ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

“La cláusula del adulterio en los diez mandamientos”


Enviado por   •  25 de Septiembre de 2020  •  Tareas  •  2.363 Palabras (10 Páginas)  •  43 Visitas

Página 1 de 10

[pic 1][pic 2]

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE MORELOS

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES

FILOSOFÍA DEL DERECHO

1° SEMESTRE

Reporte: Capítulo XIII “La cláusula del adulterio en los diez mandamientos”

=Sanford LEVINSON=

Dr. Óscar Samario Hernández  

Alumno: Jiménez Mosco Vanessa

Reporte: Capítulo XIII “La cláusula del adulterio en los diez mandamientos”

=Sanford LEVINSON=

EL presente reporte está basado en el ejercicio hipotético realizado por Sanford LEVINSON. Este ejercicio data del año de 1970, en donde la principal problemática de los ciudadanos era  la corrupción de la vida ateniense. Por lo cual, este grupo se reúne para tratar está temática y durante el desarrollo de esta, toma la palabra uno de los conferencistas y nos abre un panorama que  nos dice que la única manera de librarnos de preocupaciones y de llevar una vida más tranquila es precisamente adentrarnos a los diez mandamientos. Pero antes de continuar con el lineamiento que se había establecido para llevar a cabo este ejercicio sobre adulterio en el cual se tenían determinadas consideraciones puesto que se les pedía a los ciudadanos que al llegar a los dieciocho  años de edad hicieran un juramento en el que tuvieran como meta o prioridad volver a hacer que los diez mandamientos preponderaran en la vida de los seres humanos y si durante diecisiete  años los llevaban al pie de la letra, a los treinta y cinco  años recibirían  una bonificación de diez mil dólares.

Ahora bien, conocido lo  anteriormente mencionado, es importante saber ¿Qué son los 10 mandamientos? y ¿Cuál de ellos constituirá nuestro objeto de estudio? Pues bien, los diez mandamientos también son conocidos como el Decálogo de Moisés  que en el monte Sinaí, Dios le entrega a Moisés para que de esta manera, implante su ley sobre el pueblo de Israel y ellos puedan verse libres de pecado. Aunado a ello, entre los diez mandamientos que Dios le entrega a Moisés se encuentra el de

NO COMETERAS ACTOS IMPUROS, dentro del cual entra precisamente el no cometer adulterio, es decir, todos aquellos pecados que estuvieran en contra de la castidad.

En Mateo15, 19 del Evangelio de Jesucristo, nos dice que: “En efecto, del corazón proceden los malos deseos, asesinatos, adulterios, inmoralidad sexual, robos, mentiras, chismes. Por sus parte en Corintios 5, 9, nos habla precisamente sobre nos relacionarnos con fornicarios y tal pasaje de la biblia dice lo siguiente: “Les escribí en mi otra carta que no tuvieran trato con los que viven en la inmoralidad sexual”. En Corintios 6,18 nos dice” Desháganse totalmente de las relaciones sexuales prohibidas. Todo otro pecado que cometa el hombre le queda exterior. Al contrario, el que tiene relaciones sexuales prohibidas peca contra su propio cuerpo”.

En Corintios 6,9 dice lo siguiente: “No saben que  los injustos no heredan el Reino de Dios? No se engañen: no heredarán el Reino de Dios los que tienen relaciones sexuales prohibidas, ni los que adoran a los ídolos, ni los adúlteros, ni los homosexuales de toda clase, ni los ladrones, ni los explotadores, ni los chismosos, ni los estafadores”. Y es que es precisamente en estos pasajes de la Biblia en donde nos habla más precisamente sobre librarnos de este pecado del adulterio, queriendo yo abrir con ello, una pequeña introducción a este contexto para ahora sí, examinar más a fondo los casos específicos de adulterio de los cinco reclamantes de los diez mil dólares.

A continuación, presentaré cuales son los cinco casos, y en base a ello, a mi criterio y apoyada tanto de la Biblia Judía como de la Católica, deduciré si alguno de los protestantes se merece el premio o ninguno cumplió con lo estipulado.

En el caso del Reclamante A, el afirma que ha cumplido con todos los mandamientos, pero la duda está en el adulterio, puesto que él es un hombre casado y ha mantenido relaciones fuera del matrimonio con otras mujeres, pero él se excusa diciendo que solamente se considera adulterio cuando la mujer es casada y mantiene relaciones sexuales con otro hombre ajeno a su marido, por lo que dice que si solamente buscaba mujeres solteras, el pecado no se constituía puesto que él apoyaba sus fundamentos en la Enciclopedia Judía.  Si hablamos de la manera en como era visto el matrimonio judío en aquella época, el reclamante tiene razón cuando admite que no cometió pecado, porque para los judíos si un hombre mantiene una relación extramarital con una mujer soltera no se celebra el Kidushín (tratado de la orden de Nashim de la Mishná y el Talmud), que habla sobre cuestiones de noviazgo y del matrimonio por tanto, no se produce un adulterio desde el punto de vista Halajico, aun cuando esté casado y de esta manera puede no divorciarse de su esposa. Pero ahora bien, si nos basamos en lo que dice la Biblia actualmente en hebreos 13, 14 Que todos respeten  el matrimonio en todos sus aspectos y mantengan  la fidelidad de las relaciones entre esposos. Dios castigará a los que tienen relaciones sexuales prohibidas y a los que cometen adulterio. Efectivamente,  en este proverbio, nos damos cuenta que el reclamante ha no cumplió esa fidelidad que se supone debía haber tenido a su esposa y entonces dentro de las bases de su matrimonio nunca existió el respeto hacia el cónyuge. De igual manera, en Efesios 5,26 nos dice: “Maridos, amen a sus esposas como Cristo amó a la iglesia y se entregó a si mismo por ello”. Esto nos da a entender que debemos considerar al matrimonio como algo muy valioso y de esta manera dando entender que el matrimonio es como Dios y la iglesia, es decir, un lazo muy fuerte que no permite el adulterio bajo ninguna circunstancia. De esta manera, el reclamante A, ha transgredido este proverbio porque no amó lo suficientemente a su esposa como para evitar caer en la tentación de buscar un cuerpo ajeno. Por su parte en Corintios 7, 2 - 4 establece lo siguiente: Pero cuidado con las relaciones fuera del matrimonio, que cada uno, pues, tenga su esposa y cada mujer su marido. El marido cumpla con sus deberes de esposo y también la esposa. La esposa no dispone de su propio cuerpo,  el marido dispone de él, del mismo modo, el marido no dispone de su propio cuerpo; la esposa dispone de él. Eso nos da entender que las relaciones sexuales son un “privilegio” que sólo se puede llevar a cabo dentro del matrimonio con la pareja y no con una persona ajen. Asimismo en proverbios 5,20 nos dice: ¿Cómo te apasionas hijo por una desvergonzada y reposarías en el regazo de una ajena? Y esto es, adentrándonos hoy en día a lo que dice la Biblia actual, porque aun cuando antes no se constituyera un pecado  como el reclamante A lo estipulaba, de cualquier manera, el hecho está presente y la  falta a lo estipulado en la Biblia, de igual manera, aunque la persona que fue engañada tenga la libertad para decidir si desea separarse de su cónyuge adúltero, si nos adentramos en cuestiones jurídicas, el adulterio antes se consideraba un delito pero posteriormente,  El Código Penal Federal lo elimina porque era difícil comprobar y no representaba un peligro para la otra parte.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (13.5 Kb)   pdf (150.9 Kb)   docx (72.8 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com