ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Sobre la dinámica de los bosques


Enviado por   •  9 de Agosto de 2018  •  Ensayos  •  1.091 Palabras (5 Páginas)  •  11 Visitas

Página 1 de 5

Sobre la dinámica de los bosques

Para hablar de semilla, muchas veces las personas olvidan que estas no crecen en el aire ni aisladas, lo hacen dentro de un entorno, en interacción con otras especies...en un ecosistema. En dicho ecosistema no solo conviven los arboles, también hay animales e insectos, incluso especies que no pertenecen a la flora y fauna, pero que son parte importante dentro del desarrollo de la comunidad.

Los robles, sean estos europeos o americanos, de manera natural no crecen en los plazas y parques de nuestras ciudades, crecen en bosques con una dinámica que le es propia de su territorio que da espacio para dos o tres niveles de vegetación que se complementan y compiten. Existe lo que se llama sotobosque, lugar de especies no árboreas (llámase arbustos o vegetación menor) y del recambio de grandes especies que suelen ser quienes dan denominación al bosque. En Chile tenemos tipos forestales varios de los cuales son dominados por especies del género Nothofagus[1] (roble, lenga, coigue, ruil, entre otros). Cuando nos planteamos hablar de las semillas, debemos pensar en ello, pues una especie se puede decir que es tolerante o no cuando es capaz de convivir con otras especies distintas, hay especies que eliminan su competencia con formas agresiva o con métodos más lentos pero igual de efectivos, y esto no significa que el bosque deje de ser bello, simplemente es[2]. Pensar que una especie introducida no es agresiva, es creer que en un bosque no hay espacio para la competencia y la muerte, nada más lejos de la realidad puesto que un bosque que no es capaz de competir y aceptar la muerte de parte de sus elementos corre el riesgo de no renovarse, ni generar dinámica... no tiene vida.

La única forma que en un bosque maduro las semillas jóvenes logren crecer y dar nuevo frutos es por la muerte de los individuos ya adultos, el bosque crecerá sano y fuerte si en él no hay intervención de terceros si el recambio ocurre por la acción del propio bosque, cualquier intervención aunque sea con las mejores intenciones altera el balance propio del bosque, el tratar de mantener una especie contra viento y marea, sabiendo que esta no pertenece al bosque o a sabiendas que su interacción no es armónica con el resto, se puede estar condenando al bosque a desaparecer por el reemplazo de la especie original, y esta es la dinámica propia de las plantaciones  forestales en las cuales no importa el equilibrio del sistema, no importa la belleza del entorno, no importa el nicho de las especies ni si logran sobrevivir o no, sino la utilidad final de la masa boscosa, el posible uso de las masas al terminar sus cortos ciclos (las plantaciones forestales, raras vez pasan de los 30 o 40 años[3]).

Ahora sujeto al marco anterior, hay que plantearse que se quiere hacer con los renovales que estan bajo el alero de tanto roble, algunos más vigorosos que otros, de eso no hay duda, pero ¿será el mejor fin para nuestras semillas ser rosa? No, no creo que lo mejor que podamos hacer es plantearnos el convertir a nuestras bellotas en rosas, que mejor que romper esa cubierta que protege a la semilla, dejarla germinar, y potenciar su fuerza para que sus ramas toquen el cielo, no creo en lo bonito de las rosas, soy de los que creen en la fortaleza del bosque, en la protección que el bosque hace de sus hijas e hijos, no aspiro a transformar bosque nativos en plantaciones para ser arrasadas y consumidas como cualquier bien pasajero, mi aspiración es ser roble adulto, maduro, que con su muerte será capaz de abrir espacios en el bosque para los nuevos elementos, sueño con ser parte del bosque y desde mi caída ver la carrera que emprenden hacia los cielos los nuevos elementos.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (6.3 Kb)   pdf (53.3 Kb)   docx (14.1 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com