ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ensayo Sobre La Revolución Mexicana


Enviado por   •  17 de Septiembre de 2012  •  2.382 Palabras (10 Páginas)  •  921 Visitas

Página 1 de 10

INTRODUCCIÓN

Los problemas a los que nos enfrentamos en la actualidad los jóvenes, están relacionados con

los hechos históricos del país, en los aspectos políticos, sociales, culturales y económicos, sin

embargo, reconocemos la seriedad con la que debemos analizar esos hechos del pasado

para proyectar de manera lógica y sencilla los acontecimientos por los que México ha

atravesado y de esta manera comprender el entorno de la nación.

México es un reflejo de sus hechos históricos para todo el mundo, cada acontecimiento nos

hace vivir el ayer, pero también nos hace comprender el presente para participar activamente

en la sociedad, impulsa a que entremos a su desarrollo cultural y que entendamos los asuntos

que le han dado los campesinos, los obreros y todo aquel que se ha interesado en defenderlo.

Si Francisco I. Madero no hubiera legado el “Plan de San Luis”, los campesinos y demás

trabajadores desconocerían los deberes y responsabilidades a que tienen derecho y

continuarían viviendo como en épocas de Porfirio Díaz.

Estamos seguros, que si ponemos atención al pasado, nuestra vida como miembros de la

sociedad, de la escuela, del trabajo, de la familia; resultaría más cómoda, llena de esperanzas

y a la vez aprenderíamos a ser verdaderamente libres; sin prejuicios y sin miedos para enfrentar

y solucionar los problemas que tengamos enfrente.

Es necesario hacer notar que en las escuelas, no todos los profesores están involucrados en la

tarea de enseñar los pasajes de la historia de la nación; algunos simplemente no saben que

hacer y a los alumnos nos dejan la “responsabilidad” de leer y resolver tareas a veces

innecesarias que no traen nada de provecho; tal vez por eso hemos aprendido a relacionar la

historia con cuestionarios y lecturas lo cual hace que la veamos aburrida y tediosa. Sin

embargo, también se hace necesario recalcar que los verdaderos profesores de historia nos

han enseñado la manera de disfrutar los hechos que han causado impacto en las diversas

etapas de la independencia y la revolución; así como enseñarnos los valores que nos legaron

los héroes y caudillos que defendieron con entusiasmo y ardor patriótico los ideales e intereses

del país; períodos y etapas que fueron determinantes para lo que vivimos hoy en México.

Existen ensayos, novelas y cuentos que han hecho revolucionar a muchos escritores a nivel

mundial, con las ideas que ellos exponen, tal vez no sea este el caso, sin embargo el permitirnos

expresar nuestros sentimientos a todo el pueblo mexicano, sobre todo a los estudiantes de nivel

bachillerato de este país, es una tarea que debe enorgullecernos, no somos grandes literatos, 4

pero si inteligentes pensadores, conscientes del bienestar y prosperidad a que debemos llevar

al país.

No pretendemos hacer una opinión destructiva tan sólo como libres de expresar nuestros

sentimientos damos nuestro punto de vista de la esencia que nos dejó Francisco I. Madero y lo

que hoy vivimos en este país.

ALGUNOS RASGOS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA Y EL MÉXICO ACTUAL

Sabemos que los movimientos antirreeleccionistas originados por Francisco I. Madero fueron

determinantes para acabar con la dictadura de Porfirio Díaz, pero a pesar de todo esto,

todavía algunos consideramos que el Porfiriato no ha sido totalmente erradicado ya que

algunas dependencias gubernamentales siguen arraigadas a que el centralismo desaparezca

y siguen dictaminando desde el centro del país, ejemplo vivo lo presentamos los estudiantes

mexicanos que cursamos el subsistema de Preparatoria Abierta; ya que en diversos aspectos los

trámites son lentos o porque no decirlo obsoletos; tal es el caso de las revalidaciones y los

exámenes que se elaboran en la capital, sin tener un acceso directo a ellos cuando nos toca

hacer revisión por haber aprobado o reprobado alguna de las asignaturas; vivimos en un país

democrático y respetamos ese principio, pero en muchas ocasiones es dañado porque

cuando protestamos lo hacemos unos cuantos y dichas protestas no llegan a su destino. De

esta manera seguimos esperando aquellos ideales que propuso Madero en su libro “La

Sucesión Presidencial en 1910”; de que se hagan válidas, de que exista un partido político que

reconquiste los derechos cívicos que él había propuesto y que también se arrebate ese

monopolio, que en México, algunos sectores educativos, siguen practicando.

Se llevan a cabo convenciones, se reúnen los representantes de la Cámara de Diputados; se

toman acuerdos; cuando despertamos, leemos en periódicos, vemos por la televisión o

escuchamos por la radio que ciertos hechos o derechos ya han sido modificados, algunos para

bien otros para mal, todo esto nos hace recordar aquella Gran Convención, llevada a cabo en

la capital del país, el 13 de abril de 1910, en la que el Partido Antireeleccionista proponía como

presidente de la República a Francisco I. Madero. Pero su programa sólo contenía principios

democráticos y liberales, pues como ha sucedido en algunos períodos gubernamentales de

nuestro tiempo, sólo se pretendía eliminar al opositor de un partido y los ideales del pueblo

quedaban al olvido; haciendo creer con esto que el país entraría de lleno en la prosperidad; sin

tomar en cuenta las carencias que todo el pueblo manifestaba, tal es el caso del bienestar de

los más necesitados.5

Como mexicanos debemos exigir que la política sea enseñada en su esencia y que se borre de

nuestras mentes que política no sólo es un partido político sino que es algo más profundo, que

incluye a la economía, la cultura y los aspectos sociales en los que nos desenvolvemos.

Por otra parte, los candidatos ofrecen muchos beneficios al pueblo, nos desilusiona ver que al

final del sexenio solo fueron palabras; no queremos que sigan sucediendo hechos “maderistas”;

ya que el hecho de recordar frases como “fraude electoral” nos asusta a muchos; se ha

pedido en diversas facetas de la historia que se “anulen las elecciones”, estamos inmersos en el

siglo XXI y parece ser que el “Plan de San Luis” sigue vigente; esto ha acarreado para nuestro

país un clima de malestar, entendemos que hay un presidente y se nos hace creer en dos;

resulta “chistoso” pensarlo de esta manera; pero como nos impacta a los que conocemos

poco de la historia de México, tal parece que somos “manipulados”; la esencia de todo

presidente se estipula en la Carta Magna y por ella estamos regidos, así que resulta que como

conocedores de este documento no deberíamos dejarnos llevar por otros falsos ideales; no se

trata de defender o de tratar de ganar la estima de nadie, simplemente que como estudiantes

debemos expresar todos estos puntos que en varias ocasiones se nos enseña de mala forma en

las escuelas; maestros, de Historia vivan con sus alumnos los pasajes y enseñen a ver los caminos

correctos, no los que crean ustedes los que son. Así avivarán más nuestro interés y les daremos

menos dolor de cabeza.

Hoy, muchos ideales se ven realizados a raíz de los hechos de la Revolución Mexicana, es por

ello también que reconocemos la participación del presidente actual, así como la de los

gobiernos de los diversos estados de la República, pues están entregados con mayor ímpetu en

su labor, porque han comprendido que debemos de estar a la vanguardia de los países que

nos llevan ventaja en los sectores económico y político.

La Revolución del 20 de noviembre de 1910, iniciada por Francisco I. madero, puso de

manifiesto la esencia de un partido político, que como escribimos anteriormente fue el

antirreeleccionista. Ajenos a este movimiento no lo estamos, ya que si bien el foco principal de

aquel entonces fue el estado de Chihuahua, es fácil percibir en estos tiempos que los actos

masivos no son sólo en un punto, sino que se encuentran diseminados en todo el país, y como

México no es una entidad federativa nada más sino somos todos, deberíamos poner más

atención en lo que nos corresponde para engrandecerlo y de esta manera minimizar los

movimientos que tanto daño le hacen; desde el simple hecho de depositar la basura en el

lugar adecuado, conservar los monumentos históricos, cuidar los servicios públicos (agua,

energía eléctrica), ayudar en lo que se pueda a las personas mayores; así de simple, así de

sencillo acabaríamos con movimientos mal intencionados, de personas que siempre buscan

dañar lo que con gran esfuerzo las autoridades nos han puesto para desarrollarnos

plenamente. Que si bien hablan de sus impuestos que son mal manejados, también es 6

necesario recordarles que un país sin estos recursos no podría avanzar. Si participamos de esta

manera, tomando conciencia y no siempre viendo los puntos negativos, si trabajamos y

estudiamos con entusiasmo tal vez las autoridades trabajarían con más interés; estamos

acostumbrados a que las tareas fáciles sean las más difíciles; y siempre, si lo analizamos, nos

resultará fácil culpar y responsabilizar a aquellos que tienen el cuidado de nosotros, cuando en

miles de ocasiones nosotros como pueblo somos los verdaderos responsables porque no

acatamos las medidas que se dictaminan, esto es debido tal vez por falta de una buena

educación en los diversos sectores (sociales, económicos, culturales y políticos) .

Hoy no se necesitan movimientos revolucionarios como los iniciados por Emiliano Zapata, para

darle a los campesinos las tierras que les correspondían, es verdad que este caudillo luchó con

insistencia para lograr su ideal, aunque no lo obtuvo, sin embargo la mentalidad del mexicano

actual debe ser el llevar a cabo una Revolución, pero para hacer comprender y analizar los

problemas del porque surgió ese movimiento. Zapata deberá sentirse orgulloso de que en este

siglo XXI, sus ideales a fin de cuenta se han realizado, pues existen muchos trabajadores que

tienen vivienda y que los campesinos que hay en México han visto el respeto y apoyo que se

les ha brindado este siglo si es revolucionario en ese aspecto. Este hecho se visualiza en todos

los estados de la República, se han creado enormes fraccionamientos con casas

habitacionales para que todos tengan un lugar seguro y respetable. A veces cuando vemos y

escuchamos las noticias hacemos coraje porque la gente se queja sin motivo alguno, personas

que en ocasiones notamos que no lo necesita y por egoísmo o por ambición se lo arrebatan a

los que en verdad harían mejor uso.

Ante desastres naturales (ciclones, terremotos, inundaciones) el gobierno ha sabido responder

ante estos fenómenos, no podemos dejar de omitirlo ya que en nuestro caso vivimos en una

zona de huracanes y siempre están pendientes las autoridades ante estas eventualidades.

Estamos conscientes de que los gobiernos, cuando llegan al poder, tropiezan con grandes

dificultades, principalmente cuando se trata de los que fueron sus contrincantes; persisten en

dañar la imagen física o moral del líder que obtuvo la victoria. Pero también ellos saben de ese

riesgo y por eso se entregan sin medida para ofrecer lo mejor a su pueblo; sin embargo no

somos ciegos a lo que es visible, algunos líderes se dedican nada más a un enriquecimiento

personal, abandonando aspectos relevantes, como lo puede ser la educación en sus diversos

niveles y la pobreza en algunos pueblos. Madero no entendió muchos problemas y por eso

permitió que los científicos porfiristas lo manipularan; el gobierno actual levanta la bandera de

México, de los principios que rigen a la nación y no se dedica a un solo sector.

Si bien iniciamos escribiendo un aspecto negativo por el que atravesamos los inmiscuidos en el

subsistema de educación media superior, la preparatoria abierta, también es digno de 7

reconocer que en los aspectos positivos cuando hablamos bien o decimos cosas buenas que

nos ha dejado un gobernante enseguida nos relacionan con un partido político, pero quien nos

ha enseñado a establecer un equilibrio en este aspecto, siempre nos bombardean el cerebro

con ideas falsas y no dejan que desarrollemos las propias; el seguir los pasajes de la Revolución

de 1910, nos ha hecho entrar en comunión hacia la reflexión y hacernos comprender la riqueza

histórica que tenemos en este país. Si los pasajes históricos los vemos como un cuento, una

novela, o un ensayo estamos seguros que los entenderíamos a lo máximo, y de esta manera

podríamos visualizar los problemas y aciertos a los que no debemos estar ajenos.

Las victorias, los fracasos, las traiciones, las muertes; nos hacen reír y en ocasiones llorar; cuando

nos compenetramos con los hechos históricos.

Es interesante observar en los desfiles actuales del 20 de noviembre las recreaciones que se

hacen de los personajes y de las etapas que corresponden a este período que caracteriza a los

mexicanos.

Si México no fuera revolucionario, hoy los estudiantes de preparatoria, no estaríamos opinando

lo que pensamos de nuestra patria; de sus adelantos y de sus reformas.

Como todo pueblo, México siempre tendrá sus problemas, pero mientras exista la autoridad

que lo sepa conducir, todo movimiento rebelde será aquietado; como mexicanos confiamos

en nuestras autoridades porque ellas confían en nosotros como jóvenes.

Como esencia Madero legó muchos ideales que en el México actual vemos realizado,

participemos activamente en nuestras escuelas, consolidemos esfuerzos y veremos nuestros

ideales fáciles de cumplir, esa es la esencia del mexicano.

CONCLUSIÓN

México es un país que si bien ha salido adelante mucho lo debe a su historia, por los ideales

que vemos que sea han cumplido y que en el pasado no se pudieron realizar, sin embargo el

preservarlos dependerá de nosotros como pueblo, como nación, ya que vivimos en un siglo

que podemos considerar revolucionario; porque nos dejan pensar y actuar libremente, porque

las autoridades de la nación saben escuchar y no dudan en poner en marcha nuestras quejas,

pero que a la vez nos hacen comprender el porque suceden hechos que han quedado

arraigados desde el pasado.

Los estudiantes de México debemos comprometernos más con el país, entenderlo, conocer sus

valores y sus principios; si bien el tiempo se asemeja en algunos aspectos a los que se vivieron

en el Porfiriato, como el incipiente centralismo que impera, así como el enriquecimiento de

unos sectores de la población; pero aún con estos problemas los mexicanos seguimos adelante

haciendo una revolución cultural, económica, social y política; semejante a la que nos legó

Madero con su antirreeleccionismo.

No debemos permitir que los hechos del pasado queden simplemente en la historia, revivamos

con entusiasmo y creceremos en un país humilde, pero con personas libres e inteligentes para

pensar y opinar sobre los problemas y aciertos que le competen.

BIBLIOGRAFÍA

Miranda Basurto Ángel, La Evolución de México, Editorial Porrúa, Onceava Edición, México,

2004.

Torres Arceo Etelvina, Guía de Historia de México Siglo XX, Secretaría de Educación Pública,

México, 1983.

...

Descargar como  txt (15 Kb)  
Leer 9 páginas más »
txt