ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Oparin, El Origen De La Vida


Enviado por   •  14 de Octubre de 2012  •  1.233 Palabras (5 Páginas)  •  951 Visitas

Página 1 de 5

Texto: El origen de la vida.

RESUMEN DEL TEXTO.

En el primer capítulo, Oparin muestra como la idea religiosa choca con el concepto científico sobre el origen de la vida. Hace patente que el idealismo se sostiene bajo la noción de un “espíritu universal” que da vida a la materia inerte. El autor dice que el materialismo aborda de manera muy distinta, y contradictoria a lo anterior, afirmando que la vida no es más que una forma especial de existencia de la materia. Niega la generación espontánea, contrastándola con la historia materialista, desde Aristóteles hasta Mendel.

En el capítulo segundo, el autor ejemplifica como en la actualidad los seres vivos pueden procurarse el carbono para sus funciones. La idea general se basa en considerara a los hidrocarburos como unas sustancias básicas en la creación de la vida, entre otras sustancias que veremos más adelante. Lo primero que resalta es que los hidrocarburos surgen por vía inorgánica, sin ninguna relación con la vida. Estos, fueron el resultado del fluir, en estado líquido, de los carburos de hierro y otros metales que debieron entrar en reacción con el agua o el vapor de agua en época primitivas dela tierra. Además, como los hidrocarburos tienen la propiedad de hidratarse, con facilidad se formaron nuevas sustancias como alcoholes, aldehídos, cetonas, ácidos y otros. Dice el autor que del agua los hidrocarburos sintetizaron al oxigeno. A estos átomos se les unió el nitrógeno y así aparecieron las numerosas sales amónicas, las amidas, etc. Eran cuerpos sencillos de moléculas relativamente pequeñas, aunque constituían una forma cualitativamente nueva de existencia de la materia.

El capítulo tres indaga sobre el origen de las proteínas. El autor reduce la explicación a las transformaciones químicas experimentadas por las sustancias orgánicas de la célula: la condensación o el alargamiento de la cadena de átomos de carbono y el proceso inverso; la polimerización o combinación de dos moléculas orgánicas vía un puente de oxigeno o nitrógeno y el proceso inverso o hidrólisis. Finalmente la oxidación-reducción. En las largas cadenas de transformaciones químicas de las sustancias, lo que surte efecto en ellas se debe al orden en que suceden las reacciones mencionadas. Estos procesos facilitaron la aparición de las proteínas primitivas. Una vez que existieron sustancias orgánicas, se observó una tendencia general a la síntesis de sustancias más complejas hasta que surgieron algunas de elevado peso molecular. Después el autor informa sobre los aminoácidos, que son elementos que integran la molécula de cualquier proteína. Dice que están unidos por enlaces, que no están unidos al azar, sino que tienen un riguroso orden exclusivo. El autor finaliza diciendo que las propiedades de las proteínas facilitaron el desarrollo de la materia, la formación de seres vivos.

El siguiente capítulo lo dedica a los coacervados, que son amontonamientos de moléculas proteicas que e localizaban, en un principio, en zonas líquidas. Loa coacervados, hechos gotas, aunque líquidos nunca se mezclan con el agua. Los coacervados permitieron el desarrollo complejo de las proteínas, que se integraban de moléculas, distintas en tamaño y propiedad. Los coacervados adquirieron cierta individualidad. Con los coacervados la materia orgánica adquirió cierta estructura. Sin embargo, Oparin dice que, con todo, los coacervados todavía no son seres vivos.

Para que se diera lo anterior, los coacervados tenían que escalar, evolutivamente, más: llegar a ser un protoplasma. Esto lo analiza el autor en el capítulo cinco. Oparin niega que el principio mecanicista del protoplasma determine su función por sí mismo. Rechaza esta visión unilateral, que la contrapone con la organización del tiempo en cada uno de sus procesos. Bajo un proceso de asimilación y desasimilación

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (7.8 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com