ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

CONDICIONES DE LA OBEDIENCIA LEGÍTIMA Y DEBIDA U OBEDIENCIA JERÁRQUICA.


Enviado por   •  14 de Marzo de 2014  •  438 Palabras (2 Páginas)  •  243 Visitas

Página 1 de 2

CONDICIONES DE LA OBEDIENCIA LEGÍTIMA Y DEBIDA U OBEDIENCIA JERÁRQUICA.

1. Es menester que exista una relación jerárquica entre el superior que da la orden y el subordinado que la recibe y cumple.

2. Es menester que esa orden esté comprendida dentro de la relación normal que, en virtud de la constitución, de los reglamentos y de las leyes del ramo, existe entre el superior y e subordinado, es de¬cir, que esa orden esté comprendida en las respectivas competencias.

3. Es menester que la orden sea formalmente, aparentemente, lícita o legítima, porque si la orden es formalmente ilegítima, no procede esta causa de inculpabilidad, como eximente de responsabilidad penal. Es decir, es menester que se cumplan las formalidades que den apariencia, que den visos, de legalidad a una orden que es sus¬tancialmente ilícita, sustancialmente antijurídica.

Si la orden que el superior da al subordinado es evidentemente ilícita, y el subordinado cumple esa orden manifiestamente en contra de la Consti¬tución, de los reglamentos y leyes de la República, no estará amparado por esta causa de inculpabilidad, que la orden sea aparentemente lícita; por tanto, si la orden que imparte el superior es evidentemente antijurídica, el subordinado que la cumple, a sabiendas de que es contraria a la Constitución, no estará amparado por la obediencia legítima y debida, u obediencia jerárquica, como causa de incul¬pabilidad y, por ende, eximente de responsabilidad penal.

El artículo 25 de la Constitución Nacional establece: “Todo acto del Poder Público que viole o menoscabe los derechos garantizados por esta Cons¬titución es nulo, y los funcionarios y empleados públicos que lo ordenen o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos, sin que es sirvan de excusa órdenes superiores manifiestamente con¬trarias a la Constitución y las leyes.

Ahora bien, lo que si puede ocurrir en el caso de órdenes atroces es que haya estado de necesidad, así por ejemplo, el superior le ordena al subordinado que mate a otra persona, bajo amenaza de que si no cumple con esta orden, el muerto será él. Entonces el subordinado, para salvar su propia vida amenazada de muerte si no cumple la orden, mata a la otra persona. En este caso, el subordinado que, para salvar su propia vida, tuvo que cumplir la orden manifiestamente contraria a la Constitución y a las leyes, está exento de responsabilidad penal, pero no porque lo ampare la causa de inculpabilidad que se llama obediencia legítima y debida u obediencia jerárquica, sino porque lo ampara una causa de justificación, cual es

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (2.6 Kb)  
Leer 1 página más »
Disponible sólo en Clubensayos.com