ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La Oración, Unidad De La Expresión


Enviado por   •  12 de Diciembre de 2011  •  2.583 Palabras (11 Páginas)  •  310 Visitas

Página 1 de 11

La oración es la unidad de expresión en el idioma, compuesta de varias palabras, que contiene en forma completa una idea o concepto lógico, y que tiene en su conjunto un valor independiente del significado de cada una de las palabras que la componen.

Si bien una oración tiene por sí sola una significación plenamente comprensible — y en muchos casos puede constituir el objetivo completo de la expresión — por lo general se unen varias oraciones cuyos contenidos conceptuales tienen una relación directa, y conforman lo que suele denominarse un discurso; en cuanto exponen desarrollos intelectuales, razonamientos, que permiten comunicar significados complejos.

Estructura de las oraciones.

En el conjunto de la oración se distinguen diversas partes, que se denominan términos. Primariamente, toda oración se compone de dos tórminos:

El sujeto — que es el agente que cumple o realiza la acción expresada en el verbo esencial de la oración:

El automóvil estaba pintado de azul.

Artigas y Lavalleja fueron dos grandes caudillos.

Las nubes aparecen en el cielo como copos de algodón.

El predicado — que es todo el resto de la oración, en el cual se predica lo que la oración expresa respecto del sujeto:

El automóvil estaba pintado de azul.

Artigas y Lavalleja fueron dos grandes caudillos.

Las nubes aparecen en el cielo como copos de algodón.

Existen las denominadas oraciones unimembres, las que se caracterizan porque no poseen sujeto, por ser impersonales, de modo que están integradas solamente por predicado:

Llueve y truena.

No había nadie.

En el campo está anocheciendo

El sujeto.

El sujeto elíptico es el que no aparece en forma explícita en la oración:

(Nosotros) Fuimos a cenar.

(El perro) Ladró toda la noche.

Si bien el sujeto es un elemento esencial y siempre presente en el sentido de la oración, esto ocurre, y es posible, debido a que en el idioma español el sujeto queda identificado por otros elementos emergentes de la forma asumida por el verbo; lo cual no sucede en otros idiomas, en los cuales expresar el sujeto es ineludible. Pero esa posibilidad de identificar el sujeto mediante la inflexión del verbo conjugado no ocurre siempre; por lo cual la omisión del sujeto, en tales casos, produce ambigüedad en la oración.

El núcleo del sujeto lo constituye el sustantivo principal del mismo; ya que puede estar conformado además por otras varias palabras, que lo califiquen.

El sujeto puede estar conformado por más de un núcleo o sustantivo, cuando todos ellos concurren a la ejecución de la acción del verbo:

Juan y Pedro fueron a la playa.

El Uruguay y el Plata vivían su salvaje primavera.

El complemento del sujeto está constituido precisamente por esas otras palabras que lo integran y lo califican en función de adjetivo:

Una pequeña rosa roja se destacaba en el ojal de su solapa.

La adjetivación del sujeto, puede efectuarse por medio de un adjetivo simple, constituido por una única palabra; o también por un adjetivo estructurado como frase o como oración:

El adjetivo frase, del sujeto, se caracteriza porque carece de verbo y se inicia con la preposición DE:

Una rosa de marcados tonos rojos se destacaba en el ojal de su solapa.

El adjetivo oración, del sujeto, se caracteriza precisamente porque conforma una oración al tener un verbo conjugado, pero que tiene un nivel secundario o subordinado dentro de la oración principal, y cumple la función de adjetivar al sujeto al que califica, iniciándose con el pronombre relativo QUE:

Una rosa, que acababa de comprar, se destacaba en el ojal de su solapa.

El predicado.

El predicado se compone a su vez de varios términos que se distinguen claramente:

El núcleo del predicado lo constituye el verbo esencial de la oración, el que es realizado por el sujeto.

El complemento del predicado está formado por las demás palabras que se agregan al verbo, y que permiten completar la idea que emana de ese verbo conjugado. Hay varios tipos de complementos en el predicado:

El complemento directo — que es aquel elemento de la oración sobre el cual la acción del verbo recae directamente:

Pedro canta un tango.

El león se comió a la gacela.

El reconocimiento de un complemento directo surge con facilidad, al analizar una oración, de examinar cual es la respuesta a una pregunta formulada a partir de ¿Qué ..., o de ¿Qué cosa..., expresa el verbo que hace el sujeto: ¿Qué canta Pedro?

También se reconoce el complemento directo cuando se refiere a sujetos personificados, porque se inicia con la preposición A, y responde a la pregunta ¿A quién...: ¿A quién se comió el león?

El complemento indirecto — que es aquel elemento de la oración sobre el cual la acción del verbo recae indirectamente, recibiendo sus efectos:

Los alumnos juraron fidelidad a la bandera nacional.

Juanito presta atención a los profesores.

El reconocimiento de un complemento indirecto surge de examinar cual es la respuesta a una pregunta formulada a partir de ¿A quién ..., o de ¿Para quién cosa..., el sujeto realiza la acción: ¿A quiénes presta atención Juanito?

El complemento circunstancial — que es aquel elemento de la oración que determina las circunstancias en que el sujeto realiza la acción, en cuanto a tiempo, modo, lugar, cantidad, finalidad, origen, condición, etc. Por lo tanto, en una misma oración pueden acumularse varios complementos circunstanciales, cuando el sentido sea coherente:

Los pasajeros del avión desembarcaron ayer (tiempo), bastante descompuestos (modo) por las turbulencias sufridas (causa), y pasaron por la Aduana (lugar).

El reconocimiento

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (17.1 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com