ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

FALLOS Y FALLAS MEDIOAMBENTALES


Enviado por   •  4 de Julio de 2015  •  1.073 Palabras (5 Páginas)  •  151 Visitas

Página 1 de 5

FALLOS Y FALLAS MEDIOAMBIENTALES

La multa más alta impuesta por el MinAmbiente fue a la Drummond en 2008: $1.604 millones (US$870 mil dólares) por haber realizado una carretera entre sus dos minas -La Loma y El Descanso-, con los consecuentes efectos negativos sobre el río y la capa vegetal y el desvío de un arroyo.

“Hasta que el Estado no encuentre cómo dejarlos presos y en la ruina, no parará el robo”, dijo un líder empresarial del Cesar que conoce los carros de lujo y las mansiones de los funcionarios expulsados por corrupción. Pero también, como dijo un empresario que conoce el sector, hay mafias heredadas del paramilitarismo y la guerrilla, que obligan a los alcaldes a darles una tajada de los dineros públicos. Quienes se han atrevido a denunciar han sido amenazados de muerte.

Las empresas carboneras hasta ahora han hecho poco por frenar este desangre, salvo la tímida financiación de algunas de un Observatorio de la Regalías que intenta hacer más transparentes estos flujos y ha entrenado veedores locales para que hagan algún control ciudadano. La ironía es que cuando se agoten las minas –la de Calenturitas el 2032 y la de La Loma en 2066 –y los niños sigan muriéndose y los campesinos y mineros sigan sin acueducto ni alcantarillado, la gente va a culpar a los que perciben como los ricos del barrio: las mineras. Estaría en su propio interés contribuir de manera más enérgica a mejorar la calidad del liderazgo local, y usar su poder regional y nacional para que las regalías que ellos pagan al Estado tengan un mejor

Jamás pensamos los colombianos que con la llegada al país, proveniente de los EE.UU., de la empresa minera Drummond, los problemas ambientales generados por la extracción desordenada y a raja tabla del carbón nos iban a convertir las feraces y verdes praderas del Cesar y Magdalena en negras zonas de desierto, contaminando las aguas cristalinas de nuestros ríos y dejando a su paso centenares de enfermos que obligados por las condiciones tienen que respirar ese polvillo infernal que se atasca en los pulmones, y origina enfermedades malignas como el temible “cáncer pulmonar”.

Tampoco alcanzamos a pensar que con el tiempo las lindas playas de Santa Marta con la bahía más hermosa de América, se iban a convertir, por efecto del mal embarque del carbón, en barcazas, en un mar oscuro, polucionado por los restos del mineral que se ha esparcido a todo lo largo y ancho de las costas de Ciénaga y Santa Marta.

Porque recordamos la llegada de la Drummond, cuando nos pintaba pajaritos en el aire haciéndole creer al país que no se presentaría ningún problema en la explotación y exportación carbonífera. Que vendrían ríos de leche para las comunidades del Cesar y Magdalena. Que las condiciones de vida para los moradores de esas regiones serían inmejorables y miren en lo que eso ha terminado. Una verdadera tragedia social de proporciones catastróficas, de la cual no se conoce la verdadera dimensión, a nivel nacional.

Y aquí es cuando el lobo - La Drummond - se quita su piel de oveja y decide mostrar sus feroces colmillos. Perjudica la salud de los habitantes de estas zonas y poco hace en la reparación de los inmensos daños a las comunidades. Evade descaradamente

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (7 Kb)
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com