ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Las Confesiones De San Agustin


Enviado por   •  28 de Septiembre de 2014  •  1.878 Palabras (8 Páginas)  •  526 Visitas

Página 1 de 8

Las confesiones nos presenta aquellos actos y sentir que San Agustín cometió desde la infancia, hasta que era Obispo, siendo los primeros aquellos que desde mi punto de vista muchos no recordamos o simplemente no tomamos en cuenta por ser niños, pero que para San Agustín no era así, siempre los tuvo muy en cuenta en su vida, pues desde ese momento podemos ver que él se sentía atraído por Dios, pero no solo nos expresa sus actos, también alaba a Dios a lo largo de toda la obra, y es sobre todo un dar gracias a Dios por los beneficios que el recibió en cada uno de los momentos de su existencia. Se reconoce como una creatura del Señor, un pequeño ser, un simple hombre que está dispuesto a alabar a Dios, a su Creador, un hombre que siempre está en búsqueda de estar con Dios, de descansar en El.

A lo largo del libro I, muestra y reconoce su insignificancia con respecto a Dios, se abruma con el hecho de que Dios haya perdonado sus pecados, lleva a cabo una autocrítica por todos los errores cometidos, y se muestra consciente de todas aquellas cosas que hizo mal, y además explican el porqué de su mala conducta y comprendiendo desde su actual punto de vista , ya maduro y consciente de la bondad de Dios, que aquellos actos que cometió eran el medio tal vez el no más correcto para alcanzar un fin, que era su propio bien. Una de las cosas que más me llama la atención es como se cuestiona sobre el que debe ser primero conocerlo o invocarlo cuestionándose de la siguiente manera “¿o será acaso que nadie Te puede conocer si no te invoca primero? Mas por otra parte: ¿Cómo Te podría invocar quien todavía no cree en Ti; y como podría creer en Ti si nadie Te predica?”

El libro II nos presenta como Agustín se entrega a las bajas pasiones y nos narra algunos de estos sucesos, como era el buscar agradar a los demás, complacerse a sí mismo, dejarse llevar por la sensualidad. Durante esta etapa, también se dejó llevar por los vicios, su madre queda con el corazón completamente afligido y destrozado por los actos que veía que su hijo cometía, comenzó a robar solo por fastidiar a la ley, porque en verdad él no lo necesitaba. En esta parte San Agustín me dice que es importante mirar nuestros errores “no porque en ellas me complazca, sino porque Te amo a Ti mi Dios. Lo hago por amor de Tu amor, recordando en la amargura de una revivida memoria mis perversos caminos y malas andanzas. Para que me seas dulce Tu…”

En el libro III vemos como Agustín se deja llevar por amores impuros como el los llamaba esto sucede cuando llega a Cartago, pero fue también en esos momentos cuando al leer a Hortensio encuentra ese deseo por la filosofía y dijo “el libro cambio mis sentimientos y enderezo a Ti mis pensamientos, y mudo del todo mis deseos y mis anhelos”, en esos inicios él cae en la herejía a lado de los maniqueos pensando que Dios era un cuerpo infinito y esplendido.

En el IV libro nos habla sobre esos nueve años en que vivió en la herejía, cometiendo errores consultaba los horóscopos y practicar la astrología, pero también se dejaba mover por la soberbia, durante este tiempo pierde a un amigo y arrastrado por el dolor se va a Cartago donde se dedica a estudiar la filosofía y a sacar sus propias ideas y conclusiones, empieza ya en esos momentos a escribir sus libros.

Libro V, Agustín conoce a Fausto un obispo maniqueo que por así decirlo desilusiona a Agustín y él lo ve como una verdadera trampa del diablo y decide dejar a los maniqueos, hay empieza su conversión. Se retira a Roma donde rápidamente enferma y siente su pesar porque parecía ya desfallecer con todas las culpas de sus pecados, pero no es así, se recupera y después parte a Milán, lugar donde se encuentra con el ya mencionado anteriormente Ambrosio, el cual le enseña la fe católica y empieza a ver de manera diferente a la fe católica y es cuando decide realizar sus confesiones sabiendo que Dios es misericordioso, y Agustín entonces se hace catecúmeno.

En el libro VI, podemos ver el caminar de Agustín en Milán durante dos años de magisterio, es en ese lugar donde Mónica, su madre va a su encuentro y se alegra de saber que había abandonado a los maniqueos, y empieza a lograr lentos, pero estuvo avanzando en el estudio de la filosofía o sabiduría, su madre se encuentra con Ambrosio y obedece sus recomendaciones, es gracias a Ambrosio que Agustín descubre que a Dios no se le puede atribuir algo corpóreo porque es un ser incorpóreo, aquí nos habla sobre Alipo un amigo de él, de la misma ciudad de origen, y como después de caminar algo erróneo al igual que Agustín, parte a Milán igual que Agustín y se entrega a la investigación y búsqueda de la verdad, pues él decía amar la justicia.

Durante la narración del libro VII, Agustín se dedica a estudiar las razones del mal, por qué existe el mal, llegando a darse cuenta que en la realidad no existe una sustancia mala, que nos haga comportarnos de esta manera, es entonces cuando descubre lo que es el libre albedrio, llegando a darse cuenta que este es la causa del pecado en el hombre. También en esta etapa reconoce muchas cosas acerca de Dios como su incorruptibilidad, su inmutabilidad entre otras cosas,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (10.3 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com