ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Manejo de desechos en el laboratorio


Enviado por   •  4 de Septiembre de 2011  •  Trabajos  •  2.049 Palabras (9 Páginas)  •  1.634 Visitas

Página 1 de 9

Manejo de desechos en el laboratorio

Es totalmente lógico que de un laboratorio se genere cierta cantidad de desechos que podrían significar riesgos para los seres humanos y el ecosistema en general. La forma como disponerlos ha ocupado a estudiantes y profesores de las universidades, que generalmente utilizan estos recintos para la práctica del conocimiento.

El caso de los laboratorios clínicos es clase aparte. En ellos se produce una variedad bastante amplia de elementos que son peligrosos o podrían llegar a serlo, dependiendo de su manejo.

Los desechos

Según la norma, los desechos tipo A son los comunes e inofensivos. “Se genera en las áreas de limpieza y de barrido. Entran en esta categoría los alimentos, cartones y papel. Mientras tanto, los tipo B son los potencialmente peligrosos.

Por su naturaleza son inofensivos, pero dependiendo de su ubicación, contacto o de las circunstancias podrían contener algún contaminante y generar riegos.

Los desechos tipo C son infecciosos. Se tiene certeza que han tenido contacto con sangre, cultivos de microorganismos, orina, heces o sustancias químicas, incluyendo estos elementos.

Por su parte, los tipo D son los biológicos, que provienen de seres humanos o animales, vivos o muertos.

Los tipo E, son las sustancias químicas, tóxicas, materiales farmacéuticos y reactivos. Los objetos punzo cortantes, como las agujas, restos de vidrio, entre otras cosas, entrar en la categoría C.

El manejo

Todos los desechos son difíciles de manejar, porque en el fondo todos representan riesgo y, aunque lo ideal es que sean incinerados, las normas hacen ciertas recomendaciones y para cada caso se trata de un tratamiento diferente.

Para los tipo B y C: Deben ser dispuestos en bolsas de polietileno, con un espesor mínimo de 0.10 milímetros, dentro de papeleras con tapa accionada a pedal. Todos estos elementos siempre tienen que estar identificados con el logotipo de desechos peligrosos. Los D, tienen que ser descartados en recipientes tipo balde, herméticos y, si se botan por el desagüe, deben ser previamente neutralizados, tratados con cloro. Igual ocurre con los tipo E, que deben ser separados y tratados debidamente para evitar reacciones peligrosas.

Mientras que los punzo cortantes deben ser tratados con cloro y ser colocados dentro de recipientes rígidos, debidamente identificados.

Manejo de desechos en el laboratorio

En el laboratorio se manejan gran cantidad de productos y se efectúan diversas operaciones que conllevan la generación de residuos, en la mayoría de los casos peligrosos para la salud y el medio ambiente. Aunque el volumen de residuos que se generan en los laboratorios es generalmente pequeño en relación al proveniente del sector industrial, no por ello debe minusvalorarse el problema.

Unas adecuadas condiciones de trabajo en el laboratorio implican inevitablemente el control, tratamiento y eliminación de los residuos generados en el mismo, por lo que su gestión es un aspecto imprescindible en la organización de todo laboratorio.

Otra cuestión a considerar es la de los derrames, que si bien tienen algunos aspectos coincidentes con los métodos de tratamiento para la eliminación de residuos, la actuación frente a ellos exige la consideración de otros factores como la rapidez de acción, aplicación de métodos de descontaminación adecuados, etc.

Para una correcta realización de lo indicado anteriormente es aconsejable designar personas responsables, así como facilitar una completa información a todo el personal del laboratorio sobre estos temas.

Residuos no peligrosos

Estos residuos, considerando sus propiedades, pueden eliminarse mediante vertidos, directamente a las aguas residuales o a un vertedero. Si aún no considerándose peligrosos, son combustibles, se pueden utilizar como combustibles suplementarios, como ocurre, por ejemplo, con los aceites, que, si son "limpios", se pueden eliminar mezclándolos con combustibles; los aceites fuertemente contaminados, en cambio, deberán ser procesados en función de los contaminantes que contengan (metales, clorados, etc.).

Residuos químicos peligrosos

Combustibles

Pueden utilizarse como combustible suplementario o incinerarse. Debe controlarse la posible peligrosidad de los productos de combustión.

No combustibles

Pueden verterse a las aguas residuales o vertederos controlados siempre que previamente se haya reducido su peligrosidad mediante tratamientos adecuados.

Explosivos

Son residuos con alto riesgo y normalmente deben ser manipulados fuera del laboratorio por personal especializado.

Gases

Su eliminación está en función de sus características de peligrosidad (tóxicos, irritantes, inflamables). Para su eliminación, deberán tenerse en cuenta las normativas sobre emisión existentes.

Residuos biológicos

Deben almacenarse en recipientes específicos convenientemente señalizados y retirarse siguiendo procesos preestablecidos. Normalmente se esterilizan y se incineran.

Residuos radiactivos

Para su eliminación deben considerarse sus características fisico-químicas así como su actividad radiactiva y vida media (tiempo de semidesintegración). Su almacenamiento debe efectuarse en recipientes específicos debidamente señalizados y deben retirarse de acuerdo a los procedimientos establecidos. Su gestión es competencia del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Factores a considerar para la eliminación de residuos

Los residuos generados en el laboratorio pueden tener características muy diferentes y producirse en cantidades variables, aspectos que inciden directamente en la elección del procedimiento para su eliminación.

Entre otros, se pueden citar los siguientes factores:

• Volumen de residuos generados.

• Periodicidad de generación.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (15.2 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com