ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Diferencia Entre Etica Y Moral


Enviado por   •  18 de Septiembre de 2012  •  2.424 Palabras (10 Páginas)  •  2.417 Visitas

Página 1 de 10

Diferencia entre ética y moral

El uso de la palabra Ética y la palabra moral está sujeto a diversos convencionalismos. Cada autor y cada época o corriente filosófica las utilizan de diversa manera…

1. LAS CARACTERISTICAS DE LA MORAL. Los conceptos filosóficos explicados en los capítulos anteriores nos servirán para establecer y analizar una clara diferencia entre Ética y moral. Estos dos términos suelen tomarse como sinónimos en el lenguaje ordinario; sin embargo, un análisis más acucioso de la situación humana nos conduce a las distinciones que enseguida proponemos.

La palabra moral la vamos a reservar para designar el hecho real que encontramos en todas las sociedades, a saber, un conjunto de normas que se transmiten de generación en generación, que evolucionan a lo largo del tiempo, que ofrecen fuertes diferencias con respecto a las normas de otra sociedad y de otra época histórica y que se utilizan para orientar la conducta de los integrantes de esa sociedad. En algunos casos dichas normas morales son espectacularmente extrañas, imprimen un sello individualizante y son observadas con estricto rigor por los miembros de dicha sociedad. Todos conocemos, por ejemplo, las normas que regían el matrimonio en la Edad Media: los padres eran los encargados de concertar la pareja adecuada para sus hijos; en la actualidad esa norma se considera como obsoleta y hasta ridícula (salvo contadas excepciones, por supuesto). Los árabes profesan la poligamia, norma absolutamente opuesta a la correspondiente en el mundo cristiano y de igual forma, la esclavitud era normal en el mundo greco romano. Todos estos casos peculiares que se manifiestan en cada sociedad, cada cultura y civilización, son tratados por la Antropología Social.

El concepto de paradigma lo podemos utilizar para caracterizar a la moral. Cada sistema moral es un paradigma, es decir, un modelo universal. La conducta de la gente será regida y juzgada conforme al paradigma propuesto por cada grupo social.

El concepto de estructura noética también puede ser utilizado para designar a un conjunto de normas morales, puesto que se trata de elementos cognoscitivos que se graban en cada persona de una manera casi inconsciente y de esa manera el individuo toma una perspectiva especial para juzgar la conducta de la gente que lo rodea.

La moral se expresa por medio de normas y por tanto posee un carácter de estructura noética captada por la Verstand, no por la Vernunft o conocimiento holístico, que será propio de un tipo superior de Ética, como veremos más adelante.

2. LAS CARACTERISTICAS DE LA ÉTICA. Por otro lado, la palabra Ética la vamos a reservar para designar el hecho real que se da en la mentalidad de algunas personas, a saber, un conjunto de normas, principios y razones que un sujeto ha analizado y establecido como la línea directriz de su propia conducta. Es un hecho que algunas personas han tenido la oportunidad para reflexionar acerca de su propia conducta, su proyecto vital, su plan de vida, sus metas existenciales, su vocación, sus preferencias y sus principios, y tales circunstancias, han podido establecer, en forma consciente y deliberada, un conjunto de normas que adoptan como su propia guía a lo largo de su vida. Así se da el caso del sujeto que se propone sacar adelante su carrera aun en medio de las serias dificultades que la obstaculizan, o la persona que en su trabajo se propone seriamente conseguir determinadas metas (sean de orden económico, laboral, académico o intelectual), o el individuo que se compromete en matrimonio con su novia.

Nótese que el origen interno de la Ética contrasta con el origen externo de la moral. No importa que los contenidos de la Ética coincidan o no con los de la moral. Una persona recibe desde el exterior las normas morales, pero esa misma persona elabora en su interior las normas éticas que él mismo se otorga.

3. SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS ENTRE ÉTICA Y MORAL. Estos dos tipos de hechos aquí señalados son reales, se pueden constatar en cada momento y presentan las diferencias que a continuación señalamos.

Notemos en primer lugar el punto en donde confluyen Ética y moral. En los dos casos se trata de normas, prescripciones, debe ser. La moral es un conjunto de normas que la sociedad se encarga de transmitir de generación en generación. La Ética es un conjunto de normas que un sujeto ha esclarecido y adoptado en su propia mentalidad.

Veamos ahora la gran diferencia: la moral tiene una base social, es un conjunto de normas establecidas en el seno de una sociedad y, como tal, ejerce una influencia muy poderosa en la conducta de cada uno de sus integrantes. En cambio la Ética surge como tal en la interioridad de una persona, como resultado de su propia reflexión y su propia elección. La Ética de un sujeto puede coincidir en su contenido con las normas morales recibidas en su educación, pero también puede darse el caso de que la Ética ofrezca una fuerte diferencia en alguna de sus normas con respecto a las normas morales de la sociedad en que vive. Aquí puede empezar una serie de conflictos internos en la mentalidad de una persona, por ejemplo: la moral de su cultura le indica a un sujeto que tiene que enlistarse en las filas del ejército, pero su propia Ética al mismo tiempo puede inducirle a una abstención completa en “el juego de la guerra” que no puede ingerir ciertas medicinas o recurrir a ciertas prácticas quirúrgicas, su propia Ética le permite ese tipo de medicamentos y tratamientos.

Así pues, la moral y la Ética no siempre están de acuerdo, y esto es ya un motivo de reflexión en un texto de Ética filosófica.

4. LA MORAL EN CUANTO ESTRUCTURA NOÉTICA COERCITIVA. El análisis de estas diferencias entre un sistema moral y un sistema ético puede esclarecerse a partir del concepto ya explicado acerca de las estructuras noéticas y la teoría de la materia y la forma del conocimiento.

En efecto, el sistema moral propio de una sociedad es, en el fondo, una estructura noética, un paradigma, un conjunto de constructor o categorías que la educación se encarga de transmitir de generación en generación. El modo en que se transmiten esas normas suele ser la coerción, el miedo, el castigo, y en no pocas ocasiones, las humillaciones y las exageraciones en la tutela de los padres a los hijos. La autoridad no suele tener límites con respecto a sus subordinados, en algunos países se ha visto la necesidad de establecer leyes que limiten esa actitud coercitiva de los padres con respecto a sus hijos. Este procedimiento es ideal para producir el fenómeno de la introyección, es decir, la inserción de normas y principios hasta los niveles inconscientes de tal manera que a lo largo de la vida actúan en la mentalidad del sujeto en forma mecánica, exigitiva y sin posibilidad de excepciones. Independientemente de las semejanzas que este fenómeno muestra con respecto al Super Yo freudiano, lo que aquí nos interesa es que esas normas se establecen en la mentalidad del educando como estructuras noéticas inconscientes que van a influir en forma absoluta sobre todas sus decisiones. Éste es el mundo de la moral que detectamos en cada sociedad. La gente sigue esas normas como algo natural, espontáneo, casi instintivo, y no tolera excepciones, diferencias y rebeldías. De hecho, la evolución de los sistemas morales es muy lenta, suele detectarse solamente de siglo en siglo.

Cuando una persona tiene la suerte de asomarse a otros sistemas morales es cuando puede iniciar ese proceso de evolución y, en su caso, la toma de conciencia de un sistema ético propio, aun a despecho de las normas morales imperantes en su ambiente. Esto lo podemos expresar en los términos ya explicados: una persona puede empezar darse cuenta de los lentes de color que ha heredado en su familia, se da cuenta de otros lentes de color diferentes y empieza a jugar con ellos, empieza a juzgar las cosas con otros principios y de acuerdo con otras mentalidades.

En general, el estudio de otras culturas, la Historia, la Literatura y la Filosofía es la ocasión más propicia para que una persona reflexione acerca de su propia moral, insertada en su mentalidad desde pequeño como una estructura noética y de la cual no tenía una clara noción…

5. LA ÉTICA EN CUANTO RESULTADO DE UNA REFLEXIÓN PERSONAL. Ahora podemos insistir en otra faceta de estas diferencias entre Ética y moral: no necesariamente la Ética ha de estar en desacuerdo o en oposición con la moral recibida en la cultura y la educación propia. El estudio de la Ética podría ser la ocasión para reforzar y fundamentar los principios recibidos por la educación de nuestros padres. Pero con esto ya podemos señalar la principal diferencia entre la Ética y la moral, aun cuando coincidan en su contenido normativo.

La segunda diferencia entre la Ética y moral ya no está en su contenido sino en el modo actúan en la conducta de una persona. La moral es un conjunto de normas que actúan desde el exterior o desde el inconsciente. En ambos casos se trata de una motivación extrínseca a la conciencia del sujeto. En cambio la Ética influye en la conducta de una persona pero desde su misma conciencia y voluntad. Expliquemos estos.

No es lo mismo realizar una conducta porque es una obligación impuesta por la sociedad (porque me lo mandan, porque si no lo hago recibiré un castigo) que ejercer esa misma conducta porque “yo estoy convencido de la bondad de esa acción” y por tanto no necesito ninguna autoridad externa, ninguna coerción o amenaza de castigo. El sujeto actúa por propio convencimiento, movido por su propia conciencia, ejerce un acto plenamente voluntario, sin necesidad de presiones externas. Estamos ahora enfrente de un acto de un acto humano, libre, voluntario, impulsado por la ligera presión que ejercen los valores desde el interior de la propia conciencia. Esta conducta ya no es el resultado de una presión externa y tampoco es el efecto de la presión del inconsciente o Super Yo sobre mi mentalidad, es el resultado de mi propia deliberación y mi propia elección, ejerzo mi libertad y asumo la responsabilidad sobre esta conducta. He aquí el origen de los actos humanos, tema fundamental en un estudio de Ética.

6. EL CARÁCTER AXIOLÓGICO DE UN NIVEL SUPERIOR DE ÉTICA. En este momento hemos detectado ya dos grandes diferencias entre la Ética y la moral, a saber, sus contenidos y el modo como actúan en la mentalidad de una persona. Más adelante otorgaremos los correspondientes nombres filosóficos a estas características; por lo pronto nos interesa detectar una tercera y definitiva diferencia entre Ética y moral. El punto clave para percibir esta tercera diferencia está en la palabra valor. Ahora nos asomamos al tema axiológico, tan propio de la Ética.

En las normas morales impera el aspecto prescriptito, legal, obligatorio, impositivo, coercitivo y punitivo. “Ley sin coerción no es ley”, reza un antiguo adagio latino. En las normas morales destaca esa presión externa, en cambio en las normas éticas destaca la presión del valor captado y apreciado internamente como tal. Mientras la moral descuella por la coerción extrínseca, la Ética descuella por su presión intrínseca en función de valores. El fundamento de la norma Ética es el valor, mas no el valor impuesto desde el exterior, sino el valor descubierto internamente en la reflexión de un sujeto.

7. VERSTAND Y VERNUNFT EN EL CONOCIMIENTO DE MORAL Y ÉTICA.

Desde el punto de vista de la Filosofía este punto axiológico de la Ética puede explicarse de la siguiente manera: el hombre conoce los contenidos inteligibles por medio de la Verstand o por medio de la Vernunft (recuérdese estas dos funciones cognoscitivas explicadas en el Capitulo II). La Verstand nos proporciona un conocimiento conceptual, la Vernunft nos proporciona un conocimiento holísico, que tiende a la desestructuración. Los valores se captan por medio de la Vernunft. Cuando una persona capta la definición de un valor está utilizando la Verstand, cuando capta la esencia misma del valor sin necesidad de conceptos y de palabras, entonces está utilizando la Vernunft. Aquí está el origen de la Ética axiológica preconizada es este libro: el fundamento de la Ética es el valor captado en su misma esencia, no por medio de conceptos, palabras o imágenes. Los ejemplos que podemos aducir para ilustrar este asunto son múltiples. Una sinfonía posee un valor intrínseco, el sujeto que la escucha capta directamente ese valor aun cuando no lo pueda explicar con palabras y conceptos. He aquí el funcionamiento de la Vernunft. Cuando, además, en otro momento, ese sujeto reflexiona y logra dar una explicación verbal a ese valor que ha captado, entonces está funcionando la Verstand.

En general, los valores son captados directamente por la Vernunft y el conocimiento holístico. Esto da origen a las normas éticas, fundamentadas en valores captados directamente. En cambio, lo que suele suceder es otro fenómeno muy diferente: la gente capta las normas morales con la Verstand, en forma conceptual, imperativa, y por tanto, no suele descubrir el valor que está contenido allí. A partir de esto, la fuerza que lo mueve para cumplir dichas normas no es el valor sino la presión externa. Con esto se tiene la mejor garantía de que el sujeto va a desechar dichas normas en la primera oportunidad, pues siente con ellas una disminución de su propia libertad, su autonomía y su valor como persona.

8. TRES DIFERENCIAS ENTRE ÉTICA Y MORAL. Con esto ya tenemos detectadas tres grandes diferencias entre la moral y la Ética. Estas normas pueden diferir en cuanto a su contenido, su origen externo o interno y su influencia coercitiva o axiológica. Lo que vamos a destacar en este libro es el fundamento axiológico de las normas éticas, sea que éstas hayan tenido un origen interno o externo, o coincidan o no con la moral imperante en la sociedad que ha influido en la educación del lector.

A continuación podemos distinguir tres niveles que surgen a partir de las consideraciones explicadas.

El primer nivel está en la moral, es decir, en las normas morales cuyo origen es externo y tiene una acción impositiva en la mentalidad del sujeto.

El segundo nivel es la Ética conceptual, es decir, el conjunto de normas que tienen un origen interno en la mentalidad de un sujeto, puede coincidir o no con la moral recibida, pero su característica mayor es su carácter interno, personal, autónomo y fundamental.

El tercer nivel es el de la Ética axiológica que es el conjunto de normas originadas en una persona a raíz de su reflexión sobre los valores. Dichas normas constituyen el modelo superior propuesto por este libro.

...

Descargar como  txt (14.5 Kb)  
Leer 9 páginas más »
txt