el peligro, es probable que los adolescentes asocien cambios sutiles en las expresiones faciales con emociones negativas.

En cambio es más probable que los adultos procesen esos cambios

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (4.5 Kb)  
Leer 2 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com