ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Proyecto 5. Distintas versiones de un cuento


Enviado por   •  9 de Enero de 2019  •  Trabajos  •  1.081 Palabras (5 Páginas)  •  29 Visitas

Página 1 de 5

[pic 1][pic 2]

Español II

Mtro. Carlos Crisóstomo Rosas

Anónimo

Proyecto 5. Distintas versiones de un cuento

2°B

2018-2019


Espectros

Por: Héctor José Rocha Velázquez

(Trágico)

T

odo comenzó como un día cualquiera, una mañana fría y lluviosa en un lugar costero; mi casa tan sola como de costumbre y al estar tan cerca del mar solo se podía escuchar mi pesada respiración y el golpeteo de las olas contra las enormes —gigantescas diría yo— rocas que me brindan cierta protección ante las enormes olas; al ser un día tan frío, tomé una taza de café para evitar quedarme dormido.

Después de aquel tan característicamente amargo café, decidí que saldría a trotar un poco para entrar en calor, ya que la suave arena de esta ciudad —llamada ciudad Portual— era un poco densa lo que lo convertiría en el lugar ideal para ponerse en forma; así que me puse un suéter ligero —ya que me he acostumbrado al frío— y un short para estar en total comodidad y en seguida me dispuse a salir para correr por la suave arena. <> me dije a mí mismo.

Todo parecía normal, al menos hasta cierto punto en esta fría playa; un frío invernal abrumador corría más fuerte que antes, y con este trajo neblina, que, a mi parecer era una neblina bastante clara; por lo cual me adentré en la misma niebla.

A medida que me alejaba de la casa, el ambiente se sentía más pesado cada vez y la niebla avanzaba con el pesado ambiente; llegó el punto donde sentí que alguien me tocaba el hombro, entre en pánico y empecé a correr, corrí lo más rápido posible; hasta que me tropecé, me asusté, no veía nada, sólo lograba escuchar mi respiración y mi corazón latir más fuerte que nunca. De la nada sentí que alguien me tomaba de los pies…<< ¡Ayuda, ayuda!>> empecé a gritar, cada vez sentía que jalaba con fuerza; decidí voltear a ver quién era; al verla era una silueta blanca, con aspecto de mujer, tenía unas cadenas atadas a los pies, como si su muerte hubiera sido por ahogamiento.

De repente sentí agua, ella me estaba llevando al mar, por lo cual volví a gritar a todo pulmón, pero como antes nadie contestó a mi llamado, sentía como empezaba a flotar sobre el mar; hasta que me empecé a hundir, me empezaba a faltar el aire y…

¡Fin!


Caballero real

Por: Héctor José Rocha Velázquez

(Cantar de gesta)

E

Ste día comenzó como tradicionalmente me he estado acostumbrando, con los rayos del sol en todo su esplendor, atravesando una pequeña ranura en mi casa de madera provocando que me despertase,

Me levanté de un brinco de mi cama y me dispuse a bajar, como ya es costumbre allí estaba mi reluciente armadura —que yo mismo pulí— en su gran pedestal, de esta forma resaltaba en toda su gloria la ya mencionada armadura; después de pasar un rato admirándola decidí tomar algo de desayuno, o ese era mi plan hasta que alguien tocó la puerta de mi humilde casa…

—Señor, el rey requiere vuestra ayuda —dijo una voz alterada del otro lado de la puerta

—Decidle al rey que pronto estaré frente a su majestad —dije tranquilamente

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (6.4 Kb)   pdf (109.9 Kb)   docx (14.5 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com