ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Juliane Köpcke


Enviado por   •  12 de Enero de 2019  •  Biografías  •  1.454 Palabras (6 Páginas)  •  34 Visitas

Página 1 de 6

Juliane Köpcke

Juliane Kopcke nació en Lima en 1954 y era hija de Hans, un biólogo y Anna Maria una ornitóloga alemana. Ella se crio gran parte de su vida en la selva amazónica, donde su padre le enseñaba como sobrevivir el día a día por si le pasaba algo. Aprendió a reconocer animales, propiedades de las plantas… pero sobre todo a saber qué hacer en caso de pérdida.

Le enseño:

  • cuáles eran sus enemigos mortales en la selva: la pantera y una araña mortal.
  • qué hacer si le acechaba la noche: buscar donde apoyar la espalda: una ladera, un tronco… puesto que el enemigo siempre ataca por la espalda
  • cómo llegar a un poblado: siguiendo un río y llegando a un mayor y a otro… porque los ríos llevan a las civilizaciones

Pasaron los años y Juliane fue a cursar sus estudios en Perú. Era 1971 cuando, a los 17 años, había acabado el último curso de instituto y quería cursar zoología o biología, siguiendo los pasos de sus padres.

No se quería perder el baile de graduación del 23 de diciembre, porque marcaba un importante paso de su vida, por lo que se quedaron ella y su madre en Lima.

El 24 de diciembre se dirigían madre e hija al aeropuerto a volar con la compañía Lansa. Querían llegar a la selva para celebrar la Navidad en la estación zoológica que habían fundado sus padres.

Unas horas antes del vuelo, a las 11AM, dijeron que se había anulado ese vuelo. Debido a los anteriores accidentes de la compañía Lansa, ésta solo tenía un avión para volar lima-cusco. Llegar a las montañas y regresar. Había un segundo vuelo a la selva pero el avión estaba en reparación. Finalmente solo había un solo vuelo, un cuatrimotor con destino Pucallpa, donde el padre de Juliane trabajaba y las esperaba para celebrar la Navidad.

Cuando el vuelo estaba sobrevolando la zona de la selva del Amazonas, se formó una gran tormenta y las azafatas dijeron a los pasajeros que estaban atravesando una zona de turbulencias  y que se abrocharan los cinturones.

Las sacudidas dentro del avión fueron violentas. Los equipajes de mano salieron de su espacio golpeando a las personas. El avión descendió 4000 metros y el piloto buscaba aire más denso para poder realizar un aterrizaje de emergencia.

Mientras, Juliane estaba mirando por la ventanilla el motor derecho. Era su punto de referencia puesto que no podía saber qué podía pasar. Notaba que su madre estaba fría y nerviosa. De repente una luz la cegó. Un rayo atravesó la hélice que miraba. El avión escoró rápidamente gobernado por la fuerza de la gravedad.

Mientras caían, cuando se encontraban a 3000 m de altura, otro rayo golpeó el avión y se descompuso.

Juliane, junto otros 92 pasajeros salió despedida sujeta a su asiento desde 3 Km de altura!

Empezó a caer y perdió el conocimiento. Cayó sobre las copas de los arbóles, las ramas, más hojas… la densa vegetación de la selva amortiguó el impacto hasta el suelo. Estuvo incosnciente unas 3h y cuando despertó, se encontraba en su asiento con el cinturón. Miró alrededor y no podía creer lo que veía: cuerpos, restos del avión, butacas, maletas abiertas colgando de los árboles…  humo, mucho humo. Ella dijo que se despertó como iniciando un nuevo viaje “pero esta vez al infierno”.

Juliane tenía heridas mínimas teniendo en cuenta que habia caido de 3000 metros: un corte en el brazo bastante profundo, una herida en el hombro, tenía un ojo morado y una clavícula rota.

Los dos primeros días, se dedicó a buscar ayuda… pero no encontró más que cosas quemadas y cadáveres. Se dio cuenta que en medio de la selva, ante tan densa vegetación, era difícil que los encontraran, por lo que decidió sobrevivir. Cogió una bolsa de caramelos que encontró y una pasta de dientes y se puso a andar. Eso sería su único alimento. En el impacto había perdido sus gafas, por lo que no veía tan nítidamente.

Empezó a recordar los sonsejos de su padre, que le había enseñado cómo orientarse en un lugar desconocido y como sobrevivir. Empezó a buscar y al tercer día escucho unas aves que se caracterizaban por cazar en el agua, así que supo que cerca había agua y encontró un arroyo. Pero se dio cuenta que no era un río naveglable y que no encontraria civilización allí. Lo fue siguiendo para encontrar uno mayor. Mientras ella escuchaba y veía aviones sobrevolar la zona. Al cabo de unos días, la actividad cesó y se dio cuenta que la búsqueda habia finalizado y que estaba sola. No podía esperar ayuda, por eso su sensación de soledad y abandono se hizo más prounda.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.2 Kb)   pdf (72.4 Kb)   docx (13.8 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com