ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

ALMACENAMIENTO Y RECUPERACIÓN DE LA COMIDA


Enviado por   •  6 de Noviembre de 2018  •  Informes  •  2.849 Palabras (12 Páginas)  •  1 Visitas

Página 1 de 12

ALMACENAMIENTO Y RECUPERACIÓN DE LA COMIDA

Empezamos la revisión de la cognición compleja con la investigación sobre el almacenamiento y recuperación de la comida. Varias especies de aves y mamíferos almacenan comida en diversos lugares en los momentos de abundancia y posteriormente visitan esos lugares para recuperar los alimentos almacenados. El cascanueces de Clark (Nucifraga columbiana) ofrece un ejemplo notable de la recuperación de comida almacenada. Esas aves viven en las áreas montañosas de la región occidental de Estados Unidos y recolectan semillas de las coníferas al final del verano y el inicio del otoño. Ocultan las semillas en lugares subterráneos y las recuperan meses más tarde en el invierno y la primavera, cuando escasean otras fuentes de comida. Un cascanueces puede almacenar hasta 33 000 semillas en grupos de cuatro o cinco semillas por escondite y recuperar varios miles de ellas en el siguiente invierno.

La conducta de almacenamiento varía considerablemente entre especies, así como dentro de diferentes poblaciones de la misma especie y se relaciona con factores ecológicos. Por ejemplo, Pravosudov y Clayton (2002) compararon el almacenamiento y recuperación de comida en dos poblaciones de carboneros de capucha negra, una que vive en Colorado y otra que habita en Alaska. Si bien el invierno es severo en ambos lugares, el clima de Alaska es más crudo. Se llevó al laboratorio a carboneros de ambas poblaciones y se les probó en condiciones similares. Los carboneros de Alaska almacenaron más piezas de comida y mostraron más eficiencia en su recuperación. También se desempeñaron mejor en una tarea de memoria espacial no relacionada con el almacenamiento, pero no superaron a los carboneros de Colorado en una tarea de aprendizaje no espacial.

El almacenamiento y la recuperación de comida implican factores distintos. Primero, es necesario decidir qué piezas de comida almacenar. No es útil almacenar alimentos perecederos a menos que se vayan a recuperar pronto. Los alimentos no perecederos no tienen que recuperarse con tanta rapidez. También deben tomar decisiones para seleccionar dónde almacenar la comida, ya que la ubicación tiene que recordarse en el momento de la recuperación. El almacenamiento involucra, además, un componente social: almacenar comida sólo es útil si el sujeto, y no su rival, consigue comerse lo que se almacenó. En la decisión de almacenar o no hacerlo influye la presencia de un observador que pudiera robar la comida. La ubicación del escondite elegido también depende de qué tan fácil resulte encontrarlo para los competidores. El almacenamiento y recuperación de comida se ha convertido en una rica fuente de información acerca de la cognición comparada

Memoria espacial en el almacenamiento y recuperación de la comida

Los estudios realizados en el laboratorio sobre la recuperación de alijos por lo general se diseñan de modo que pueda aislarse una o dos variables para permitir un examen detallado de la forma en la cual éstas contribuyen al almacenamiento y recuperación de comida. Antes de aceptar la conclusión de que está involucrada la memoria de ubicaciones espaciales específicas, es necesario descartar otras posibilidades: una posibilidad es que los pájaros encuentren los alijos buscando al azar entre posibles escondites. Otra es que almacenen comida sólo en determinados tipos de ubicaciones y que luego recorran esos lugares preferidos para recuperar las piezas de comida sin recordar específicamente que la pusieron ahí. También pueden marcar de algún modo los sitios en los que almacenan comida y luego buscar esas marcas cuando llegue el momento de recuperar el alimento. Otra posibilidad es la de olfatear o ver la comida almacenada e identificar de ese modo los escondites.

Para descartar las interpretaciones que no implican a la memoria se han necesitado experimentos de laboratorio cuidadosamente controlados Por ejemplo, en uno de los estudios de laboratorio, se probaron a cascanueces en una habitación que contenía 180 oquedades llenas de arena en el piso. Después que se habituaron a la situación experimental y mientras estaban hambrientos, los pájaros recibieron tres sesiones en las que podían almacenar piñones en las oquedades llenas de arena. En cada sesión de almacenamiento sólo disponían de 18 oquedades ya que las restantes estaban cubiertas con tapas. Este procedimiento obligó a las aves a almacenar la comida en oquedades seleccionadas por el experimentador y no en huecos o ubicaciones que resultaran especialmente atractivas para los pájaros.

Memoria episódica en el almacenamiento y recuperación de la comida

La memoria episódica es la memoria para eventos o episodios específicos a diferencia de la memoria para hechos generales o formas de hacer las cosas. Muchos de nosotros podemos recordar cuando pasamos al podio durante la graduación o cuando asistimos a la boda de un amigo. También tenemos recuerdos de episodios más comunes, como la vez que conocimos al compañero de cuarto en el dormitorio de la universidad o la primera cita que tuvimos con alguien. Las memorias episódicas son ricas en detalles. Se puede recordar qué sucedió, dónde sucedió y cuándo sucedió. Es como revivir la experiencia pasada pero con la conciencia de que fue en el pasado y de que uno la está recordando. Este es el componente fenomenológico de la memoria episódica.

El estudio de la memoria episódica en animales ha sido alentado por las afirmaciones de que esa memoria es un rasgo exclusivamente humano. Empezando por Darwin, la afirmación de que algo es exclusivo de los seres humanos ha sido una llamada a las armas para los científicos que estudian la cognición comparada, o por lo menos una llamada a examinar la afirmación de experimentos ingeniosos con especies no humanas. Es poco probable que los científicos encuentren alguna vez formas de establecer que las especies no humanas experimentan los componentes fenomenológicos de la memoria episódica (la sensación de recordar). Sin embargo, la ciencia puede establecer si las especies no humanas muestran las otras características de la memoria episódica. ¿Cuáles son esas otras características?

En concreto, la memoria tiene que incluir información acerca de qué sucedió, cuándo sucedió y dónde sucedió. Además, la información del qué, cuándo y dónde tiene que estar integrada en una representación coherente más que en piezas independientes de información. Por último, esta representación integrada del episodio pasado debe estar disponible para un uso flexible al enfrentar nuevos problemas.

El arrendajo común es una especie ideal para estudiar cuestiones relacionadas con la memoria episódica, pues almacena alimentos tanto perecederos como

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (18.1 Kb)   pdf (58.3 Kb)   docx (16.8 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com