ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Teoria Celular


Enviado por   •  3 de Enero de 2013  •  1.809 Palabras (8 Páginas)  •  317 Visitas

Página 1 de 8

1

LECTURA “EL ESTUDIO DE LOS SERES VIVOS Y LA TEORÍA CELULAR”

Lomelí, R. G. (1995). El estudio de los seres vivos y la Teoría Celular. Biología. México: McGraw Hill, 33-37.

"La causa de la nutrición y el crecimiento no reside en e! organismo como un todo en las células, que son sus partes elementales e individuales."

Theodor Schwann (1810-1882)

“Todo animal es una suma de unidades vitales y cada una de ellas posee las características de la vida”

Rudolf Virchow (1821-1902)

Como sucedió con otros aspectos de los seres vivos, su estructura a nivel celular se ignoró hasta el descubrimiento del microscopio. Esta herramienta pasó por diferentes momentos antes de poder aplicarse a los tejidos y medios donde se encuentran las células.

La base de este instrumento de observación, que consistía en lentes pulidos, primero se conformó con la conexión en serie de dos de ellos, con éstos se logró aumentar cerca de 300 veces el tamaño natural de una célula.

2

Como es de esperar, los primeros lentes tuvieron defectos en el pulido que producían aberraciones en las imágenes, por lo cual se explica que al principio muchos investigadores creyeran ver formas fantásticas, como los pequeños hombrecillos que reportó Gautier d' Agosty en la cabeza del espermatozoide (véase figura 2.3), y sobre las cuales se fundamentó la teoría del preformacionismo (ésta sostenía que en los gametos estaban todas las características -en miniatura- del nuevo ser).

Con el uso del microscopio proliferaron tratados y colecciones de microorganismos como los elaborados por Roberto Hooke (1635-1703), a quien podemos considerar como el primero que utilizó este instrumento para el conocimiento de los seres vivos (véase figura 2.4).

FIGURA 2.4 Roberto Hooke fue uno de los primeros investigadores que publicó una colección de imágenes microscópicas. La estructura de celdillas observadas en un corte de corcho fue representada en su colección De

Micrographia. Tomado de Villée, C.A. Biología McGrawHill Interamericana 7ª Edición, 1977, pag.10

Como sabemos, el microscopio fue una invención de Antoine von Leeuwenhoek, quien construyó cientos de ellos bajo el principio de lentes incrustados en placas de cobre. Así, pronto una serie de investigadores incorporaron el uso del microscopio a sus observaciones y descubrieron un universo de formas distintas. Cada investigador reportaba nuevas estructuras, y la producción de colecciones parecía que no terminaría nunca.

Perdidos en un enorme laberinto, los investigadores se abrumaban con nuevos datos, todos aparentemente distintos, y las preguntas fueron: ¿cómo organizarlos? , ¿cómo estudiarlos?, ¿cómo conocerlos a todos?

A pesar de la influencia vitalista de la época suponía que los seres vivos estaban predeterminados por un plan arquitectónico que se estableció desde el momento de su creación y no se requería ninguna unidad en su organización, la necesidad de encontrar la unidad básica de los seres vivos hizo que muchos investigadores intentaran diferentes tipos de explicaciones. Entonces entraron en escena algunos científicos que, embargados por todos esos nuevos datos, realizaron un esfuerzo de organización y síntesis para ofrecer una manera de estudiar todas las formas distintas de vida.

En la segunda mitad del siglo XVIII aparecieron dos tipos diferentes de interpretaciones sobre la unidad básica de los seres vivos.

Unas sostenían que la fibra era la unidad anatómica básica del organismo y que tenía a su cargo todas sus funciones. A la cabeza de este tipo de explicaciones se encontraba Albrecht von Haller, quien sostenía una tendencia preformacionista, y por ello, sus interpretaciones resultaban muy parciales.

Otras postulaban la existencia de dos elementos fundamentales: las moléculas orgánicas y los moldes interiores. Georges-Louis Leclerc, conde de Buffon, principal promotor de este tipo de explicaciones, consideró que en el universo se presentaban dos tipos de materia, uno dotado de vida y otro sólo de propiedades fisicoquímicas. Las primeras se introducían en los moldes interiores y constituían al organismo.

Para explicar lo que hoy conocemos como desarrollo embrionario, propuso una especie de epigénesis: construcción progresiva de estructuras cada vez más complejas en tomo a un centro o núcleo. Afirmó también que el huevo era el producto de la combinación de dos moléculas orgánicas (los gametos) y la influencia de un molde interior previo.

Estos dos tipos de explicaciones no propusieron un esquema básico que permitiera entender la forma y la función de los seres vivos y sólo se limitaron a explicar casos específicos.

Por otra parte, la diferenciación que se hacía de los organismos animales con

2

respecto a los vegetales era tan tajante que nadie en la época era capaz de encontrar alguna similitud entre ellos. En este ambiente donde había una verdadera explosión de nuevas formas vivas, donde cundía la idea del preformacionismo, donde no se cuestionaba a fondo el creacionismo y el vitalismo y donde se aceptaba una diferenciación exagerada entre organismos animales y vegetales, surgieron nuevos investigadores que se empeñaron en desentrañar un factor común.

Henri Dutrochet (1776-1847) y Francoise-Vincent Raspail sostuvieron una posición reduccionista a partir de la idea de que los seres vivos se debían estudiar por partes y que la llave para hacerlo se encontraba en la fisicoquímica, para ello expusieron una nueva tesis: la unidad estructural de los seres vivos es la vesícula o utrículo, presente tanto en animales como en vegetales. Estos investigadores se basaron en la gran cantidad de observaciones que habían hecho, en las cuales siempre encontraron una estructura común, el

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (11.6 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com