ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

PRINCIPALES APORTES PEDAGÓGICOS ENTRE EL SIGLO XVII AL XIX


Enviado por   •  6 de Julio de 2011  •  8.850 Palabras (36 Páginas)  •  3.117 Visitas

Página 1 de 36

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA EXPERIMENTAL LIBERTADOR

INSTITUTO DE MEJORAMIENTO PROFESIONAL DEL MAGISTERIO

ZEA ESTADO MÉRIDA

PRINCIPALES APORTES PEDAGÓGICOS ENTRE EL SIGLO XVII AL XIX

Participantes:

Luz Parra

Zea, Diciembre 2009

INTRODUCCIÓN

Las ideas pedagógicas que han sostenido algunos representantes en los siglos XVIII al XX, son inspirados en la concepción filosófica – política que motivan a sus proponentes y que han suministrado, a lo largo de la historia, criterios para orientar la organización y el hacer educativo.

Estas ideas, inspiradas en una determinada posición, al encauzar sistemas educativos impregnan a esto de la concepción que hay sobre el hombre, la sociedad y el mundo, sustentando estos no cabe hablar de una educación neutra.

Toda educación, sea cual fuera su idea, tiende a la realización de un determinado hombre, para una concreta sociedad y en una situación histórica definida.

Además se encarga de construir el hombre determinado, según sea su concepción filosófico – política que inspira en construcción de tal hombre, ya que muchas ideas sirven para dejar a salvó la genuina condición humana, o sea, para promover el desarrollo del individuo para que además de servir para un momento histórico, sirven a una sociedad y a el mismo.

Este nos permite establecer con objetividad las relaciones existentes entre una idea pedagógica y su manera de realizarse en la práctica, además de la forma peculiar de hacerlo cada pedagogo. Ya que estas ideas nos permitirá conocer más a fondo la proposición del sistema educativo de diferentes sociedades.

IDEAS PEDAGÓGICAS DE JOHN DEWEY

Este pedagogo tiene sus antecedentes en el siglo XVIII con representantes como Locke, Montesquieu, Rousseau, Diderot, etc. En el siglo XIX se continúa esta tendencia con nombres tales Como Uuillermo de Humboldt, Stuart Mili, Sarmiento y, en nuestro tiempo, don todos los pedagogos humanistas y liberales, como Dilthey, Kershensteiner, Bertrand Russell y los llamados representantes de la escuela activa, tales como Dewey, Decroly, Kilpatrick y otros. Entre la peda¬gogía del siglo XX y la de los siglos XVIII y XIX existe, pues, un lazo de continuidad histórica, ya sea en su estructura y método, como en sus premisas y problemas.

Esta política pedagógica liberal defiende ante todo el respeto a la libertad, el libre ejercicio de la crítica y la discusión, excluye la enseñan-KII religiosa dogmática y confesional y admite la creación de institucio¬nes de educación por personas particulares, siempre que garanticen la libertad de conciencia de sus alumnos. La pedagogía contemporánea, íun cuando se reconoce producto de la evolución histórica, ofrece ca¬racterísticas peculiares que dan origen a movimientos pedagógicos im¬portantes, tal como ocurre el denominado movimiento de la "pedago¬gía activa" o "pedagogía de la acción", sustentado por John Dewey.

John Dewey, considerado el más importante teórico del nuevo concepto pragmático de la educación (pragmatismo pedagógico), nació en Burlington, Estado de Vermont, en el año 1859 y murió en 1952. Es 01 representante más significativo de la pedagogía norteamericana. Se graduó de Doctor en Filosofía en 1884 y desde esa época fue profesor en las universidades de Michigan, Chicago y Colombia, donde desempeñó las cátedras de filosofía y de pedagogía, hasta su jubilación en la Última de estas universidades.

Influido por la concepción pragmática de William James, se inserí- -toe en el grupo de filósofos que proponen comprobar la verdad (ideas, [lechos, teorías, etc.), preguntando cuáles serían las consecuencias prác¬ticas de obrar de acuerdo con ellas. La verdad es verificación, hacer Verdad, la verdad siempre está haciéndose. Su idea básica esencial es |ue el conocimiento verdadero es el conocimiento eficaz, aquel que produce resultados satisfactorios en su interacción con el ambiente.

La posición filosófica de Dewey, conocida como pragmatismo instrumentalista o instrumentalismo, desarrollada en el cuarto de siglo posterior a la Primera Guerra Mundial, se proponía aprovechar los nuevo» acontecimientos: el avance de la ciencia, su método, el avance del industrialismo, la forma republicana de gobierno, etc., todo ello con el propósito de realizar más plenamente su ideal democrático.

“Los supuestos de Dewey respecto a la naturaleza del hombre como sujeto de la educación responden a una perspectiva completamente laica... Dewey, como Darwin, consideraba al hombre como una par del mundo natural... Para Dewey el mundo material es el único ámbito de las actividades humanas. Es un mundo que tiene que ser dominado y obligado a proporcionar objetos para la satisfacción de los hombres. Dewey supone que el hombre es un animal activo, social y solucionador de problemas, cuyo éxito en la vida consiste en dominar su entorno.

Opone, Dewey, a la idea de la "educación por la instrucción", su» tentada por Herbart y por la cual se da a éste el calificativo de intelectualista, la idea de "la educación por la acción" o el "aprender haden do" (learning by doing), pues para Dewey sólo la acción, ya sea CH!.M manual o intelectual es la que promueve la experiencia y, para él, la educación no es otra cosa más que una "continua reconstrucción do l« experiencia".

En 1897, en sus primeras obras y en sus experiencias educativas en la famosa University Elementary School, especie de laboratorio John Dewey ensaya sus nuevas ideas y métodos de educación y enseñanza.

De su numerosa producción bibliográfica podemos mencionar:

— Mi credo pedagógico.

— La escuela y el niño.

— La ciencia de la educación.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (55.6 Kb)   pdf (261.5 Kb)   docx (34.9 Kb)  
Leer 35 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com