ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Gobierno, Gobernabilidad Y Políticas públicas En América Latina


Enviado por   •  24 de Agosto de 2011  •  1.275 Palabras (6 Páginas)  •  1.128 Visitas

Página 1 de 6

Gobierno, gobernabilidad y políticas públicas en América latina

Para nadie es un secreto que el ejercicio de gobierno en los países Latinoamericanos parece cada vez más frágil y carente de un proyecto político que sea capaz de guiarlo. La practicidad se ha convertido principal agente de la política construyendo una gobernabilidad cada día más mediática.

Diversos estudios han señalado la vulnerabilidad del sistema democrático en América Latina. Los problemas a los que se enfrenta la región como la crisis de legitimidad democrática, la debilidad de las instituciones para garantizar los derechos de los ciudadanos y los problemas socio-económicos, caracterizados por el aumento de las desigualdades y de la pobreza, han llevado a que determinados sectores de la población no sean muy partidarios del sistema democrático.

Antonio Camou plantea una definición amplia de gobernabilidad rescatando su carácter multidimensional y relacional. Así la gobernabilidad debe ser entendida como “un estado de equilibrio dinámico entre el nivel de las demandas societales y la capacidad del sistema político (estado/gobierno) para responderlas de manera legítima y eficaz”. Sin embargo, nuestro entorno real parece evidenciar la dificultad e incertidumbre en nuestra tarea de gobernar, lo que refleja las profundas brechas existentes, tanto que la democracia se ha convertido en un consumo que no sólo diferencia la calidad de vida de los ciudadanos, sino que además se encarga de discriminar entre ciudadanías.

América Latina ha vivido en los últimos años una crisis de gobernabilidad resultante de la proliferación de las protestas sociales contra el modelo de desarrollo que seguía los lineamientos del “Consenso de Washington,” la propagación dentro de la región de unas nuevas patologías globales como el narcotráfico, el terrorismo y la corrupción y la propia incapacidad de los sistemas políticos tradicionales – partidos, gobiernos y congresos – para manejar estas coyunturas de ruptura. Los movimientos sociales se han expresado dentro de estos escenarios de forma muy diversa. Algunos, convertidos en movimientos políticos, han conseguido llegar directamente al poder e institucionalizar sus proyectos de acción política, otros, en abierta rebeldía contra las fuerzas tradicionales, han desafiado abiertamente la institucionalidad democrática; unos cuantos han pactado con estas mismas fuerzas los términos de alianzas de gobierno que han resultado efímeras e ineficaces

A lo largo de la historia, los movimientos sociales han jugado un papel fundamental en la determinación de la dinámica política latinoamericana, estos movimientos han terminado por convertirse en verdaderos promotores de identidad y fuente de organización política al desarrollarse como grupos. Desde el grito de independencia de Tupac Amaru, que podría considerarse su antecedente más significativo, el movimiento latinoamericano ha desarrollado esos “vínculos” que son su materia prima organizativa a partir de la cual es probable pensar en una nueva forma de construir sociedad.

Sin embargo, los síntomas de inserción exitosa en la globalización que, para mediados de los años noventa, presentaban los países de la región, contrastaban con el “duro aprendizaje” político e institucional que produjo la aplicación, con más o menos diferencias, del paquete de reformas del ajuste estructural.

El desafío que enfrentan los gobiernos latinoamericanos es eminente. Para enfrentar y resolver la crisis de ingobernabilidad, deben superar la trivialidad con eficiencia y eficacia, esto, para ponerla en el camino correcto. La (in)gobernabilidad hace referencia a un momento de viabilidad política de la acción gubernamental y una determinada intensidad de las tensiones y conflictos que enfrenta el ejercicio de gobierno. Las crisis de gobernabilidad en la región han seguido una trayectoria que se inició como crisis de legitimidad; evolucionó hacia una crisis de conducción política; y ha concluido en una profunda crisis de Estado. Con el fin de superar dicha crisis, los países de la región deben recuperar el sentido y contenido gubernamental del ejercicio de gobierno. Es decir, como proceso de conducción política de la sociedad y del Estado.

Los aportes de un destacado grupo de

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.6 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com