ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Educar Es Universalizar


Enviado por   •  30 de Agosto de 2012  •  2.455 Palabras (10 Páginas)  •  339 Visitas

Página 1 de 10

EDUCAR ES UNIVERSALIZAR

Hemos hablado de la educación tomada desde el punto de vista más amplio y general posible, pero esta perspectiva abstracta no puede desconocer que bajo el mismo rótulo de educación se acogen fórmulas muy distintas en el tiempo y en el espacio. Los primeros grupos humanos de cazadores-recolectores educaban a sus hijos, y este proceso de enseñanza nunca es una mera transmisión de conocimientos, sino que se acompaña de un ideal de vida. La educación es tarea de sujetos y su meta es formar sujetos, no objetos no mecanismos de precisión.

Semejante factor de subjetividades primordialmente una característica psicológica del maestro y del discípulo, sino que viene determinado por la tradición, las leyes, la cultura y los valores de la sociedad. La educación tiene como objetivo completar la humanidad del neófito pero no puede realizarse en modo abstracto ni genérico, ni consiste en el cultivo de un germen idiosincrásico sino que tratan de acuñar una precisa orientación social. El hombre que la educación debe plasmar dentro de nosotros, no es el hombre tal como la naturaleza lo ha creado, sino como la sociedad quiere que sea. Tanto en el presente como en el pasado, nuestro ideal pedagógico es obra de la sociedad.

Es como si nadie pudiera estar educado en el verdadero sentido hasta que todos se hubiesen desarrollado fuera del alcance del prejuicio, la estupidez y la apatía.

¿Tiene que ser la enseñanza obligatoriamente conservadora? La respuesta no puede se un simple sí o no, es decir desoladora en ambos casos. Conviene afirmar sin falsos escrúpulos la dimensión conservadora de la tarea educativa. La sociedad prepara a sus nuevos miembros del modo que le parece más conveniente, no para su destrucción: quiere formar buenos socios, y no enemigos. El grupo impone el aprendizaje como un mecanismo, no sólo busca formar individuos sino también precaverse ante el posible brote de desviaciones dañinas. La educación es siempre conservadora, por la sencilla razón de que es una consecuencia del instinto de conservación.

Tan intrínsecamente conservadora resulta ser la educación oficial que predica el respeto a las autoridades, como la privada que enseña a sus retoños aponer bombas: en ambos casos se intenta perpetuar un ideal. En una palabra la educación es transmisión de algo.

Los aprendizajes humanos nunca están limitados por fáctico, sino que siempre se ven desbordados por el entusiasmo simbólico. El hombre no es lo que es y es lo que no es, se refiere a que el deseo y el proyecto constituyen el dinamismo de nuestra identidad que nunca se limita. La educación puede ser planeada para sosegar a los padres, pero en realidad siempre los cancela y los rebasa. Educamos para satisfacer una demanda que responde a un estereotipo pero en ese proceso creamos una insatisfacción que nunca se conforma del todo. La escuela no transmite exclusivamente la cultura dominante, sino el conjunto de culturas en conflicto en el grupo del que se nace. El mensaje de la educación siempre abarca, su reverso o al menos alguna de sus alternativas.

Los grandes creadores de directrices educativas no se han limitado a confirmar la autocomplacencia de lo establecido ni aniquilarlo, su labor ha sido fomentar una insatisfacción creadora. Quien pretende educar se convierte en responsable del mundo ante el neófito, si le repugna esta responsabilidad que se dedique a otra cosa y que no estorbe. Hacerse responsable del mundo no es aprobarlo sino asumirlo conscientemente.

Esta transmisión no ha de excluir la duda crítica, la información sobre opciones heréticas con argumentos racionales a la forma de pensar mayoritaria, el profesor no puede cortocircuitar el ánimo rebelde del joven, no hay peor desgracia para los alumnos que el educador empeñado en compensar ante ellos las frustraciones políticas que no sabe o no puede razonar, se fomenta el peor conservadurismo docente.

La educación transmite porque quiere conservar; y quiere conservar porque valora positivamente ciertos conocimientos, comportamientos, habilidades y ciertos ideales. Nunca es neutral: elije, verifica, presupone, convence, elogia y descarta. Intenta favorecer un tipo de hombre, un modelo de ciudadanía, de disposición laboral, de maduración psicológica y hasta de salud.

Ningún maestro pude ser verdaderamente neutral, es decir, indiferente ante las diversas alternativas que se ofrecen a su discípulo. De modo que la cuestión educativa no es neutralidad-partidismo sino establecer que partido vamos a tomar. Haya argumentos racionales para referir la democracia pluralista a la dictadura o el unanimismo visionario, es mejor optar por loa argumentos racionales que por las fantasías caprichosas o las revelaciones ocultistas.

El ideal básico que la educación actual debe conservar y promocionar es la universalidad democrática. ¿Universalidad en la educación? Significa poner al hecho humano, por encima de sus modismos; valorarlo en su conjunto y no excluir a nadie a priori del proceso educativo que lo potencia y desarrolla. La enseñanza ha servido para discriminar a grupos humanos frente a otros: hombres frente a las mujeres, pudientes frente a los menesterosos, citadinos frente a los campesinos; Universalizar la educación consiste en acabar con tales manejos discriminadores, no debe regatearse a nadie ni ha de dar por supuesto de antemano que se ha nacido. Cada cual es lo que demuestra con su empeño y habilidad que sabe ser, no lo que se cuna-esa cuna biológica, racial, familiar, cultural, nacional, de clase social, le predestina a ser según, el esfuerzo educativo es siempre rebelión contra el destino.

El peso del origen se basaba sobre todo en el linaje socieconomico. Hoy siguen vigentes ambos criterios anti universalistas, unos nacen para ser educados y otros deben contentarse con una doma sucinta que les capacite para las tares ancillares la enseñanza se convierte en una perpetuación de la fatal jerarquía socioeconómica, en lugar de ofrecer posibilidades de movilidad social y de un equilibrio.

En las sociedades democráticas socialmente mas desarrolladas la educación básica suele estar garantizada para todos, las mujeres tienen tanto derecho como los hombres al estudio, le herencia biológica recibida por cada cual, que condiciona los bueno resultados mientras condena a otros al fracaso. Un test de inteligencia a tiempo ahorraría al estado muchos recursos. No por casualidad Estados unidos, las deficiencias de cuyo sistema educativo lo hacen particularmente sospechoso de derroche. No hay ningún mecanismo fiable para medir la inteligencia humana, en realidad no es una disposición única sino un conjunto de capacidades relacionadas, ningún test mide ni podre medir nunca lo que constituye la inteligencia, lo que marca nuestra salida

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (14.8 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com