ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

José María Arguedas , relación con dos mundos totalmente diferentes, el indígena y el blanco


Enviado por   •  5 de Noviembre de 2018  •  Prácticas o problemas  •  1.115 Palabras (5 Páginas)  •  10 Visitas

Página 1 de 5

[pic 1]

Antes que nada quiero explicar cómo es que José María Arguedas se relacionaba con dos mundos totalmente diferentes, el indígena y el blanco, ya que él era mestizo pero defendió a los indígenas, porque odiaba el contexto de ellos que eran discriminados y torturados, en pocas palabras eran tratados como animales o seres inferiores que no podían ser algo más que un esclavo. Arguedas nos habla en muchas de sus obras como él vive entre dos mundos, enfrentándose aquellos que se creen superiores para poder demostrar que los indígenas también son capaces de lograr muchas cosas y hasta pueden ser mejores que ellos; Así pues nuestro escritor pasó por muchas experiencias muy duras los cuales solo eran tristeza, odio y rencor, pero que gracias a ello hoy en día sus experiencias plasmadas en sus obras nos hacen reflexionar.

José María Arguedas nació en 1911 en Andahuaylas – Apurímac en la sierra sur del Perú. Originario de una familia criolla y aristócrata por parte materna, quedó huérfano de madre tan solo cuando tenía dos años de edad. Su padre era un abogado muy viajero y eso provocó que Arguedas tenga poca presencia paterna. Asimismo él tenía una mala relación con su madrastra y su hermanastro, se refugió en el cariño de los sirvientes indios, lo que hizo que profundice la lengua y costumbres andinas que ayudó a moldear su personalidad. Es un escritor y antropólogo peruano; además es bilingüe ya que pronunciaba ambas lenguas (castellano y quechua) pero siempre mostró un gran cariño especial por la lengua indígena, considerada como su lengua materna. Aunque bien sabemos que en el Perú se ha dejado de lado el quechua, ya que por encima de todos se encuentra el español.

El escritor José María Arguedas vivió una experiencia en prisión a sus 26 años de edad. Sucedió durante la dictadura del general Oscar R. Benavides (aludido en la novela como El General), bajo la cual se encontraban fuera de la ley los partidos aprista y comunista. De hecho, Arguedas nunca fue un laborioso militante partidario, pero sus simpatías estaban del lado del comunismo y en contra del fascismo, pues se había formado intelectualmente con las lecturas del amauta José Carlos Mariátegui. Fue por eso que cuando en 1937 se anunció la visita del general italiano Camarotta (representante del dictador Benito Mussolini) a la sede de la Universidad de San Marcos, un grupo de estudiantes  se pusieron de acuerdo para organizar una protesta; entre ellos se encontraba Arguedas. Todos ellos eran partidarios voluntariosos de la Segunda República Española y como tales, opositores declarados de la dictadura italiana, que por entonces apoyaba al bloque fascista en plena guerra civil española. En el fragor del acto, los estudiantes rodearon al general Camarotta e intentaron arrojarlo a la pila del patio de Derecho, hecho que fue impedido por un grupo de profesores. La embajada italiana protestó enérgicamente ante el gobierno peruano, y el general Benavides, a fin de dar un escarmiento ejemplar, ordenó la prisión de todos los estudiantes involucrados. Fue así como Arguedas fue a dar en El Sexto (prisión llamada así por estar en la sexta zona policial de Lima), donde pasó once meses, de noviembre de 1937 a octubre de 1938.

El mundo de los presos políticos en la obra el Sexto refleja la realidad peruana de 1930: relativamente, los apristas son mayoría y los comunistas solo una minoría. Estos partidos, de naturaleza revolucionario, habían surgido en los años 1920 con la pretensión de modificar radicalmente al país; pero fue el APRA, fundado por Víctor Raúl Haya de la Torre, que al empezar la década de 1930 entró como un partido de masas, apoyado por obreros, campesinos, estudiantes y la clase media.

Participaron en las elecciones generales de 1931, que perdieron frente al teniente coronel Luis Sánchez Cerro; no reconocieron el resultado y pasaron a la más desaforada oposición, cuya cima alcanzó con la llamada revolución de Trujillo de 1932, ferozmente reprimida por el gobierno. Apristas y comunistas fueron perseguidos y puestos fuera de la ley bajo una norma de la Constitución de 1933 que proscribía a los partidos de carácter internacional; de esa época data la acuñación del término apro-comunismo. Las cárceles se llenaron de presos políticos, situación que no varió tras el ascenso al poder de Óscar R. Benavides luego del asesinato de Sánchez Cerro en 1933 a manos de un militante aprista.
"El Sexto" es un lugar en el que el escritor encontró lo peor de la sociedad pero a la vez la esperanza de quienes luchaban por cambiarla, sufriendo no solo la privación de la libertad sino torturas y sufrimientos.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (6.7 Kb)   pdf (89.5 Kb)   docx (299.1 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com