ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

CUENTOS CON INDIGENISMOS


Enviado por   •  8 de Junio de 2014  •  908 Palabras (4 Páginas)  •  13.816 Visitas

Página 1 de 4

El escuincle loco

Había una vez un rancho donde vivía un niño llamado Pedro, ese niño tenía 7 años y era bien travieso, vivía su mamá María, su papá Juan y su hermana mayor Alondra.

Un día Juan le dijo a Pedro:

-¡Escuincle!, ve a traer un kilo de tortillas.

-Simón, nomás deme el dinero.

Don Juan le dio $20 pesos a Pedro, Pedro se fue corriendo a la tienda, pero en el camino vio una pelota tirada, pero en el camino vio una linda pelota tirada y como no había nadie Pedro la agarro y de repente salió otro escuincle y le dijo a Pedro:

-¡Hey! Vato, dame mi pelota o te amarro en aquel callejón.

-Jajajajajaja (Burlándose), no manches yo me la encontré primero y no te la daré porque ya es mía.

El otro chamaco agarro un aguacate y se lo aventó en la cara a Pedro, este se enojó y le dijo:

-¡Esta bien vato!, pero me gustó tu pelota y pos’ yo nunca he tenido una, mira si quieres te doy estos $20 baros y yo me quedo con la pelota.

El otro chamaco le dijo con mucho entusiasmo que sí, pues en esos tiempos $20 era mucho dinero.

Pedro olvido las tortillas y se fue para su rancho, cuando llego don Juan le dijo:

-¡Mugre Escuincle!, te tardaste mucho, donde están las tortillas, ya tenemos hambre tu mamá María, Alondra y yo!.

Pedro tenía mucho miedo de que su papá le hiciera algo si no le daba las tortillas y dijo:

-Papá, fíjate que fui a la tienda pero no había tortillas.

-¡Y luego! ¿Dónde está el dinero?.

Pedro muy nervioso le respondió:

-Fíjate que cuando venía de regreso había mucho viento y entonces se me voló el billete y por más que intente agarrarlo no lo atrape.

Su padre enojado le contesto:

-¿Qué? Y ¿Esa pelota?.

Pedro continuaba muy nervioso pero con un hilo de voz dijo:

-Me la encontré tirada en el callejón y como no había nadie me la traje.

Don José muy enojado entro a la casa; Y Pedro se puso a jugar cuando de repente vio una troca bien bonita y no había nadie dentro de ella, pues Pedro se acercó y vio que la troca tenía las llaves puestas, miró a su alrededor y no había nadie, pues que prende la troca y se le va por un barrio donde no había casi nada y entro en un callejón, él estaba demasiado asustado, como nunca y luego quito las llaves, se apagó la troca y se fue en ese momento pensó y dijo que nunca más en su vida iba a volver hacer ninguna travesura.

Las fresas

Érase una vez…

Estaban dos chicas, Ashlly e Brittany, Ashlly le dijo a Brittany:

-¡Britty! Mañana vamos a ir de shopping a todas las boutiques del centro comercial.

-OK, Iash, bueno me tengo que ir nena. ¡Bye!.

Al siguiente día fueron juntas al centro comercial

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (5.1 Kb)  
Leer 3 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com